vea el video

López Mazz: "Hay gente que no habla por miedo"

El arqueólogo José López Mazz, quien coordinó durante diez años al equipo que realizó excavaciones en busca de restos de los detenidos desaparecidos en dictadura, afirmó que durante su trabajo se sintió un poco incómodo con el "runrún" que se generó.

Dijo, además, que le hubiera gustado que los políticos se manejaran con su misma asepsia y no descartó nuevos descubrimientos.

En entrevista con El País TV, López Mazz lamentó que nunca le dijeran "en la cara" lo que molestaba a familiares de desaparecidos y políticos por lo que hacía. "Siempre hay runrún, cosas. Pero este país es como es. Somos latinos. Me sentí un poco incómodo por las cosas que pasaban por atrás, nada por delante", dijo.

El arqueólogo indicó que hubo momentos en que no se profundizó sobre el tema y algunos políticos —no los que le encomendaron la tarea— especulaban: "Esto no es conveniente. Ahora sí, ahora no".

"La misma asepsia con la que yo traté de manejar el equipo que dirigí me hubiera gustado que la tuvieran los políticos de su lado", dijo López Mazz, que hoy se dedica a investigar la expedición de Sebastián Gaboto.

Excavaciones.

López Mazz aseguró que no estaba en los planes que tanto él como su equipo de trabajo recabaran información sobre el paradero de los desaparecidos. "Consultamos a gente que circunstancialmente estaba allí, vio o pensó que vio y tenía voluntad de transmitir eso", dijo. Sin embargo, aún hoy hay gente que vio cosas y no habla porque "tiene miedo".

"La gran parte de la información está en los perpetradores que fueron los que planificaron y dirigieron la información (…) En Domingo Arena deben saber dónde está la gente de los vuelos", opinó el arqueólogo.

Para López Mazz el gran error estuvo en la falta de comunicación. "No hay razón ninguna para que la verdad no sea comunicada. Siempre sostuve que debía haber una comunicación mayor", dijo. A su entender, si hubiera habido una mejor comunicación con la población, fomentando el aporte de testimonios, se hubiera conseguido más información sobre el paradero de los restos de desaparecidos durante la dictadura. "Hemos recibido testimonios de torturas que no eran útiles a las tareas de búsqueda", pero el objetivo primordial era buscar a los desaparecidos y reconstruir lo que sucedió durante esos años. "Si bien no teníamos información para ir a lugares precisos, la información era válida para reconstruir los hechos. Yo no lo separo de los objetivos", dijo Mazz.

El arqueólogo se refirió también a la relación con los familiares de detenidos desaparecidos, que experimentó varias rispideces durante los diez años de trabajo. "No tuve problemas con todos los familiares, tuve con algunos", aclaró.

"Intenté ceñirme al guión, desde la ciencia (…) No se me podía pedir que desnaturalizara mi rol. El rigor a veces hace deserotizar los temas", opinó.

Hoy el trabajo de búsqueda de desaparecidos está a cargo de la Comisión por la Verdad y la Justicia que creó el presidente Tabaré Vázquez. López Mazz dijo que es optimista respecto a su labor.

Para ver más contenidos de El País Tv haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)