Madre sospechaba que su hijo era víctima de maltrato en jardín de infante

Manotazo a una directora deja más de 170.000 niños sin clases

Un episodio confuso. Unos manotazos. Una madre que insulta y golpea a una directora de un jardín de infantes. Una madre que sostiene que su hijo es maltratado por una maestra del centro educativo. Y el resultado de todo esto: más de 170.000 alumnos de Educación Inicial y Primaria sin clases.

La Asociación de Maestros del Uruguay (Ademu) resolvió parar en todo Montevideo, una movilización y una asamblea para hoy, a las 17 horas, en el local de AUTE de Agraciada y Tajes.

La Federación de Maestros del Uruguay (FUM), en una asamblea que mantuvo ayer a última hora, decidió condenar la agresión a la directora del Jardín de Infantes N° 346 del barrio de Casabó, pero prefirió no llevar adelante un paro a nivel nacional. Los privados tampoco paran.

Sin embargo, sí adhirieron al paro los maestros de Canelones y Maldonado.

Todo se desencadenó en la mañana de ayer. Según fuentes judiciales, la madre de un niño que asistía al jardín de infantes llegó al centro muy nerviosa y acusando a la maestra de su hijo de haberlo maltratado físicamente. La increpó a los gritos. "Vos le pegaste", le dijo. Discutieron. Y ahí fue que intercedió la directora. Intentó ponerle paños fríos a la situación, pero la madre se puso peor. Siguieron los gritos, los insultos y también algunos manotazos.

"La madre pegaba manotazos, intercedieron otras maestras para evitar que le pegara a la directora pero no pudieron", explicó a El País la dirigente de Ademu, Raquel Bruschera.

Terminó intercediendo la Policía Comunitaria, que revisó al alumno y no encontró ninguna señal de que este haya sido maltratado. La madre se fue con su niño. Las clases continuaron. Y luego desde el centro dieron cuenta al sindicato.

Más tarde, la directora de la institución y la madre del alumno se volvieron a cruzar en la seccional 24 del Cerro. Denuncias cruzadas, versiones contradictorias, otra vez griterío y algún manotazo de la madre, según relata Bruschera.

Enterado del incidente, el juez penal Pedro Salazar pidió a la seccional del Cerro el seguimiento del tema y un resumen de lo sucedido que le deberá ser entregado antes de mañana jueves. Pero como no se constató que el niño haya sido maltratado, no se interrogó a las partes implicadas.

Fuentes judiciales, en tanto, señalaron a El País que la mujer reconoció a la Policía que se había equivocado, que la maestra no golpeó a su hijo y que ya dio a conocer su intención de cambiar al niño a otro Jardín de Infantes.

En tanto, Bruschera contó de la existencia de una orden judicial que impide a la madre volver a acercarse a la directora. "Esto hace difícil las cosas, porque cómo hacer que una madre no se acerque al centro educativo al que va a estudiar su hijo", se preguntó.

Según el último anuario del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), del año pasado, en Montevideo hay 24.143 alumnos en Educación Inicial, y 80.150 en Primaria. Según el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) las cifras suelen moverse poco de un año al otro. Así que el altercado de ayer en el Jardín de Infantes N° 346 de Casabó dejó a 104.000 alumnos sin clases solo en Montevideo.

En Canelones quedarán sin clases 43.490 alumnos de Primaria y 9.300 de educación inicial. En Maldonado, 13.300 en Primaria y 2.300 en Inicial.

Y no es la primera agresión a un educador en lo que va del año. Días atrás una maestra de la escuela N° 102 del balneario Buenos Aires, en Maldonado, fue golpeada por una madre. Y así fue que pararon todos los maestros del departamento.

"Es una crisis de valores", ha dicho en declaraciones a El País la presidenta de la FUM, Elbia Pereira. El País también intentó comunicarse con el director general del CEIP, pero no obtuvo respuesta.

Golpizas.

Se torna incontrolable. El año pasado se dieron varios casos y dos de ellos terminaron con paros, uno a nivel nacional y otro en Montevideo. En agosto, en la escuela 330 de Maroñas, dos niños se pelearon en plena clase y fueron enviados a la dirección. La jerarca de la institución citó a ambas madres. Les reclamó el apoyo de las familias para que no se vuelva a dar una situación similar. Una de ellas se enojó: le pegó una cachetada, le tiró del pelo, pateó una silla y se fue a los gritos. Luego pararon todos los docentes de Montevideo.

En ese mismo mes en la escuela 77 de Palma, en Fray Bentos, madres de algunos de los únicos seis alumnos que tiene esa institución, patearon las puertas para golpear a la maestra que debió atrincherarse. Sostenían que sus hijos eran maltratados en el centro.

En julio del año pasado, la Justicia procesó sin prisión a la madre de un alumno de la escuela 130 de Carrasco que le pegó un piñazo a la directora al grito de "vos no sos nadie". La discusión entre ellas se originó luego de que, tras intentar comunicarse con la madre en varias ocasiones, desde el centro decidieron llamar a una emergencia móvil para atender al alumno que tenía un "comportamiento alterado". Todo terminó con un paro, pero esta vez sí a nivel nacional. Casos similares se dieron antes en la escuela 97 de Flor de Maroñas, en la 131 de Ciudad Vieja, en la 198 de Peñarol, en la 110 del Chuy y en la 115 de Belvedere.

"Con un paro no se resuelve".

"El paro lo resolvió una de las más de 30 filiales que tenemos. Para nosotros, esto no se resuelve con un paro automático", precisó a El País la presidenta de la Federación Uruguaya de Magisterio (FUM), Elbia Pereira.

La FUM, que centraliza a todos los sindicatos de Primaria del país, no coincide con la Asociación de Maestros del Uruguay (Ademu), que engloba a los maestros de Montevideo, en que cada vez que un docente sea golpeado deba llevarse adelante un paro.

Pereira, por otra parte, manifestó que es "grave" que situaciones como estas "se den dentro de un centro educativo". Por eso advirtió que el camino para "terminar con este problema", es que exista "una fuerte condena social".

"Necesitamos a la sociedad para poder salir de una vez por todas de esto", remarcó.

SECUNDARIA.

Bonomi se deslinda de violencia en liceos

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, sostuvo que los problemas de violencia en los liceos no son "un tema policial, sino un tema cultural", esto a raíz del ingreso de extraños la semana pasada al predio del liceo 50 de Casabó, y las peleas constantes entre los estudiantes del liceo 55 y el 14 de La Blanqueada.

"En el liceo 50 conversamos con las autoridades de Secundaria, con el sindicato y con padres de alumnos y llegamos a un acuerdo y lo estamos instrumentando, yo escuché hoy que ellos no pedían más policías. Ellos decían que iba gente de otros liceos y se metía para adentro y que ellos tenían que salir a sacarlos y que esa no era su función y decían expresamente no pedimos más policías. El otro tema fue entre dos liceos, hay problemas que se dan que tienen que ver con cómo los alumnos encaran determinadas cosas y después se requiere la acción de la policía. Mientras sigan encarando así las cosas va a ser difícil para la policía porque lo que está planteado no es un tema policial, es un tema cultural. Que los alumnos de los liceos se vayan a pelear y pelear de forma tan violenta está en otro orden de cosas; la policía va a cumplir con su papel en la medida de lo posible", precisó el ministro.

Los profesores del 50 se declararon ayer en asamblea permanente hasta mañana, donde tendrán una reunión con las autoridades de Secundaria en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS). Hace seis años que reclaman por un muro perimetral y por la presencia de un guardia de seguridad.

En tanto, profesores del liceo 55 marcharon ayer hasta el edificio de Secundaria, donde le entregaron al consejero Javier Landoni una serie de reclamos, que tienen que ver con reforzar la seguridad en la zona, para así terminar con las recurrentes peleas que se dan entre los alumnos de este centro con los del 14. El 55 está en Asilo entre Abreu y Luis Alberto de Herrera, y el 14 en 8 de Octubre y José Batlle y Ordóñez.

En tanto, hoy comienzan nuevamente las clases en el liceo 19 de Maroñas, luego de que profesores del centro advirtieran sobre amenazas de extraños a los alumnos de la institución.

Desde la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES) dijeron a El País que pronto se hará una asamblea para analizar todos estos casos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados