UN SISTEMA QUE DEMANDA CAMBIOS URGENTES

Martínez confirmó aumento del boleto cada seis meses

El intendente dijo que ya no puede aumentar el subsidio al transporte.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con costo similar al ómnibus, usar el auto permite disfrutar al menos una hora más al día. Foto: EFE

El intendente Daniel Martínez dijo ayer a El País que en septiembre volverá a subir el boleto en Montevideo y que con el sistema actual de transporte, esto volverá a ocurrir cada seis meses por los Consejos de Salarios.

Lo mismo advirtió el presidente de Cutcsa, Juan Salgado, en una reciente entrevista con El País, aunque señalando que el último ajuste no se debió a la incidencia de los salarios, sino a que "la Intendencia retiró un porcentaje del subsidio".

En este sentido, Martínez dijo que se vio obligado a ponerle un "tope" al subsidio (que el año pasado fue de US$ 24 millones y que se ha venido ajustando todos los años) porque éste representa "el 5% del presupuesto de la Intendencia y más del doble de lo que recaudamos por multas".

De todos modos, se mostró confiado en que las reformas que se comenzarán a discutir ayudarán a detener las subas.

"Hay alternativas que hay que verlas, pero hay que negociar con un montón de gente; tenemos que sentarnos con las empresas. Queremos cambiar la paramétrica (de cálculo del precio del boleto), que hoy no promueve la eficiencia. Es cierto que le pusimos tope al subsidio. Ahora, lo que tenemos que hacer, sin competencias entre cooperativas y sociedades anónimas, es ir a fondo con los números", destacó.

Según Martínez, con la paramétrica actual "la situación es que cada seis meses tenemos que subir el boleto, y eso es de locos". "Aparte, en el marco de una situación económica que no es tan floreciente como antes, se ha dado una retracción importantísima. En el primer cuatrimestre la venta de boletos bajó 6, 93%, una situación que nos obliga a sentarnos a discutir la realidad", insistió.

Los guardas.

El 50% del transporte público de Montevideo funciona con guarda, una figura que ya no existe en muchas ciudades del mundo.

"La tarjeta STM permite generar ahorros, lo cual también tiene una contrapartida. No vamos a decir de un día para el otro guardas no más; tendrá que ser un proceso, pero nos pone un horizonte de reducción del precio. Tenemos una incidencia muy importante en la paramétrica de los salarios, como producto de que el gasoil está subsidiado. Si el gasoil deja de estar subsidiado, ahí sí que se dispararía el precio", sostuvo Martínez.

"Así como no estuvimos de acuerdo con decir: Raincoop se fundió, embrómense, hay 580 personas en la calle, tampoco vamos a decir hay mil y pico de guardas que se quedarán sin trabajo. Hay un proceso que tiene que ser negociado, buscando alternativas. Será con promoción de jubilaciones, no lo sé… No es algo de un día para otro, pero lo que hay que tener es un norte", declaró el intendente.

Aumentos.

Desde que Daniel Martínez asumió, hace un año, ya tuvo que aprobar dos aumentos del precio del boleto.

El primero fue en septiembre de 2015, cuando el boleto común y el viaje de una hora aumentó $ 2 (pasaron a costar $ 26); en tanto el de 2 horas tuvo una suba de $ 4 (pasó a costar $ 42). Hasta entonces, el boleto nunca había tenido un aumento de $ 2 en la capital.

Desde octubre de 2008 (cuando costaba $ 14), el precio siempre tuvo incrementos de $ 1. Antes de esa fecha, durante la administración del ex intendente Ricardo Ehrlich, los ajustes en general eran de menor entidad, pero cambiaron una vez que se eliminaron de la circulación las monedas de 50 centésimos.

Al inicio de la administración de Ana Olivera —quien se comprometió a ajustar el precio solamente una vez al año— el boleto costaba $ 17. Olivera logró cumplir su palabra los primeros tres años, en cada uno de los cuales hubo un aumento de $ 1. Pero durante los dos últimos años de su gestión no pudo contener los incrementos: fueron dos (siempre de $1) en 2013, otros dos en 2014, y hubo una tercera suba en febrero de 2015, que llevó el precio a $ 24.

En marzo de este año, los trabajadores del Transporte tuvieron un ajuste de 3,75% en sus salarios. Según la IMM, esta fue la principal causa por la cual el boleto volvió a subir $ 2.

"Lo que Cutcsa nos planteaba era dejar 580 trabajadores en la calle".

Entrevistado ayer en La Mañana de El Espectador, a propósito de las declaraciones formuladas por el presidente de Cutcsa a El País, el intendente Daniel Martínez dijo que "lo que planteaba (Juan Salgado) era dejar 580 trabajadores en la calle".

El presidente de Cutcsa dijo que le planteó al intendente dos alternativas para solucionar el problema de Raincoop.

"Le propuse hacer una pelea para mantener la identidad de Raincoop, creando un gerenciamiento con un integrante de la cooperativa, uno de la Unión de Trabajadores de Cutcsa (que son los representantes del 98% de los trabajadores del sistema, porque en las cooperativas la gran mayoría son propietarios) y otro de nuestro Directorio. En un año, la empresa no perdía la identidad y estaba cobrando normalmente, quizás con algún coche menos. Nadie nos dio corte", indicó Salgado.

La segunda idea tenía que ver con ampliar las actuales líneas de las empresas para cubrir las que dejara vacantes la desaparecida cooperativa.

"Raincoop tuvo un mercado del 8% y la caída global del sector en 2015 y 2016 era por encima de eso. Les dije que las empresas estábamos en condiciones de absorber a Raincoop, asumiendo determinados recorridos pero sin aumentarle permisos al sistema. Lo cuantificamos y tenía un efecto de $ 2 en el precio del boleto. Tampoco me dieron bolilla", sostuvo Salgado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados