MIRADA AL FUTURO

Lacalle y Martínez confrontaron visiones de desarrollo del país

Dos posibles aspirantes a candidatearse para 2019 esbozaron un debate.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Martínez y Lacalle Pou desgranaron sus visiones de país hacia el futuro. Foto: M. Bonjour

Un jazmín, un contenedor desbordado y estrategias para que Uruguay avance en su desarrollo. Las tres imágenes pintaron ayer lo que podría llamarse el primer esbozo de debate entre dos de las principales candidaturas que se insinúan hacia las elecciones de 2019.

El senador nacionalista Luis Lacalle Pou y el intendente Daniel Martínez concurrieron ayer al auditorio del World Trade Center para escuchar la presentación del informe World Economic Forum 2016 en su capítulo para Uruguay en un evento organizado por la Konrad-Adenauer-Stiftung y el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) con la consigna de desgranar qué se puede aprender de los indicadores de desarrollo.

El director del CED Hernán Bonilla y el socio de CPA/Ferrere Bruno Gili presentaron los datos. Como en la mayoría de los rankings, Uruguay está a mitad de tabla con carencias en educación, infraestructura e innovación. (Ver aparte).

Los indicadores fueron escuchados desde un living por Lacalle, que tomó un jazmín del centro de mesa decorativo y lo movió entre sus dedos, cada tanto apreciando su aroma. "Me crié a cinco cuadras entre jazmines y guayabos", dijo al comenzar a comentar los resultados en un discurso muy político y crítico en el que planteó que ante los desafíos sugeriría "un plan y metas (...) el gran ausente en estos tiempos".

Lacalle advirtió que hoy hay "vulnerabilidades a la fortaleza institucional" y planteó que eso se refleja en el "ninguneo" que se hace del Poder Judicial al "retacearle recursos", y en la omisión a las decisiones del Tribunal de Cuentas, "que hoy tiene una necesidad imperiosa de que se le de bolilla".

El senador nacionalista dijo que el factor más problemático que enfrenta el país a su juicio es el educativo. "Hoy tenemos un país que festejó no haber empeorado en las pruebas PISA cuando podemos decir tristemente que los resultados no son nada que tengamos que festejar".

También se refirió a la infraestructura y dijo que le cuesta ser "optimista porque el rezago es grande (...) No pudimos concesionar US$ 640 millones en proyectos público privados y ahora tenemos que sumar US$ 1.000 millones", afirmó en referencia a la planta de UPM que también comentó "no va a estar en el lugar que debería" que es el centro este, afirmó.

"Estoy ansioso porque vuelva el presidente y nos explique esta gira artística, qué ha conseguido puntualmente", sostuvo Lacalle sobre la visita del presidente a Europa tras inversiones para infraestructura.

En otros temas el senador dijo que las relaciones exteriores "están a los bandazos", que hay que modificar los consejos de salarios e incorporar como "variables el territorio, el tamaño y el momento que atraviesa la empresa". Lacalle Pou dijo que "se viene otro tarifazo para financiar el agujero de los gobiernos de estos tiempos" y planteó que por todos estos aspectos "queda claro que ha fracasado un modelo, un modelo de Estado empresario, un modelo de Estado eficiente que puede disminuir las brechas".

Acuerdo.

Las palabras de Lacalle Pou fueron escuchadas atentamente por Martínez. A su turno, el intendente tomó el micrófono y lejos de un discurso basado en la perspectiva municipal apuntó a los problemas del país. En primera instancia volvió al tema de la institucionalidad y el Tribunal de Cuentas y comenzó marcando puntos de acuerdo. Dijo que si bien "es cierto que hoy tiene una relación media maquiavélica con el país" por otra parte "te dicen que tenés razón y que no hay más remedio que reiterar el gasto (...) Para fortalecer instituciones hay que revisar esto, cosas que he hablado con tu padre en el Senado y estábamos de acuerdo", lanzó Martínez a Lacalle.

En cuanto a los índices, el intendente dijo que en la comuna puso un cartel que dice "tomar decisiones en base a información medida". En este sentido Martínez coincidió con Lacalle en que existe un problema en la educación y planteó que la solución es "llevar una revolución de la educación para que el 95% de los uruguayos termine los seis años de liceo que les permitan dar un salto".

"Uruguay no entendió que el mundo iba al conocimiento", dijo. Y agregó: "Yo no festejo los datos (de las pruebas PISA), pero sí que detuvieron" la baja; "es positivo haber subido un 10% de gente que estudia Secundaria".

Como segunda inquietud Martínez dijo que tiene la apertura de mercados. "Creo en la ideología, pero soy pragmático" y se deben "diversificar los mercados" y lograr acuerdos "que den mejoras competitivas, potencien y permitan dar un salto para ir a otros nichos".

El tercer punto de inquietud nunca fue esbozado. "Se me cruzó un contenedor desbordado en la cabeza y me bloqueó", lanzó el intendente para explicar que se había olvidado de lo que iba a decir provocando la carcajada del público. "Se los mando por whatsapp después", acotó el intendente.

Martínez culminó su discurso planteando que se debe ser "más tolerante" y "unirse" todos los partidos políticos para trabajar en los puntos claves. "Trabajar en cambiar la mentalidad es lo más desafiante", concluyó.

En la ronda de preguntas, Lacalle se mostró nuevamente confrontativo. ¿Los indicadores son un obstáculo? Martínez contestó: "Me niego a decir que sí, los indicadores hay que mirarlos con inteligencia y transformarlos". Lacalle en tanto opinó: "Son un obstáculo, se alinearon todos los factores (...) A pesar de diez años de bonanza participamos del mismo porcentaje de PIB del mundo".

Luego se le consultó sobre cómo ser más sofisticado. Lacalle planteó que en Uruguay se están haciendo robots y propuso redefinir el financiamiento que da la ANII a emprendedores. Martínez le respondió que "hace 20 años también se hacían robots" y que el camino no es solo la tecnología dura sino "cambiar la forma en que se administran los recursos de forma inteligente". Y en medio de su explicación dejó la duda de su futuro político: "A veces me da ganas de largar la política al diablo y volver a los sensores".

Carencias en infraestructura, educación y en innovación.

Uruguay tiene una "posición privilegiada en cuanto a democracia y libertades personales" aunque es "menos abierto de lo que debería, con mercados "poco competitivos", un mercado laboral "excesivamente rígido" y "muy malos indicadores de educación", dijo el director del CED, Hernán Bonilla, al resumir los datos del World Economic Forum. En base a eso, dijo que una agenda para el Uruguay del Desarrollo debe abarcar una reforma educativa para mejorar el capital humano, tener una mayor apertura, especialmente a mercados preferenciales, y una agenda pro competitividad que abarque mejoras en la infraestructura, cambios en el funcionamiento de consejo de salarios". El socio de CPA/Ferrere, Bruno Gili sumó a estos puntos la necesidad de "profundizar las herramientas para el desarrollo de la innovación y sofisticación pública y privada" porque sostuvo que "es muy difícil invertir en sofisticación a nivel empresarial si no tenemos, por ejemplo, a quién venderle".

Uruguay se ubicó en el puesto 74 detrás de Chile, Costa Rica y Perú. "Estamos parados", graficó Gili sobre la estabilidad que han tenido los indicadores en Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados