Los días del Patrimonio movilizaron a miles.

Un mano a mano con la historia

El Fin de Semana del Patrimonio comenzó en Montevideo y terminó en Colonia del Sacramento, haciendo honor a los dos enclaves militares y urbanos más importes que hubo en el territorio nacional durante la época de la Colonia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dia del patrimonio

Esta característica dejó en ambas ciudades un valiosísimo conjunto de bienes patrimoniales, que muchos descubrieron o redescubrieron el sábado y el domingo.

El Fin de Semana del Patrimonio, que coincidió con los 100 años de la Facultad de Arquitectura, tuvo varias propuestas que inevitablemente referían a la labor de arquitectos uruguayos y extranjeros que dejaron una huella indeleble en nuestro país.

Otras propuestas "intangibles" captaron el interés de cientos de personas, como el desfile de comparsas que se realizó ayer en Palermo, incluso con el corte de algunas calles.

Restaurantes llenos, colas para entrar a los museos, música y espectáculos en la calle fueron una constante durante el fin de semana. El domingo, la actividad bajó por el mal tiempo; la lluvia, aunque sin intensidad y de forma intermitente, estuvo presente durante buena parte de la jornada en Montevideo y otros puntos del país.

La Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación realizó el sábado una sesión simbólica en el Palacio Legislativo como apertura oficial de las actividades del Fin de Semana del Patrimonio. La comisión sesionó desde la hora 12 con la presencia del vicepresidente de la República, Raúl Sendic, la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, el presidente de la Cámara de Diputados, Alejandro Sánchez, y el director de la Comisión de Patrimonio, arquitecto Nelson Inda. Posteriormente, 150 integrantes del colectivo Milongas Móviles bailaron tango en el Salón de los Pasos Perdidos (foto a la derecha).

En tanto, el domingo se hizo el cierre oficial de las actividades en el Bastión del Carmen, ubicado en el barrio histórico de Colonia del Sacramento. El acto contó con la presencia del intendente departamental, Carlos Moreira. También en el Bastión del Carmen se proyectaron videos sobre "100 años de obras de arquitectura destacada en Uruguay", una actividad organizada por la filial local de la Sociedad de Arquitectos.

Sorpresa.

Las latas del Anglo se vieron este fin de semana en el estreno mundial de Peter Pan (Viaje a Nunca Jamás). El film protagonizado por Levi Miller (II), Garrett Hedlund y Hugh Jackman, sitúa a Peter en un orfanato de Londres durante la Segunda Guerra Mundial.

El principal protagonista se queja de la alimentación que estaban recibiendo y sospechando que las monjas se quedaban con la carne, deciden junto a su mejor amigo investigar el asunto. A los pocos minutos de iniciada la película, uno de los jóvenes cae en un sótano oculto desbordado de comida donde claramente sobresalen cajas con latas de la marca "Fray Bentos". La película no hace otra cosa que contextualizar fielmente lo que ocurría en Europa en periodos de la guerra cuando al Anglo se le conocía como la "gran cocina del mundo". Fue como un regalo inesperado por la declaración de Patrimonio de la Humanidad. La pena es que como nadie sabía que esto iba a aparecer, la concurrencia de público fue baja como suele pasar en todos los cines en el periodo entre septiembre y marzo.

En el caso de Fray Bentos, la película volverá a exhibirse durante viernes, sábado y domingo de la próxima semana.

Historias.

El corned beef "Fray Bentos", cuya marca se oficializó en 1899, generó un impacto emocional en los consumidores. Cuando en 1917, el tanque F41 de los británicos, tuvo que llevar sobrenombre, la tripulación, de nueve soldados, no dudó en llamarle "Fray Bentos" porque se "sentían como carne enlatada de la que comemos todos los días", contó el investigador René Boretto en sus diferentes publicaciones a lo largo de tres décadas.

"Lo mejor que pudo haberme pasado —escribe un veterano de la Primera Guerra Mundial— fue, primero, que no me mataran, y segundo, haber tenido cada día esos maravillosos caldos Liebig en la trinchera", y de acuerdo a la recopilación del escritor fraybentino, hay otras historias dignas de conocerse.

