Volvía del estadio con otras cuatro personas

Matan de seis balazos a un joven

Eran poco más de las 19:00 horas. Un grupo de cinco hinchas de Peñarol caminaba por la calle Villademoros, en la Curva de Maroñas. Dos individuos, presuntamente menores, caminaban en sentido opuesto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los efectivos policiales a cargo del caso afirman que se trata de un ajuste de cuentas. Foto: M. Bonjour

Al cruzarse con la barra de hinchas aurinegros, uno de estos menores sacó un arma y le disparó, al menos seis veces a uno de los jóvenes que venía con el grupo de parciales.

Los seis disparos dieron en el cuerpo de un joven que días atrás había salido tras estar recluido en un centro carcelario por un delito de rapiña.

Los dos menores, tras disparar contra el joven, salieron corriendo por la calle Argerich, media cuadra hacia el centro, donde los estaba esperando un automóvil, según testigos presenciales de la huida, un Nissan Sentra de color oscuro.

El automóvil, señalaron los propios testigos, fugó hacia la zona de Camino Maldonado.

El fallecido, quien solamente fue identificado por la Policía por su nombre de pila, Christian, recibió no menos de tres tiros "del cuello hacia arriba", según indicaron fuentes policiales.

Si bien no hay mayores pistas en torno a este hecho, los investigadores de la Zona 3, que están a cargo del caso, señalaron que este hecho está enmarcado en un ajuste de cuentas.

"Salió de la cárcel hace pocos días, digamos que fue a estrenar su libertad yendo a ver a Peñarol y se la dieron. Esto es claramente un ajuste de cuentas y entregado. Tenemos que saber por parte de quién y quiénes fueron los asesinos", señaló un informante.

En tanto, y a pesar de la violencia del hecho y la cantidad de disparos recibidos por la víctima no falleció enseguida. De hecho cuando arribó la Policía, unos diez minutos después del llamado de un vecino al 911, el joven aún tenía signos vitales, por lo que una ambulancia de una emergencia médica lo trasladó hacia la emergencia del Hospital Pasteur, donde falleció horas después del ingreso.

Vecinos señalaron que vieron a los dos jóvenes caminar por la calle Villademoros, comiendo bizcochos y tomando una Coca Cola, minutos antes de cometer el asesinato.

La Policía, por su parte, afirma que no hay demasiados datos filiatorios del fallecido, más allá de su nombre. Los cuatro jóvenes que venían con él desde el estadio, afirmaron que "no lo conocían" y que solo sabían "que se llamaba Christian y que había salido hacía pocos días del Comcar".

En el pecho.

En tanto, pocos minutos más tarde, en la zona de Piedras Blancas, otro joven recibió un balazo en el pecho, por parte de dos individuos que se trasladaban en moto. Los atacantes, llegaron a la puerta de la vivienda del herido, golpearon la puerta de su casa y cuando salió uno de los motociclistas le efectuó un disparo en el medio del pecho, tras lo cual fugaron en la misma motocicleta. De inmediato el herido fue trasladado hacia la policlínica Malinas, donde era atendido hasta última hora de ayer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)