CERRITO DE LA VICTORIA

Llevan años esperando por la plaza prometida

Es un proyecto que fue elegido en el Presupuesto Participativo 2013.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El terreno se encuentra frente a una postal emblemática de Montevideo. Foto: D. Borrelli

Muchos vecinos sueñan desde hace años con tener allí una plaza, entre otras cosas porque el espacio y el punto geográfico lo ameritan. En 2013, un proyecto para recuperar ese lugar fue aprobado en el Presupuesto Participativo (obtuvo 340 votos), pero tres años después, nada se ha hecho en el lugar. El costo estimado de la obra era de $2.500.000.

Hace muchos años la Iglesia Católica cedió a la Intendencia el terreno para crear un "espacio libre enjardinado". Esa transferencia, que se acordó en su momento, solo se haría efectiva cuando se expropiaran dos de los padrones que estaban colonizados por intrusos.

Consultada por El País, la concejala del Municipio D Carolina Murphy explicó que si bien hay documentación vinculada a la intención de la Curia de donar el predio en cuestión, esa cesión no fue culminada. "No es que la licitación esté atrasada, sino que no ha podido comenzarse porque el expediente está en manos del área de Escribanía de la Intendencia de Montevideo, a efectos de culminar el proceso de donación de los terrenos. Han estado en contacto con Monseñor (Daniel) Sturla, pero aún no han firmado, y la donación no está concretada. Mientras eso no sucede, el predio es privado y no se puede llamar a licitación para ejecutar la obra", explicó.

Por su parte, Miguel Di Ruocco, ex edil nacionalista y actual asesor del senador Luis Lacalle Pou en materia de Vivienda, dijo a El País que la obra no se ha podido ejecutar por "una grave equivocación que cometió la Intendencia".

"Hay un problema interno en la IMM, que en un primer filtro de proyectos del Presupuesto Participativo, no detectó que el terreno tenía problemas con los títulos", indicó Di Ruocco. "Es una vergüenza, porque esto es algo que ya votó la gente, y la plata para hacerlo estaba", se quejó.

Terreno de nadie.

En el Santuario Nacional del Sagrado Corazón de Jesús, la hermana Elba comentó a El País que hace unos 6 años había en el terreno una vivienda que los jóvenes de la Iglesia habían recuperado y amueblado para hacer reuniones. Sin embargo, hubo que demolerla. Le habían hecho un boquete en un costado y por ahí se metían pastabaseros a drogarse en su interior. También la prendieron fuego y le destrozaron los muebles, por lo que finalmente se decidió tirarla abajo.

También comentó que hace aproximadamente una semana "fue una maquina a limpiar y nivelar el terreno" y que los jueves una feria que se hace en la zona deja mucha basura que vuela y que, en muchos casos, termina en el terreno.

En septiembre de 2013, el padre Juan Silveira, comentó a El País que "años atrás se ahorcó un muchacho (en el terreno), un consumidor. Se refugiaba allí, estuvo varios días. Nosotros estábamos en la Iglesia y cuando salimos lo vimos colgando, literalmente".

Hoy, el terreno luce despojado, integrado a una vieja cancha de basquetbol en la que seguramente se midieron muchos jóvenes, pero de la que ya no quedan ni los tableros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados