EL AMBIENTE POLÍTICO AL ROJO VIVO

Lavalleja echa atrás aumentos de más de 100% al personal de Peña

La intendenta dispuso incremento de 57% para director que es su pareja.

Ediles rechazaron la medida de Adriana Peña. Foto: Junta de Lavalleja
Ediles rechazaron la medida de Adriana Peña. Foto: Junta de Lavalleja

La Junta Departamental de Lavalleja decidió con los votos de 17 ediles aprobar un decreto interpretativo que obliga a la Intendencia a revertir aumentos de hasta 107,8% que iban a tener a partir del 1° de enero cargos de particular confianza de la intendenta, la nacionalista Adriana Peña.

La jefa comunal había enviado en noviembre un mensaje complementario a la junta en el que proponía incrementos de 107,8% para un ingeniero asesor, de 57% para el director de Obras, Gastón Elola (que es su pareja), del 43,7% para el director de Higiene, Pablo Maceira y de 37,2% para otros cargos como los directores de la Dirección General Jurídica y Notarial, de Cultura, Tránsito y Turismo. La junta había establecido un aumento general para todos los funcionarios municipales de 6,7% pero la Intendencia argumentó que consideraba ese porcentaje un mínimo.

Por ese motivo, en una sesión extraordinaria realizada el jueves a pedido de ediles de distintos partidos, se aprobó el decreto interpretativo que determina que todos los incrementos deben ajustarse a ese porcentaje, explicó a El País, Mauro Álvarez, edil frenteamplista. De acuerdo con sus cálculos, de aplicarse los incrementos que pretendía la Intendencia el incremento del gasto iba a llegar en los próximos dos años a $5,9 millones.

La decisión fue votada por diez ediles frenteamplistas, 2 colorados y cinco nacionalistas. Hubo ediles blancos que se retiraron de sala porque la decisión involucraba a parientes lo que los inhibía de participar.

Otros ediles alineados con la lista 51 de Peña y con la agrupación que responde a la senadora Carlos Aviaga (del sector Todos del senador Luis Lacalle Pou) no fueron a la junta ese día (los deliberativos departamentales tienen 31 integrantes).

"En la sesión de la junta no se oyó ni una voz, de ningún partido, en defensa de los aumentos", sostuvo Álvarez. Apuntó que los incrementos hubiesen sido injustos porque los trabajadores zafrales de la Intendencia, por ejemplo, ganan solamente $12.000 nominales. La lectura de las decisiones de la junta que hizo la intendente era, dijo Álvarez, "maquiavélica".

Camino.

Si bien ella aún nunca lo ha manifestado públicamente, ganas no le faltan. En la interna del Partido Nacional su nombre no se descarta para una eventual integración de la fórmula presidencial de cara a las elecciones nacionales.

En una entrevista con El País, Peña admitió que "si no tuviera el desafío de Lavalleja iba a ser una de esas", al ser consultada por la viabilidad de integrar la fórmula presidencial. Es que Peña es una de las dos mujeres -la otra es la senadora Verónica Alonso- más visibles para ocupar ese rol dentro del Partido Nacional. "Verónica está definida ya. La admiro por la oportunidad y la decisión. Si no tuviera el desafío de Lavalleja iba a ser una de esas. Pero tengo un desafío para cumplir de aquí a unos meses", dijo a mediados de 2017. Peña reconoció que la presencia de una mujer en la fórmula es necesario: "Sí, me parece bien porque le da un matiz distinto a la política actual. Más allá de que la mentalidad de apertura la puede tener un hombre también", consideró la intendenta.

La jefa comunal indicó que para las mujeres "hay cosas que se nos hacen fáciles y cosas que no -en la política. A veces se nos hace difícil por el idioma que tienen los hombres para relacionarse entre ellos. Hay códigos entre hombres que las mujeres no tenemos. Eso lo viví en la política en general. He tenido un enfrentamiento porque declaré que yo o cualquiera podía ser candidato presidencial y me han tirado con todo".

Agregó que "entre hombres si pasa eso lo lógico es que se llamen y se hablen. Si una mujer los enfrenta es una loca. Si una es dura, es una loca. Y si es un hombre se dice qué bien parado está. La diferencia está en cómo nos tratan".

Decisión.

Peña decidió no cobrar su sueldo como intendenta durante los primeros meses de su administración para afrontar el déficit económico que tenía la comuna. La Junta había aprobado que su sueldo fuera de $ 186 mil por mes.

El diario La Unión de Minas había publicado que esa fue la primera medida de la intendenta: "Hasta que no empecemos a pagar a los acreedores es una medida imperiosa", dijo Peña a El Observador.

"Todos los años en enero quedaban en caja unos $70 millones. Este año dejé $131 millones, casi el doble de lo que hay naturalmente, pero en los cinco meses (que renunció para la campaña) se gastó absolutamente todo", señaló.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)