AFIRMAN QUE RESPONDE A "DETERIORO DE ANCAP"

Legisladores blancos rechazaron aumento de 6% en combustibles

El diputado Pablo Abdala dijo que el aumento "no obedece a un incremento de los costos vinculados a la importación de petróleo, sino a la grave situación de deterioro que presenta Ancap, como consecuencia del fracaso de la gestión de los últimos gobiernos".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Estación de combustible en Montevideo. Foto: Archivo El País

Legisladores de Alianza Nacional expresaron hoy su rechazo al aumento de 6% en promedio para los combustibles decretado ayer de noche por Ancap. 

En conferencia de prensa, el legislador Pablo Abdala dijo que la decisión del incremento "contrariamente a la versión oficial, no obedece a un incremento de los costos vinculados a la importación de petróleo, sino a la grave situación de deterioro que presenta Ancap, como consecuencia del fracaso de la gestión de los últimos gobiernos".

Abdala dijo que "el déficit acumulado de casi US$ 500 millones en los ejercicios 2013 y 2014, la pérdida patrimonial progresiva (más de US$ 400 millones de dólares según el último balance) y el endeudamiento descontrolado, entre otros aspectos, llevan a la empresa a subir las tarifas para intentar poner un parche a la situación".

Para los integrantes del sector que lidera el senador Jorge Larrañaga, el nuevo incremento impactará de forma muy negativa en el sector productivo y en la vida cotidiana de la sociedad, "que verá encarecidos muchos productos, y especialmente lo que refiere a la calefacción en pleno invierno".

Declaración de Alianza Nacional

El sector Alianza Nacional del Partido Nacional, liderado por el senador Jorge Larrañaga, declara su rechazo al aumento de los combustibles decretado, a propuesta de Ancap, por parte del Poder Ejecutivo.

Dicha decisión, contrariamente a la versión oficial, no obedece a un incremento de los costos vinculados a la importación de petróleo, sino a la grave situación de deterioro que presenta Ancap, como consecuencia del fracaso de la gestión de los últimos gobiernos.

Es de toda evidencia que el déficit acumulado de casi 500 millones de dólares en los ejercicios 2013 y 2014, la pérdida patrimonial progresiva (más de 400 millones de dólares según el último balance) y el endeudamiento descontrolado, entre otros aspectos, llevan a la empresa a subir las tarifas para intentar poner un parche a la situación.

El aumento de los combustibles impactará negativamente en la competitividad del país y de sus sectores productivos, que enfrentan precios de ese insumo, por encima de los valores internacionales, como nunca antes. Asimismo, afectará el bienestar de la población en un doble sentido: por el encarecimiento de productos básicos para el consumo como la gasolina, el gasoil y el supergás, y por el inevitable traslado a los demás precios de la economía, presionando al alza la inflación.

El aumento del combustible "no tiene sentido".

Humberto Perrone, gerente de la Intergremial de Transporte de Carga, sostuvo hoy que el aumento de los combustibles es “otro golpe para el sector” del transporte, que “en este momento está bastante complejo”.

El secretario de la Intendencia de Montevideo Fernando Nopitsch descartó por su parte que se vaya a ajustar al alza el precio del boleto a raíz de la modificación de los precios de los combustibles.

“En principio no, porque tenemos un combustible subsidiado; los cambios se darán cuando haya ajustes de salarios porque esos sí pesan en la paramétrica”, dijo Nopistch a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados