informe de qué pasa

La marihuana, amiga y enemiga de la salud

Si bien se le atribuyen efectos positivos, puede acarrear consecuencias graves para la salud

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Defensores y detractores de la hierba esgrimen sus razones. Foto: Reuters

El gobierno uruguayo, como estrategia de alto impacto, decidió regularizar la venta de marihuana para, entre otras cosas, reducir el consumo de pasta base.

La idea del presidente José Mujica era que los adictos a esta y otras drogas más duras pudieran acceder a la marihuana de forma segura y abandonar poco a poco su adicción.

Pero el sistema aún no está funcionando y el presidente electo, Tabaré Vázquez, ya dejó entrever que no está a favor. Es evidente que en su postura juega su ser médico. Es probable que no quiera administrar un negocio nocivo para la salud.

Es que médicos y científicos advierten que el consumo de marihuana puede llevar a la pérdida de memoria, provocar psicosis, infartos y hasta el cáncer.

Si bien las opiniones son encontradas, la regulación no es bien vista por varios expertos en salud. Una delegación del Sindicato Médico del Uruguay llegó a advertir la disminución en la percepción de riesgo que provocaría la legalización de la marihuana en la población general.

“La marihuana es la droga ilegal más consumida y sobre la que existe la menor percepción de riesgo. Las políticas de prevención deberían trabajar tanto sobre los factores de riesgo como los de protección”, advirtió el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) en las conclusiones del dossier clínico de una comisión especial para tratar el tema.

Los estudios sobre el efecto de la marihuana son variados y poco concluyentes. Mientras algunos destacan los beneficios en la calidad de vida de los enfermos, otros advierten que no es para nada inocua.

La afectación del sistema respiratorio es uno de los principales cuestionamientos que se hace a quienes defienden el consumo de la sustancia. “Cualquier cosa que tu quemes y aspires, cualquier elemento, está arrastrando a los pulmones una cantidad componentes ”, dijo a El País Álvaro Luongo, director del Instituto Nacional del Cáncer.

“No solamente estás quemando la sustancia (…) Estás quemando otros productos que forman parte de la quema misma. Y son cientos. Y esos otros productos son nocivos también”, agregó.

A su vez, los cuestionamientos sobre los efectos a largo plazo en el sistema nervioso son cada vez mayores. “Hemos dado con que los usuarios crónicos de marihuana tienen menor volumen cerebral en la corteza orbitofrontal, una parte del cerebro comúnmente asociada con la adicción, la toma de decisiones, la inhibición y el aprendizaje adaptativo”, dijo a El País Francesca Filbey, autora de un estudio sobre el efecto de la marihuana en el cerebro.

La Sociedad Uruguaya de Cardiología, por su parte, habla de infarto de miocardio, arritmias, accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades cardiacas vinculadas al consumo de marihuana.

En tanto, ensayos clínicos han demostrado de manera concluyente que la marihuana reduce el dolor “de manera espectacular”, sobre todo aquel que no responde a los tratamientos convencionales, como el dolor neuropático, que está relacionado con trastornos de los nervios. (Lea el artículo completo en la edición impresa de El País o suscríbase aquí a la edición digital)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)