El rojo equivale a 58,8% de sus ingresos; buscará crédito a largo plazo

Maldonado enfrentado a un déficit por US$ 93 millones

Culminado el ciclo electoral, las intendencias encaran el reordenamiento de sus finanzas y Maldonado asume un abordaje que parece más ambicioso para intentar disminuir un déficit "estructural" de US$ 93 millones que equivalen al 58,8% de sus ingresos anuales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Antía anunció que regulariza la situación con cooperativas sociales. Foto: R.Figueredo.

La intendencia envió a la Junta Departamental el martes un pedido para endeudarse por hasta US$ 80 millones por 15 años a través de un fideicomiso porque, según dice el informe de la Dirección General de Hacienda que acompañó la solicitud, al que accedió El País, "del diagnóstico realizado a fin de determinar la situación administrativa y financiera de la Intendencia Municipal de Maldonado, surge que los compromisos que el gobierno departamental debe afrontar en los próximos meses superan ampliamente su capacidad de generar ingresos por la vía de la recaudación tributaria". Y advierte que "el total de pasivos a asumir por estos conceptos, la enorme mayoría de ellos concentrados en los próximos cinco meses, representan aproximadamente US$ 80 millones".

Luis Pereira, director de Hacienda de la intendencia fernandina, explicó a El País que se plantea crear un fideicomiso de oferta pública que ofrecería títulos para cuyo repago se afectaría hasta el 25% de lo recaudado por Patente de Rodados, lo que equivale a no más del 4% de los ingresos generales de la comuna. Como garantía complementaria, la intendencia podría ceder la cobranza de tributos descentralizada en redes de pagos, aunque cree que eso no resultará necesario.

Pereira señaló que la intendencia considera que aún se pueden aprovechar favorables condiciones de financiamiento (tasas de interés bajas) aprovechando, además, la buena historia que tiene la comuna como pagadora. Pero esas condiciones pueden variar por lo que es necesario que el proceso de emisión sea rápido, ya que requiere la autorización del Banco Central del Uruguay y solamente ese paso demandará entre 4 y 6 meses.

Estos pasos se complementarán con un fuerte plan de "recuperación de activos", el ataque a la morosidad y la reducción de las horas extras.

Pereira dijo que en este año se adelantaron gastos previstos para el segundo semestre al primero. El intendente blanco Enrique Antía, asumió en julio por lo que el comentario es una alusión indirecta a la gestión de su antecesor, el frentista Óscar de los Santos. De todas formas, para realizar comentarios, Pereira prefiere esperar el resultado de una auditoría que fue solicitada por la administración Antía y que ya está en curso.

A su vez, el sector frenteamplista que responde al diputado Darío Pérez pidió y obtuvo que el Tribunal de Cuentas también audite las cuentas de la comuna, lo que el organismo de contralor comenzará a hacer en las próximas semanas.

El fideicomiso debe contar con la aprobación de 21 ediles, por lo que no serían suficientes los 16 votos del oficialista Partido Nacional. Los dos ediles colorados no han tomado posición y los dos que responden a De los Santos, probablemente no acompañen la iniciativa de Antía. El edil del FA Andrés de León, que responde a Pérez, dijo a El País que no quiere "opinar a la ligera" porque la propuesta supone endeudar a una generación de habitantes de Maldonado. El edil dijo que "nadie niega" que Maldonado tiene déficit pero señaló que el asesor de su sector Mauro Mendiburu (ex director de Hacienda) lo calcula en US$ 65 millones aunque otro ex director, Ricardo Alcorta, lo ubica en unos US$ 140 millones.

El documento de la intendencia señala que dado el nivel del endeudamiento "no es razonablemente posible cancelarlo dentro de un período de gobierno ya que nos llevaría a tener que realizar reducciones de gastos e inversiones del orden del 25% desde el próximo año hasta el final del período". Agrega que "el normal funcionamiento de los servicios se vería muy resentido".

Para la comuna resulta inconveniente "la práctica de buscar fondos en determinado momento del año, para luego cancelarlos parcialmente y volver a renovarlos en una sucesión casi infinita". Esa política acarrea riesgos debido a los vaivenes del mercado que pueden modificar las tasas de interés y la disponibilidad de dinero.

