FOTOGALERÍA

Masiva fiesta electrónica con los pies en la arena

El Antel Sunset hizo mover a miles de jóvenes en la playa La Balconada

Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto
Miles bailaron al ritmo de la música electrónica en La Balconada. Foto: Fernando Ponzetto

Un instante antes del comienzo de la fiesta el oceáno se hizo notar. Era la hora 17.00 del sábado pasado. Abruptamente las olas elevaron su altura y los miles de veinteañeros que estaban en la playa La Balconada de Rocha miraron hacia el agua.

Dos minutos después un grupo de percusionistas y bailarinas apareció desde atrás de una duna. Las miradas se volvieron hacia los artistas.

Así comenzó el Antel Sunset en el Parador Punto Sur, una fiesta en la que participaron jóvenes y adultos durante cinco horas de música electrónica ininterrumpida con los cuatro Dj uruguayos Phoro, Fernando Picón, Diego Infanzon y Alejo.

Los percusionistas y las bailarinas caminaron por la arena rodeados de un público fervoroso, vestido de playa y anteojos oscuros. Lentamente los artistas subieron hacia el parador hasta meterse en una pasarela y allí culminar su participación.

Instantes después comenzó a sonar la música electrónica. En este caso con la Dj uruguaya Phoro, una de las pocas que canta mientras toca. El público comienza a entrar en calor y se siente la energía.

Las chicas y los chicos bailan con los pies en la arena, levantan los brazos, saltan y muestran sus grandes tatuajes, una marca registrada de este verano. Nadie se cambia la ropa, la mayoría sigue con el vestuario de playa. Malla, short y anteojos. Algunos se duchan al lado del parador y siguen bailando.

Varios drones comienzan a volar sobre la pista playera y no se irán hasta que culmine la fiesta. Al mismo tiempo las redes sociales comienzan a mostrar el evento. Miles de fotografías de los participantes se disparan al ciberespacio. Poco rato después La Balconada y Antel Sunset se vuelven tendencia.

Un grupo de promotoras invitó a probar algodones de azúcar de color azul y amarillo. Se forman largas colas donde la gente sigue bailando. Se terminaron los algodones y vino la pintura para la cara. Todos quieren ponerse color en sus mejillas. En pocos minutos los rostros quedan iluminados.

En determinado momento las promotoras volvieron a la arena. Esta vez llevan chips LTE de Antel. Se los sacaron de las manos. Y sigue la fiesta.

Cada minuto de la fiesta quedó registrado en fotografías. Muchas “selfies” y fotos en grupo. El paisaje oceánico, con agua bien azul, por un lado y los colores de la fiesta como fiesta. Todo en un clic.

En el momento de la caída del sol los celulares no se perdieron ningún detalle. Aparecieron decenas de imágenes de juegos de contrastes y contraluz en las redes sociales. Cuando finalmente cayó el astro rey se escuchó un estruendosa aplauso, como marca la tradición en distintos balnearios, entre ellos La Balconada.

Uno de los organizadores toma el micrófono, saluda a los concurrentes y pide tener cuidado con el agua.

Nadie más hablará hasta que termine la fiesta. Tampoco es necesario. No hubo problemas con el agua ni entre las personas. Durante más de cinco horas de fiesta no se registraron incidentes de ningún tipo.

Amigos.

El verano en Rocha reúne a distintos grupos sociales. Algunos son seguidores de la movida rockera y otros prefieren otros ritmos. Pero en el Antel Sunset se pudo ver “de todo”, según explicó un joven de unos 20 años. “Acá está todo el mundo, no importa si te gusta la cumbia cheta o el rock, no importa, es la fiesta”, dijo.

Un matrimonio acompañó al sunset a su hija adolescente. Tanto la madre como el padre se divirtieron intentando imitar la forma de bailar de su hija y sus amigos. La familia viene desde Paysandú y está parando en La Paloma. El hombre aseguró que hace muchos años que eligen Rocha para descansar y divertirse con los amigos de toda la vida. “Ahora tenemos la suerte que nuestra hija y sus amigos también prefieren venir a Rocha”, dijo el padre.

Desde el parador una pareja observa la fiesta. Tienen con ellos a sus dos pequeños hijos que no paran de correr entre la playa y sus padres. Piden algo para tomar. Mueven sus cuerpos con cierta cadencia.

Al rato llega otra pareja que también viene con chicos. Los cuatro adultos terminaron bailando con sus hijos mientras veían la caída del sol.

En la arena y cerca de los Dj hay cuatro amigas que están parando en Punta del Diablo. Aseguraron que este año ese balneario se volvió “familiar” y que las fiestas se trasladaron a otros lugares de la costa, por eso se trasladan a fiestas de otros puntos de la costa.

En los pocos minutos que dura la charla con El País las chicas se toman más de una decena de selfies con la caída del sol de fondo. La fiesta sigue hasta la hora 22.00 cuando el mar vuelve a imponer su ritmo.

Electrones

Una niña disfruta de su algodón de azúcar (arriba) en medio de la fiesta electrónica. A pocos metros miles de jóvenes bailan al ritmo de música electrónica en La Balconada. Bajar a la playa implica aprontar un “look” particular.

Muchos se han sumado a la moda de los tatuajes de grandes dimensiones (al medio) para lo que invirtieron tiempo en los meses más fríos, ahora los lucen en la arena. La “movida” de la electrónica va de la mano con la tecnología. Todo el Antel Sunset quedó registrado en las redes por los propios participantes de la fiesta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados