El líder blanco acusa al FA de “mentir” y convoca “alternativa postfrentista”

Larrañaga pone la mira en 2019

Para Jorge Larrañaga “el Frente Amplio ha fogoneado y exacerbado” un proceso de “división cultural basado en “mentiras”. Así lo hizo saber a través de una editorial que fue subida ayer a la web de Alianza Nacional. El escrito lleva por título “El Uruguay dividido”, e invita a empezar a trabajar “ya” de cara a las presidenciales de 2019.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Para Larrañaga la oposición debe empezar a trabajar "ya" de cara a las próximas elecciones.

El extenso texto suena a un relanzamiento de la candidatura del senador, que además parece decidido a tomar el liderazgo de la oposición más dura al gobierno. Advierte que “el pos-frentismo va a llegar porque nada es eterno” y que “hay que comenzar ya” a construir “un proyecto alternativo”.

Larrañaga se lanza a retomar el liderazgo del Partido Nacional con un discurso que va al choque y pretende polarizar con el oficialismo, al que acusa de “mentir” y de cambiar la historia, generando un relato para su conveniencia política.

Larrañaga advierte que el Frente Amplio creó un discurso político con el fin de generar una división cultural en la sociedad. “En 2004 ganó las elecciones bajo la consigna de proclamarse como el único y verdadero cambio, bajo la panfletaria retórica de que eran lo bueno que se llevaba lo malo, que desplazaban a los insensibles que tenían niños comiendo pasto, que eran vendepatrias y todo lo malo que se pudiera pintar en los muros. Había que ‘tirar la cadena’ como dijo en una oportunidad Tabaré Vázquez en la campaña de 2004. Se instaló una brecha entre los orientales y se alentó una división hasta enquistarla en la cultura social nacional”, acusó el senador blanco.

Para Larrañaga, el “relato” que a su entender creó el Frente Amplio, está “basado en una tríada de mentiras”.

La “primera y fundamental”, es lo que él define como una “Mentira ética” -así, con mayúscula-, y tiene que ver con “decir que hay buenos y malos, que todos los de un lado son los buenos y, por supuesto, que todos los adversarios somos malos”. La segunda es una “Mentira fundacional”, advierte Larrañaga, y especifica que “en el relato frentista se plantea poco menos que Uruguay nació el 1° de marzo de 2005. Antes parece que no hubo nada bueno, los avances serían propiedad exclusiva del Frente Amplio”.

La tercera es “la Mentira histórica”. Y señala que en el “relato” del Frente Amplio “la historia es recontada -ni revisada ni corregida- sustituida por una nueva que se acomoda a los intereses de la mayoría que gobierna. Ciudadanos blancos o colorados son presentados como frentistas adelantados o el Frente como heredero del legado de aquellos. Hasta la figura de Artigas ha sido utilizada en esa construcción retórica”.

Agrega que “la visión ideológica (del Frente Amplio) estaba orientada a desplazar, dividir y, finalmente, a excluir. ¿Alguien ganó con esta división? Sí, el Frente Amplio. Ganó 3 elecciones, ganó poder, ganó posiciones, ganó un brazo político-sindical cada vez más radicalizado como lo es hoy el Pit Cnt. La que perdió fue la sociedad. Los uruguayos estamos divididos por una brecha. Se nos dice desde la cúspide del poder que hay uruguayos que no queremos a la patria, que no tenemos derecho a aportar a la construcció nacional”.

“El Frente Amplio primero creó los 2 lados y después derribó los puentes para unirlos (…) Se ha erosionado incluso la línea de respeto que era tradicional entre los uruguayos. ¡Cuántos temas se han vedado en muchos círculos sociales para evitar cruces no queridos! Se nos ha quitado la tolerancia y el respeto. Todo en el mismo camino de derrumbe educativo y relativismo moral”, concluye el senador de Alianza Nacional, que llama a crear “un proyecto alternativo”. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)