"Un embajador británico en Uruguay nos contaba una experiencia familiar en épocas de racionamiento en Londres: Abrir una lata de corned beef Fray Bentos era una verdadera ceremonia, como la del té para los japoneses. Hasta que no estábamos todos sentados a la mesa, no se abría la lata. Y vaya si nos costaba hacerlo, porque era como romper un encanto mágico".

Ese recuerdo llevó a otro más reciente y que se conoció cuando se construía la fábrica de Botnia en Fray Bentos. "Una señora en Inglaterra, cuando su hijo le contó que viajaba al Uruguay para trabajar en la empresa Botnia, le dijo: "Dios quiera que Fray Bentos te haga tan feliz como me hizo a mí". ¿Cómo? Pero si tú nunca estuviste en Fray Bentos, le respondió su hijo. Y la madre, entre lágrimas, le contó por primera vez en su vida los dolorosos momentos que vivió de niña durante la guerra: "Cuando sentíamos las sirenas de los ataques aéreos, sabíamos que debíamos correr hacia los refugios, con una lata de Fray Bentos en nuestras manos. Si no nos daba el tiempo para salir de casa, igualmente teníamos que escondernos debajo de la cama, pero siempre con la latita de Fray Bentos apretada contra mi pecho".

Postales

Bares y restaurantes repletos, colas para entrar a los museos, puestos de feria, música y espectáculos en la calle fueron una constante durante el Fin de Semana del Patrimonio.

Miles de personas se movilizaron en todo el país dentro de esta actividad que se inauguró formalmente el sábado en Montevideo y se cerró el domingo en Colonia. Una sorpresa: las latas del Frigorífico Anglo se vieron este fin de semana en el estreno mundial de Peter Pan ("Viaje a Nunca Jamás"). Pueden apreciarse en la captura de pantalla que se adjunta a esta crónica.

RECOMENDADOS.

Presidentes que hicieron historia en el Uruguay.

Una de las virtudes del Día del Patrimonio es recordarle a los uruguayos que hay muchos museos que pueden visitarse diariamente —quizás no con los mejores horarios—, incluso sin tener que pagar una entrada. Uno de los que "está ahí" y en el que no todos reparan, es el Museo de Casa de Gobierno, ubicado en la Plaza Independencia.

A partir de 1985, el presidente Julio María Sanguinetti trasladó la mayoría de las oficinas administrativas de la Presidencia al Edificio Libertad (el cual había sido construido en la época de la dictadura como sede del Ministerio de Defensa). Desde ese momento, el Palacio Estéves comenzó a llamarse Edificio Independencia y su función se reservó para desarrollar actividades protocolares y museísticas.

Entre los años 1987 y 1989 fue objeto de una importante intervención a cargo del arquitecto Enrique Benech y del artista Manuel Espínola Gómez, en una obra ejecutada por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, bajo la dirección del arquitecto Nelson Colet.

En 2009, a través del Decreto de Presidencia de la República del 14 de octubre de 2009, el Edificio Independencia adoptó el nombre "José Artigas" en un homenaje al prócer.

La única momia egipcia en el país.

Como ocurre cada año, la momia del Museo de Historia del Arte de la Intendencia de Montevideo concitó la atención de uruguayos y turistas que salieron a recorrer la grilla de propuestas para el fin de semana.

Hoy un turista no podría traerse de Egipto, como souvenir, una momia de 2.500 años de antigüedad. Sin embargo, esto era posible en 1890 (y mucho después también), cuando el ingeniero uruguayo Luis Viglione donó a la ciudad una pieza única para el acervo museístico. El cuerpo momificado de la sacerdotisa Eso Eris (Gran Isis) descansa desde el año 2000 en el Museo de Historia del Arte, "provisoria" morada (pues en los hechos no pertenece a su acervo) para esta joven de unos 25 años que se supone vivió 500 años antes de Cristo en la ciudad de Akhmim, en el Egipto Central.

Osiris, el soberano del reino de los muertos, la había llamado a una edad temprana para tenerla a su lado. Sin embargo, para su época era considerada una mujer adulta, o incluso madura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)