tango

Una leyenda centenaria del tango

Falleció el pianista y director de orquesta Horacio Salgán, a los 100 años de edad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: La Nación

Había vivido tanto que a veces uno se olvidaba que seguía ahí. Pero como en el caso de Mariano Mores, también fallecido este año, el nombre de Salgán era parte de un paisaje que uno pensaba eterno. 

En cierta medida, lo es. Como una de las figuras de la época dorada del tango —la primera mitad del siglo pasado, básicamente— Salgán le puso su sello a la más rioplatense de las músicas urbanas. 

No fue un compositor prolífico. Ahora que todos lo recuerdan, aparece básicamente A fuego lento como aporte de relevancia al repertorio canónico del género. 

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Pero sí fue un músico de esos que consiguen llevar a todo un género (o una buena parte de él) hacia otro lado. Además de una rica relación musical con el guitarrista Ubaldo de Lío, de la cual dejamos este ejemplo, el legado más importante de Salgán está en el Quinteto Real (luego, Nuevo Quinteto Real), una agrupación que él formó para darle al tango un aire instrumental y reflexivo, más apto para la atenta escucha que para sacarle brillo a los pisos de las milongas donde se bailaba. 

Eso no quiere decir que no se haya vinculado, de manera orgánica y natural, con las otras facetas del tango, como la que le daba preponderancia a la figura del cantor. Grabó y se presentó en vivo con los más relevantes intérpretes como, en este caso, Edmundo Rivero.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)