Policía la encontró con detector de metales; estaba cerca de la superficie

Lola: hallan mochila a 17 metros del cuerpo

La Policía apuesta a encontrar rastros del homicida de Lola Chomnalez en la mochila hallada ayer a 17 metros de donde apareció enterrado el cuerpo de la joven argentina el martes 30.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La mochila no tenía los 2.500 pesos, la hipótesis del intento de robo retoma fuerza. Foto: E.González.

El hallazgo, que fue realizado por un efectivo de la Unidad de Análisis de Delitos de la Jefatura de Montevideo utilizando un detector de metales, se produjo a unos 200 metros de la orilla y en un monte de acacias y dunas bajas.

Dentro de la mochila de Lola, los policías encontraron un monedero sin dinero, un libro de Julio Cortázar y un buzo que pertenecía a la adolescente.

El sábado 27 de diciembre, Lola Chomnalez cambió US$ 100 a pesos uruguayos. Gran parte de ese dinero llevaba en su mochila cuando salió a caminar por la playa el domingo 28, declaró su madrina cuando denunció la desaparición de Lola a la Prefectura.

La Policía volvió ayer al lugar del hecho a buscar la mochila de Lola y el cuchillo que el asesino utilizó en un intento para degollarla. Para facilitar la búsqueda, los policías delimitaron un radio a partir del lugar en el que se encontró el cuerpo. Luego dividieron esa superficie por franjas.

A los pocos minutos de iniciar la búsqueda sonó el detector de metales. En dos paladas de arena, un policía encontró la mochila "Jansport".

El objeto fue llevado a la sede en Montevideo de la Policía Científica para realizar diversos estudios y, fundamentalmente, buscar rastros de ADN.

Luego del hallazgo, los policías continuaron la búsqueda del cuchillo usado por el agresor para herir el cuello de Lola, que murió por asfixia. Según las pericias forenses, el corte apenas lastimó la piel de Chomnalez y le causó una herida leve en la yugular externa.

La jueza Silvia Urioste, que comenzó el martes 13 a trabajar en el caso luego de la actuación de dos magistradas suplentes, espera recibir el próximo viernes los resultados de pericias de cabellos encontrados en un palo y de una colilla de cigarrillos. A los nueve indagados por el caso se les extrajo muestras de ADN que serán utilizadas para cotejar con las obtenidas en el escenario del crimen.

Plantada.

Dentro de la Policía hay dos visiones sobre la aparición de la mochila. Algunos investigadores señalan que esta fue "plantada" por el homicida días después de cometer el asesinato como una forma de descartarse de una prueba contundente que lo incriminaría.

Otros policías sostienen que la mochila estuvo desde un principio a poca distancia de donde fue hallado el cuerpo de Lola por un pescador de la zona.

La primer hipótesis se basa en que técnicos de la Policía Científica estuvieron tres veces en el escenario del crimen, así como decenas de policías de Rocha y funcionarios de Prefectura. Ninguno de ellos halló la mochila.

Otros investigadores consideran que recién ayer se decidió cavar con palas en el lugar de crimen siguiendo una planificación. "Hoy (por ayer) se ajustaron las técnicas de búsqueda. Se resolvió hacer una revisión más profunda del lugar", explicó un investigador policial a El País.

Dentro de la Policía se considera que la aparición de la mochila fue un avance en la investigación "muy importante" porque el elemento puede arrojar pistas para identificar al asesino luego de que otras líneas de investigación no dieran los resultados esperados.

Se confía en encontrar en la mochila y los elementos que contiene las huellas dactilares de quien procedió a enterrarla tras asesinar a Lola.

No obstante, también se advierte que la mochila estuvo unos quince días expuesta a factores climáticos que podrían haber borrado toda huella, como la humedad, el calor, la lluvia, etc.

Pese a ello se confía en el material técnico a disposición de la Policía para encontrar cualquier rastro que permita aclarar el crimen.

Movil.

La ausencia de evidencia que probara que Lola sufrió un ataque de índole sexual había generado desconcierto en cuanto al móvil del asesinato. Ahora, cobra fuerza la hipótesis del robo. El faltante de dinero del monedero le da fuerza a ese razonamiento, señalaron las fuentes. Sin embargo, a los policías que trabajan en el caso les llama la atención la extrema violencia utilizada por el homicida para dar muerte a la joven argentina, algo inusual en un simple rapiñero.

Primero la intentaron degollar con un cuchillo de escaso filo, según estimó un médico forense. Luego el o los victimarios la mataron sofocándola con arena, una muerte lenta y dolorosa, según el mismo dictamen forense. Por ello, la Policía mantiene abiertas todas las líneas de investigación, inclusive la hipótesis de que el asesino haya sido un conocido de la víctima.

En el entorno judicial el hallazgo de la mochila generó buen ánimo dado que las actuaciones que se habían llevado hasta el momento, pese a que se cubrieron diversas hipótesis y desembocaron en nueve detenciones, no habían dado resultados positivos. Se confía en darle un giro a la causa.

CLAVES DE UN CASO COMPLEJO

Lola Chomnalez llegó a Rocha en la tarde del sábado 27 de diciembre y falleció entre las 13 y las 16 horas del domingo 28, según estimaciones de médicos forenses que analizaron el cuerpo. La Justicia pidió al Instituto Técnico Forense que una junta médica determine la hora exacta de la muerte de la joven.

El cuerpo de Lola fue encontrado el martes 30 por un pescador y su hijo en una zona de difícil acceso. Apenas se veía un trozo muy pequeño del short de la joven. Los restos estaban enterrados debajo de un montículo de arena. La Policía no encontró señales de arrastre del cuerpo. En las vías aéreas y bronquios los médicos forenses encontraron una gran cantidad de arena. Lola murió sofocada. En su cuerpo no había rastros de violencia sexual.

Además de puntazos en el brazo derecho, la joven sufrió un traumatismo de cráneo supuestamente por un puñetazo. El o la homicida intentó degollarla con un cuchillo y no pudo hacerlo. Apenas le lastimó la piel.

Pese a los rastrillajes de la Policía, en un principio no apareció la mochila de Lola —supuestamente contenía $ 2.500 y un libro del escritor argentino, Julio Cortázar. Ayer funcionarios policiales encontraron la mochila. Luego continuaron la búsqueda del cuchillo usado para herir a Lola en el cuello.

Desde el domingo 28 de diciembre, el caso de Lola tuvo tres jueces, nueve indagados por la Justicia y, por lo menos, cuatro líneas de investigación diferentes. La Policía apunta ahora a investigar cabos sueltos que quedaron en el expediente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º