La intendencia adeuda US$ 8,8 millones por la construcción del Centro de Convenciones, US$ 8 millones correspondientes a la construcción de una vía perimetral en la ciudad de Maldonado y US$ 45 millones a diversos bancos. Además, la intendencia adeuda US$ 13 millones a sus proveedores. Otros US$ 9 millones tienen que ser volcados a un fideicomiso de vivienda.

Fuentes vinculadas al diseño del plan dijeron a El País que en 2014 aumentaron los gastos vinculados a convenios y contratos "que no aparecen como salarios".

El desequilibrio en las cuentas de la intendencia se ha incrementando entre 3 y 4 veces desde 2005, aseguraron las fuentes.

Otras comunas.

Otras intendencias también están echando mano a préstamos bancarios o fideicomisos. La de Lavalleja pidió al Tribunal de Cuentas su anuencia para endeudarse en US$ 4,1 millones con el Banco República (BROU). La de Rocha hizo un pedido al banco estatal por US$ 2 millones y la de Flores tiene previsto pedirle al BROU y a la banca privada un total de US$ 1,8 millones. Al igual que Maldonado, Paysandú quiere recurrir a un fideicomiso que también tendría 15 años de plazo, pero en este caso sería por US$ 15,1 millones. La intendencia sanducera pretende destinar esos fondos a infraestructura y distintas inversiones.

También la comuna de Canelones tiene intención de endeudarse en al menos US$ 9,2 millones anuales con el Banco República. El Tribunal de Cuentas le objetó la constitución de un fideicomiso financiero que se iba a denominar "Reestructuración Pasivos Canelones) que pensaba constituir con la empresa Jayland Assets. La Constitución establece que cuando el plazo de los préstamos a las comunas excede un período de gobierno se requiere para su aprobación los dos tercios de votos del total de integrantes de la Junta.

Salto recurre a varios fideicomisos.

La intendencia de Salto recibirá en los próximos días $ 205 millones (unos US$ 7 millones) provenientes del fideicomiso "Arapey" que suscribió con Afisa República en el marco de la línea de crédito de hasta $1.000 millones que fuera autorizada por la Junta Departamental a pagar en15 años.

Este dinero se destinará, entre otros fines, a pagar a la empresa Perwil a la que la pasada administración le había encomendado la gestión del cobro de deudas. Cuando se le rescindió el contrato, el actual gobierno departamental llegó a un acuerdo para la desvinculación que implicó el pago de 92 millones de pesos (US$ 3,1 millones).

El intendente Andrés Lima anunció que próximamente se gestionará otro fideicomiso "Arapey", por un valor de $ 300 millones de pesos (US$ 10,3 millones) que tendrá como fin el pago a proveedores con los cuales la comuna tiene deudas. El cambio de mando municipal salteño estuvo signado por un duro paro de los funcionarios. (Producción Luis Pérez)

Montevideo tiene un rojo de US$ 140 millones.

El déficit de la intendencia de Montevideo es de alrededor de US$140 millones. Durante la gestión de la ex intendente Ana Olivera ese desequilibrio pasó de los US$ 70 millones al doble. Además la comuna tiene compromisos asumidos por US$ 282 millones. En 2009 el desequilibrio fue de US$ 70,3 millones, en 2010 de US$ 85,1 millones, en 2011 de US$ 92,2 millones, en 2012 de US$ 134 millones, en 2013 de US$ 155 millones y en 2014 de US$ 139 millones. Buena parte del endeudamiento de la intendencia es con organismos internacionales que han respaldado los distintos planes de saneamiento. La intendencia incrementó su recaudación el año pasado en US$ 50 millones, llevándola a US$ 603 millones.

El director de Recursos Financieros de la intendencia, Juan Voelker, ha dicho que la actual administración se propone llevar las cuentas de la comuna al equilibrio en cinco años, como forma de entregar "la casa en orden" a futuras administraciones y señaló que no hay riesgo de que no se pueda pagar a los proveedores.

La intendencia también anunció que quiere crear un fideicomiso a 20 años para financiar un ambicioso plan de obras cuyo diseño será considerado por la Junta Departamental. Los fondos de los fideicomisos tienen, legalmente, un destino específico que no se puede modificar.

El dirigente del Partido de la Concertación, Guillermo Facello, dijo que el intendente Daniel Martínez preveía "comprar" con cargos apoyos de ediles de oposición. El fideicomiso tendrá un comité de seguimiento compuesto por ediles y los inversores insitucionales que comprarán sus títulos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)