VIDA CARCELARIA

Un mafioso, un asesino y Balcedo bajo el mismo techo

Cárcel Central reúne a reclusos de sonados y mediáticos casos delictivos.

Cárcel Central. Presos que aguardan la extradición o ser derivados a otros penales están conformes con las condiciones de reclusión. Foto: Archivo El País
Presos que aguardan la extradición o ser derivados a otros penales están conformes con las condiciones de reclusión. Foto: Archivo El País

Acusado de ser uno de los capos mafiosos más importantes de la Ndrangheta, Rocco Morabito jugaba a las cartas con otros presos. Con mucha simpatía, Morabito saludó a un operador judicial y le agradeció que le haya hecho un trámite sencillo. Morabito vestía una remera marca "Polo", una bermuda y calzado deportivo.

En el mismo piso, el empresario y sindicalista argentino, Marcelo Balcedo esperaba a uno de sus abogados sentado en una cama de hierro con un colchón sin funda. Lejos del lujo de su mansión ubicada en Playa Verde. Balcedo lucía un atuendo informal: vaqueros, championes y remera.

A poca distancia de la celda de Balcedo, se alojan los 13 mexicanos que protagonizaron un asalto al centro comercial del hotel Enjoy de Punta del Este. "Parecen la Sub20 de México", dijo un operador judicial a los jóvenes, cuyas edades oscilan entre 18 y 19 años. Solo uno de ellos tiene más de 30 años.

El matador de la niña Brissa González, Williams Pintos Pinto está solo en una celda. Un visitante ingresó a la misma. El taxista comenzó a llorar desconsolado.

Antes de septiembre de 2013, Cárcel Central era un penal VIP. Hoy este establecimiento aglutina a personas que aguardan la extradición a otros países, como los casos de Morabito y Balcedo, entre otros extranjeros. También aloja a presos comunes, cuyos perfiles son estudiados por un equipo para definir sus traslados a otros establecimientos del Instituto Nacional de Rehabilitación.

Técnicos del Mecanismo de Prevención de la Tortura de la Institución Nacional de Derechos Humanos visitaron Cárcel Central para analizar las condiciones de reclusión de las personas allí alojadas. En breve, el Mecanismo de Prevención de la Tortura elaborará un informe sobre el establecimiento, dijo una fuente de ese organismo.

Piso 5.

Este módulo tiene un espacio en el centro, un corredor y celdas a su costado. Las puertas de las celdas son corredizas y tienen varias trancas externas. Además cuentan con mirillas para pasar los platos de comida.

En este celdario se encuentran alojadas personas bajo "arresto administrativo". Es decir, son presos que enfrentan juicios por pedidos de extradiciones de otros países. En este piso se aloja Morabito, sindicado en Italia de ser uno de los jefes de la mafia calabresa Ndrangheta. Morabito era buscado por la Policía italiana desde 1995 por delitos de asociación ilícita de tipo mafioso y tráfico de drogas y vivía en Uruguay con una identificación falsa desde 2002. Fue capturado el pasado 4 de septiembre en un hotel del Centro de Montevideo, en el que se había alojado tras discutir con su esposa.

En el mismo piso, se encuentran los mexicanos que realizaron un asalto espectacular a la joyería instalada en el hotel Enjoy, ex Conrad Dos de ellos portaban en el atraco armas de aire comprimido. Habían llegado a la escena del crimen amontonados en un pequeño furgón.

Los mexicanos parecen perdidos. Aparentan ser un grupo de liceales en un ómnibus que se perdió en la ruta. Se quejan que nadie los va a ver.

A los visitantes, los mexicanos dicen, casi al unísono, que no sabían a qué venían a Uruguay. "Fuimos engañados y amenazaron con matar a nuestros familiares si no veníamos a a Uruguay a realizar el atraco", dijeron casi en un coro.

Williams Pintos Pinto, matador de la niña Brissa González, está alojado solo en una celda. Un operador judicial ingresó en ella. Pintos Pinto lloró. "Soy un monstruo. No merezco vivir. Lo que hice fue aberrante", dice, repitiendo conceptos similares a los que señaló ante el juez Ricardo Míguez y el fiscal de Homicidios, Juan Gómez, en la audiencia de declaración realizada el 25 de enero pasado.

A poca distancia de Williams Pintos Pinto se encuentran otras dos personas procesadas por delitos sexuales muy sonados en el interior del país.

Piso 6.

Allí funciona un anexo del Hospital Vilardebó. Este piso aglutina a unos 15 presos que sufren patologías psiquiátricas severas. Están muy cuidados por los médicos y enfermeros de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), dijeron al visitante. Acostumbran salir en grupos a un pequeño patio. Se ven muy solos y desvalidos.

Piso 4.

Allí se ubica la mayoría de los presos de Cárcel Central; alrededor de 60. En un ala del módulo se encuentran "presos preventivos" y en la otra los "condenados". Una reja divide a las dos áreas.

En planta baja hay un salón donde los presos pueden mirar televisión.

Un ambiente tranquilo en el penal céntrico.

El régimen en Cárcel Central es más laxo que en otros centros del Instituto Nacional de Rehabilitación. Por ejemplo, si un preso recibe una visita del interior fuera de horario, se le permite ingresar, entregar ropas y alimentos a su familiar encarcelado y charlar algunos minutos. En el Piso 4, los presos pintaron las paredes del celdario. El clima de la Cárcel Central es tranquilo. Los presos puedan caminar por los módulos. En general, estos viven una situación mejor que en otros penales. A los visitantes, los internos dicen que están conformes con las condiciones de reclusión de ese penal ubicado en el Centro capitalino.

Audiencia por el caso de Brissa González.

En breve se realizará la audiencia de control de acusación contra el matador de la niña Brissa González, Williams Pintos Pinto. En esta instancia, los abogados del acusado, Estefanía Broggi y Diego Moreira, rechazarán o no las pruebas presentadas por la Fiscalía. Luego se designará un nuevo juez y éste convocará a la audiencia donde comenzará el juicio oral y público contra el taxista.

El fiscal de Homicidios, Juan Gómez, estima que a fines de marzo o a principios del próximo mes se realizará dicho juicio contra el taxista acusado de abusar y ultimar a Brissa González en el balneario Las Vegas, Canelones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)