CANELONES

Liberan a sospechosos de secuestro, robo y copamiento en Las Piedras

La decisión judicial fue tomada por no existir pruebas contra los sujetos detenidos como presuntos autores del delito.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ayer declararon varias personas en Las Piedras. Foto: A.Colmegna.

La Justicia Penal de Las Piedras liberó a los dos sospechosos de secuestrar a un Sebastián Méndez en la noche del lunes 30 en esa ciudad de Canelones por falta de pruebas, informaron a El País fuentes del caso. Hay un tercer involucrado en el caso que no fue detenido hasta el momento.

Los individuos, que también coparon la casa de Méndez mientras lo dejaron esposado en una cuneta de un descampado, huyeron en un auto Volkswagen Gol. Testigos del hecho declararon que este vehículo había participado en el secuestro y posterior copamiento.

La víctima del secuestro habló con El País y contó los detalles de los momentos de terror vivido. "Tuve miedo todo el tiempo. Eran tres y me apuntaban a la cabeza. Luego me tiraron en una cuneta en un descampado conocido como La Calera. Pensé que me iban a liquidar", dijo Méndez a El País.

"Me tiraron en una cuneta. Uno de ellos dijo: Vamos a pegarle un tiro y lo llevamos amorracado (esposado) en el baúl del auto. Otro señaló que me quedara tranquilo, que no me iban a hacer nada", contó la víctima del secuestro.

"Estás detenido. Subite tranquilo al auto".

Flaco y desgarbado, Sebastián salió de su casa a buscar un litro de vino en un club de bochas ubicado a pocas cuadras. Después de comprar el vino, caminó por la calle Garibaldi. Al llegar a la esquina con Aparicio Saravia observó un Volkswagen Gol, de color blanco, estacionado en la oscuridad. Tres individuos salieron con las armas desenfundadas del auto.

"Somos de Investigaciones, somos de Investigaciones", dijo uno de ellos.

Dos individuos lo agarraron por los costados. Sebastián comenzó a luchar. Se afirmó en una puerta entreabierta mientras recibía golpes en el cuerpo. 

Finalmente, los tres individuos lograron tirarlo en el piso del vehículo. Uno de ellos conducía mientras que los otros dos le apuntaron a la cabeza. Con precintos de plástico, esposaron sus manos.

Los secuestradores lo dejaron tirado y se subieron al auto. El Volkswagen blanco y se dirigió hacia la casa de Méndez ubicada en el Centro de Las Piedras, donde también sometieron a la familia de Méndez a momentos de pánico e incertidumbre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º