SEGÚN FERNANDO CALLOIA

López Mena pensó en presentarse como "testigo arrepentido"

El expresidente del Brou, Fernando Calloia,declaró ante la Justicia por el caso Pluna y dijo que el empresario Juan Carlos López Mena tenía miedo de "caer preso".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: María Inés Hiriart

La Justicia de Crimen Organizado debe resolver próximamente si condena o absuelve al exministro de Economía, Fernando Lorenzo, y al expresidente del Banco República (BROU), Fernando Calloia, procesados hace dos años por el otorgamiento irregular del aval para que la empresa española Cosmo se presentara en el remate de los aviones de Pluna en octubre de 2012.

Antes de pronunciarse, la jueza María Helena Mainard y la fiscal María Camiño interrogaron recientemente a Calloia y a los exdirectores del BROU, así como también al expresidente José Mujica, quien presentó el jueves 29 su declaración por escrito.

Según informa hoy Búsqueda, Calloia aseguró en su declaración que Juan Carlos López Mena, propietario de Buquebus, tuvo un rol clave en el otorgamiento del aval y dijo que el empresario tenía miedo de "caer preso", por lo que pensó en un momento en presentarse ante la Justicia como "testigo arrepentido".

Calloia dijo ante la Justicia que López Mena, cuando fracasó la estrategia del gobierno para vender los aviones de Pluna, se reunió con él y le dijo que pensaba acogerse a la figura de “testigo arrepentido” para no ir a prisión porque le “había mentido a todo el mundo”.

El semanario accedió al expediente del caso e informa que el 14 de setiembre la jueza María Helena Mainard y la fiscal María de los Ángeles Camiño interrogaron a Calloia y le preguntaron si después del remate de los aviones se reunión con López Mena, y los motivos. Calloia respondió que se encontró con el empresario “varias veces” y que algunas de esas reuniones "estaban vinculadas a su solicitud de que colaborara con el gobierno para que se le adjudicaran los aviones. Demostraba un interés creciente en utilizar los aviones para una estrategia comercial que él había definido”.

Calloia habló específicamente de una reunión que tenía "muy presente": “En ese entonces yo era presidente de la Asociación Latinoamericana de Bancos y estaba dando una charla en Buenos Aires, y recibo la llamada de López Mena, muy nervioso, queriendo hablar conmigo. Le dije que estaba en Buenos Aires, me dijo que él también, así que nos reunimos en el hotel. Fue para comunicarme que había acordado con sus abogados declararse testigo arrepentido a cambio de no ir preso, fue exactamente el 12 de octubre de 2012. Él afirmaba que le había mentido a todo el mundo” y temía que “esa actitud que había tomado tuviese consecuencias penales”, detalló Calloia.

En Argentina se le llama "figura del testigo arrepentido” a la persona que colabora a la Justicia brindando datos acerca del caso investigado a cambio de una serie de beneficios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)