Dirigentes describen clima de “armonía interna” carente de “perfilismos”

Líderes blancos lanzan una velada competencia interna

El vicepresidente Raúl Sendic dijo esta semana que los blancos están "mirando las elecciones de 2019". Y algo de razón tiene. Los líderes del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga, han endurecido el discurso hacia el Frente Amplio y protagonizan por estas horas hechos políticos dirigidos a fortalecer su posicionamiento en la interna.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Larrañaga emitió un remitido con duras críticas al gobierno. Foto: A. Colmegna

No obstante, esa competencia se desarrolla "en total armonía y lealtad", coincidieron en señalar varios dirigentes blancos consultados.

Lacalle Pou inició la semana pasada una gira por el interior del país que incluye reuniones con intendentes, conferencias e prensa y actos con militantes y público en general. Entre jueves y sábado pasado visitó Artigas, Tacuarembó, Cerro Largo y Treinta y Tres. Fue en un acto de este último departamento donde realizó un fuerte discurso contra diversas acciones del gobierno. Hoy inicia otra gira que lo llevará a Florida, Flores, San José y Durazno. "Hay que mantener la tropa unida", comentó una fuente del sector de Lacalle Pou a El País.

En tanto, el domingo pasado Larrañaga sorprendió a propios y extraños al publicar en la página web de Alianza Nacional una extensa editorial que parecer marcar un antes y un después para el líder blanco. El lunes publicó un remitido en la prensa, un hecho poco usual para la política nacional.

Larrañaga afirmó que el Frente Amplio "dividió" a la sociedad" y "cambió la historia" en base a una "tríada de mentiras" que calificó como "las mentiras ética, fundacional e histórica". Advirtió que el "postfrentismo va a llegar porque nada es eterno" y es necesario "comenzar a construir un proyecto alternativo".

Fuentes de Alianza Nacional dijeron a El País que se enteraron de la editorial de Larrañaga cuando la leyeron en la prensa. "Es común que Jorge haga estas cosas, que sorprenda y no consulte. Nos pareció bien el tono de la nota. A Larrañaga no le sale el papel de acompañamiento que jugó Alberto Volonté en el gobierno de Sanguinetti. Él es combativo. Es lo que mejor sabe hacer y el Partido Nacional debe volver a los orígenes y hacer una oposición sólida", indicó la fuente de Alianza Nacional. Y recordó que en el sector está cada vez más presente la frase de Wilson Ferreira Aldunate: "Al país todo, al gobierno lo que se merezca".

En Alianza Nacional se interpretó que el editorial y remitido en prensa constituye "la vuelta al ruedo" del líder blanco, que desde el comienzo del gobierno había asumido un bajo perfil.

No hay roces.

Desde Todos, que responde a Lacalle Pou se dijo a El País que entre los sectores "hay muy buen clima de trabajo, muy unitario. Lo que pasa es que somos todos de edades muy parecidas, somos la misma generación, nos formamos en la lucha contra la dictadura y compartimos un buen relacionamiento personal desde hace años", explicó la fuente.

En el sector de Lacalle Pou no hay reparos hacia el pronunciamiento de Larrañaga. "Es absolutamente legítimo y muy válido, quiso marcar su punto de vista. La riqueza del Partido Nacional está en usar instrumentos diferentes", señaló la fuente.

El grupo que responde a Lacalle Pou está dando prioridad a las giras por el interior para explicar "mano a mano" temas como la discusión presupuestal hoy en curso. El sector tiene intención de enfatizar en el debate sobre temas como la defensa del ambiente y las nuevas tecnologías.

Los dirigentes consultados coinciden en que esa velada competencia entre los líderes por prevalecer en la interna no afecta el funcionamiento político del Partido en su conjunto, una rara avis teniendo en cuenta la larga tradición de enfrentamientos internos. Destacaron además que no hay una competencia para marcar perfil, como ocurre en otros partidos.

Por estos días, los dos grandes sectores blancos parecen estar funcionando en armonía, coordinando a nivel parlamentario y sin mayores enfrentamientos.

La bancada de diputados nacionalista se reúne los primeros lunes de cada mes, recibe a directores de las empresas públicas y realizó encuentros especiales cuando comenzó el debate presupuestal. En esa oportunidad se recibió a los técnicos Azucena Arbeleche y Pablo da Silveira. El legislador mencionó que el único tema en el que hubo una discrepancia entre los grandes sectores blancos fue la eliminación de la rebaja de la contribución rural, que fue apoyada por algunos diputados del sector de Larrañaga y rechazada por quienes responden a Lacalle Pou.

"Estamos acostumbrados a dar margen de acción. Desde que volvió la democracia hay casi un único antecedente de declaratoria de asunto político (que obliga a que los representantes partidarios voten de acuerdo a las directivas de la colectividad) que ocurrió en San José cuando un grupo de ediles no quería votar el presupuesto del intendente Juan Chiruchi. Los ediles desacataron y fueron sancionados", recordó.

En oportunidad de votarse la ley de Caducidad en 1986 no se aplicó la declaración de asunto político porque finalmente los senadores Carlos Julio Pereyra, Uruguay Tourné y Juan Martín Posadas votaron en contra de la norma y no fueron sancionados.

El legislador señaló que el directorio blanco se reúne cada quince días, se están instalando las convenciones departamentales y se está planificando la nacional que se realizará el 5 o el 12 de diciembre. Y se están instalando comisiones como la de Cultura que entregará en noviembre los premios Manuel Oribe.

La fuente comentó que el directorio analiza grandes temas como la crisis en la educación o la situación en Venezuela y que no tiene entre sus funciones entrar en el detalle del debate de los temas presupuestales.

Las fuentes prevén que el buen relacionamiento interno se mantenga. "Hemos aprendido a cuidarnos", dijo.

SABER MÁS

El factor Alonso


Entre los legisladores nacionalistas existe algo de resquemor con actitudes de la senadora Verónica Alonso porque se considera que tiene mucho interés en marcar una agenda y un perfil propio, no siempre en coordinación con el partido, como cuando decidió integrarse a la comisión que estudia medidas para abatir el consumo problemático de alcohol.

Su relación con sus correligionarios de Alianza Nacional es relativamente distante y fría. Hubo cuestionamientos a algunas alianzas pre-electorales que tejió. Meses atrás la agrupación parlamentaria le llamó la atención por la forma en que se conducía con relación al gobierno. Alonso ha dicho a su entorno que no dejará de hacer lo que políticamente entienda que es “lo correcto” y ello incluye participar de ámbitos de concertación “con quien sea”. Alonso aspira a asumir un papel protagónico en la interna del Partido Nacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados