ENSEÑANZA

Las materias bajas ya no llevarán a la repetición

Quieren que grupo de docentes apruebe, o no, la promoción.

Expertos dicen que la repetición incrementa las chances de abandonar la enseñanza. Foto: F. Flores
Expertos dicen que la repetición incrementa las chances de abandonar la enseñanza. Foto: F. Flores

Desde hace cinco años, la educación está dentro de los tres temas que más preocupan a los uruguayos. Y la gente empezó a usar términos que antes estaban reservados para la academia: "extraedad", pruebas "PISA", "rezago escolar"… Buena parte de este vocabulario, que sirve para evaluar la calidad del sistema, redundan en un debate que el Codicen quiere poner fin: ¿tiene sentido la repetición?

Quizá la pregunta no sea tan simple y, detrás de ella, esté la evidencia de que los alumnos que repiten tienen más chances de abandonar la educación obligatoria o terminarla varios años después. Por eso, una reunión extraordinaria del Codicen, el 29 de noviembre, duró más de tres horas. Estaban los consejeros de todos los desconcentrados que integran la ANEP, los directores de Planeamiento y las cabezas técnicas del ente autónomo.

Hubo cierto consenso de que es necesario pensar en un apoyo más ajustado a cada alumno, a que se refuercen las tutorías, aumentar el soporte tecnológico, incrementar el diagnóstico psicopedagógico temprano y reducir la cantidad de alumnos por grupo. Pero todo eso equivale a más dinero.

Mientras todo eso intenta implementarse (en parte ya se está haciendo), el Codicen aprobará un cambio de reglamento. "La idea es que se habilite a que la promoción, o no, dependa de la evaluación pedagógica y no sea la suma de decisiones individuales", dijo Antonio Romano, director de Planeamiento del Codicen.

En la práctica, significa que un liceal dejará de repetir por el solo hecho de tener seis o más asignaturas bajas, y que sea "el colectivo docente el que evalúe y piense cómo hay que acompañar a ese alumno particular".

Uno de los argumentos más comunes contra la repetición es que "si el alumno fracasó y luego se hace más de lo mismo, nada cambia", explicó la académica Adriana Aristimuño, de Eduy21 "Que un alumno repita porque sí, y que no se haga nada para que realmente aprenda, redunda en más gasto, en más chances de que abandone y en que el adolescente se frustre porque deja de estar con su grupo de edad".

De hecho un estudio realizado en Estados Unidos comprobó que a los estudiantes de sexto de escuela que se los amenaza con repetir y no entrar al liceo sienten que están ante "uno de los eventos más estresantes que pudieran acaecer en sus vidas".

Los argumentos contra la repetición llevaron a que de 155 países estudiados, un tercio tiene la promoción directa en todos sus grados. El 43% fija un límite (por ejemplo en República Checa, España, Francia, Chipre y Eslovaquia el alumno solo puede repetir una vez durante toda la educación primaria). Y el restante 24%, en el que se encuentra Uruguay, cuenta con "repeticencia en todos los grados", relevó el Ministerio de Educación de Argentina.

A pesar de esta tendencia, Aristimuño explicó que "la mayoría de los países que han quitado la repetición, la han sustituido por formas de evaluación sólidas y por respuestas a los alumnos que no logran los aprendizajes esperados". Y se preguntó: "Tal como están las cosas, ¿si no hay repetición, cómo se van a garantizar la evaluación de aprendizajes en Uruguay?".

Algunas voces de los sindicatos docentes están en esta línea: "entre la baja de las exigencias y los cambios de reglamento de pasaje de grado" se está llevando adelante "una estafa, una mala praxis educativa", había dicho a El País Luis Martínez, presidente de la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES Montevideo).

Pero los sindicalistas están parados en al vereda de enfrente a una sugerencia que realizó la académica Aristimuño: "Hay que ir a experiencias de baja repetición, incluso en Casavalle o Cerro Norte, y ver qué están haciendo y cómo".

En ese misma línea está situado el consejero Robert Silva. "Hay algunos colectivos docentes —no todos, aclaró— que quieren mantener el status quo y que todo siga igual... pero las cifras indican que no podemos seguir haciendo más de lo mismo". Y agregó: "esta crítica también vale para el Consejo de Educación Secundaria".

Uno de cada tres alumnos repitió en 2011 el ciclo básico de Secundaria. Desde entonces al año pasado hubo una "mejora moderada" de siete puntos, pero "seguimos en niveles similares a países africanos", criticó Aristimuño. En la UTU los números eran peores y llegaban a cuatro de cada diez no promovidos al año.

Como resultado de esta herramienta, "cuatro de cada diez estudiantes llega a los 15 años con dos o tres años de rezago", había cuantificado el sociólogo Santiago Cardozo en base a las pruebas PISA. Lo peor: cuando estos alumnos llegan a los 20-21 años, la brecha es de "nueve años de escolarización".

Unos días antes de la discusión en el Codicen, Primaria (que ya viene bajando el porcentaje de repetidores) envió una circular en que establece que la decisión de dejar repetidor, o no, a un alumno es competencia del maestro (asesorado por el director y otras autoridades). Y que la promoción, o no, se tomará en base a "proteger la trayectoria" educativa de cada estudiante. Aunque en términos generales sigue valiendo una asistencia mínima del 80% de días de clase y una calificación mínima de "bueno", el Consejo habilita las excepciones. Y lo mismo pasará en Secundaria y UTU.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)