DARÍO PÉREZ

"Me arrepentí de votar la legalización de marihuana"

El diputado de la Liga Federal Darío Pérez está en el centro de la polémica por su negativa a votar el impuesto a los militares, pero asegura no tener miedo de que sus compañeros del Frente Amplio lo envíen una vez más al Tribunal de Conducta.

"No me pienso autoexcluir del FA por pensar diferente". Foto: A. Colmegna
"No me pienso autoexcluir del FA por pensar diferente". Foto: A. Colmegna

Cuestiona la cultura del “secretismo” y defiende su derecho a opinar distinto, sin tener que autoexcluirse. Le preocupa la constitucionalidad de las leyes y advirtió que desde que se aprobó la venta de marihuana en farmacias bajó la percepción de riesgo y aumentó el número de consumidores de la droga.

—¿Por qué tomó la decisión de no votar más leyes que puedan ser inconstitucionales?

—A veces varía el momento de tu vida o el medio ambiente que te rodea y llegás a conclusiones diferentes. Se dieron una cantidad de circunstancias políticas, porque tuvimos una discusión importante en la Ley de Riego que se repite en cosas como el desconocimiento de la academia. Fui a la Universidad, respeto a la Universidad y me parece que hay que tenerla en cuenta siempre. El desconocimiento del ministro de Economía (Danilo Astori), del Directorio del Banco República y del propio presidente (Tabaré Vázquez) de un acuerdo de bancada que habíamos logrado costosamente para rebobinar la reestructura del BROU me pegó muy fuerte porque fue una desautorización expresa. Eso me desilusionó mucho y no puedo entender esa falta de empatía con lo que plantea una parte del Parlamento (...) Después he visto, y hay que ver que yo soy médico y no jurista, que hemos cometido errores desde el punto de vista de lo constitucional. Si nosotros volvemos a ser oposición algún día con qué respeto y con qué altura moral, a quien eventualmente gobierna, le vamos a pedir que respete la Constitución. Con qué estatura le podemos pedir a los militares que respeten la Constitución y las leyes si nosotros no las respetamos; por eso tomé esta decisión de no votar el impuesto a militares.

—¿Por qué el Frente no toma en cuenta lo que dicen los catedráticos sobre la inconstitucionalidad de las leyes?

—Yo supongo que realmente alguno piensa que es constitucional, y hay otros compañeros que quizás pongan lo político por encima de lo jurídico. Cuando me enfrento a situaciones dolorosas siempre apelo a la historia y rescato lo que decía Artigas sobre la Constitución y lo que pensaba el general Seregni, cuando hablaba del respeto irrestricto.

—¿Se ha perdido el respeto a la Constitución?

—Creo que son hechos puntuales que pasan, no es que no se respete a la Constitución. Por diversos motivos se prefiere obviar o se piensan que están en la razón. Hay otro tema que se ha hablado poco que es la discriminación. Es que en el caso de los militares cuando se aplica un impuesto a un determinado colectivo, por ejemplo solo para obreros de la construcción, o solo para maestros, nuestros compañeros dirían que estamos discriminando. Como en este caso llevan uniformes no dicen que es una discriminación, pero en realidad lo es porque estás haciendo una doble imposición. Lo que pasa es que en este impuesto juegan 50 años de relación entre la izquierda y las Fuerzas Armadas.

—¿Esto es cobrar cuentas del pasado?

—No sé si es cobrar cuentas, porque me parece que de parte del Ministerio de Economía tiene un afán meramente fiscalista. Creo que algunos compañeros quizás estén cobrando alguna cuenta o queriendo enviar un mensaje a los militares de que ahora les toca a ustedes. En realidad han llegado a confundirse de tal manera que parece que este impuesto es verdad, justicia y reparación. Yo sigo teniendo sed y hambre de justicia, pero eso lo pongo en un estante que es diferente al de la constitucionalidad y la discriminación.

—¿No tiene miedo que lo envíen otra vez al Tribunal de Conducta Política del Frente?

—No, la verdad que no sé si hay algo a lo que le tenga miedo (risas). Y si hay algo a lo que le tenga miedo, no lo voy a decir. No tengo temor a que me manden al Tribunal, porque estoy convencido de que lo que estoy haciendo está bien. Sería paradojal que el Tribunal me juzgara por respetar un artículo de la Constitución, que está por encima de cualquier reglamento interno de partido.

—¿Qué leyes se arrepintió de votar?

—Todo el mundo sabe que me arrepentí de votar la legalización de la marihuana. Ha salido la aplicación tal cual le dije al expresidente José Mujica. Dije que esto iba a servir para la pérdida de percepción del riesgo y que no se iba a poder afectar la base económica del narcotráfico y la prueba es que la legal es solo un 18% del mercado. No sabía lo de los bancos, pero sí le advertí que el tema de las farmacias podía tener dificultades por otras razones. Pero sobre todo la pérdida de la percepción del riesgo y se confunde con el uso del cannabis medicinal. La gente piensa que fumar un porro poco menos que le va a solucionar...

—¿Hay más gente fumando marihuana?

— Tengo esa impresión. Creo que ha habido un aflojamiento en cuanto al sistema. Lo veo como muy negativo por un tema de salud, mental y física.

—El presidente del Frente Amplio Javier Miranda cuestionó en una entrevista con Búsqueda los "perfilismos internos" y comparó a los frentistas con peronistas. ¿Usted se siente identificado con lo que dijo?

—Peronista no soy (risas). Pero lo que pasa es que bajo esa concepción de que no podés salir a hablar, no podés manifestar tus ideas porque estás haciendo perfilismo al final es una uniformidad gris que no es real, porque muchos tenemos opiniones diferentes. Lo que me parece que se debería valorar más es que cuando uno sale a expresar algo, en realidad es un derecho de la gente que te vota, el saber qué estás pensando sobre determinada cosa. La equivocación está en esa opacidad de reunirse en un lugar y que nadie sepa qué planteó uno y qué planteó el otro y eso es mentira.

—¿Se quiere instaurar una cultura del secretismo?

—Sí como una especie de secretismo, con el cual yo no estoy de acuerdo. Me parece que los ciudadanos tienen derecho a saber lo que pensamos y tenemos derecho a expresarnos en democracia.

—La senadora socialista Mónica Xavier dijo a Teledía que usted se debía autoexcluir del Frente Amplio. ¿Se siente frenteamplista?

—Sí, yo soy frenteamplista. Entiendo que es la herramienta con la cual más podemos acercarnos a la justicia social. Eso no quiere decir que yo no entienda que es una herramienta perfectible o mejorable, o que las cosas se pueden hacer de otra manera o diferente. Por lo tanto yo no me voy a autoexcluir, en todo caso le dejaré al pueblo para la próxima elección que elija a dónde nos va a poner (...) No me voy a autoexcluir por lo que diga la señora.

— ¿El Frente se alejó de sus concepciones o usted tiene más diferencias que coincidencias?

—Creo que yo soy el emergente, pero hay otros compañeros del pueblo frenteamplista que están pensando igual. Pienso que capaz algunos compañeros en el uso del poder se han vuelto más conservadores y quizás también más autoritarios, porque no admiten que puedan existir otras opiniones y otros caminos. Están poco sensibles a los reclamos que hace una mayoría importante de la población. Eso lo demuestran las encuestas cuando hay un alto nivel de indecisos que antes votaron al Frente.

— ¿Se siente comprendido por sus compañeros de bancada?

—No, no. Puede que algunos tengan más tolerancia a lo que digo que otros, pero comprendido no.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º