adn: Examen de “Huguito” dio negativo; ESPERAN resultado de otro sospechoso

La Justicia tarda para Lola

El último sospechoso de una larga lista de indagados por el crimen de Lola Chomnalez, un joven de 29 años conocido como "Huguito", ha quedado descartado en principio: el resultado del examen de ADN —cotejado con la sangre hallada en una prenda de la víctima— dio negativo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"El Huguito" es el nuevo sospechoso en el caso de Lola. Foto: R. Figueredo

Sin embargo, las indagatorias en el juzgado de Rocha continuaban anoche, y nuevas muestras de ADN eran analizadas.

Sin otras pistas adicionales sobre el crimen, que desde el 28 de diciembre de 2014 continúa como un enigma irresoluble, la jueza Silvia Urioste espera contar hoy con el resultado de otro análisis genético practicado a un amigo de "Huguito", capturado ayer en Montevideo, y apuesta a los careos entre las personas que vieron por última vez a la joven argentina.

Cada nueva detención que se produce en el marco de la investigación del crimen, genera esperanzas que rápidamente terminan defraudadas.

Ayer, las caras largas de los policías hacían suponer que las líneas de investigación estaban en un punto muerto. A primera hora de la tarde, ya se sabía que las muestras de ADN de "Huguito" habían dado negativo.

Este individuo, que posee seis antecedentes penales, pudo haber sido indagado en enero, pero hasta ahora no había estado en el juzgado. A fines de diciembre del año pasado fue detenido por la Policía en el balneario La Paloma, cuando vagaba con varios amigos. Entonces fue liberado y su paradero se conoció mucho después por desinteligencias y errores de registro en el sistema de gestión policial.

La Policía de Montevideo suponía que podía estar involucrado o tener información sobre un caso de agresión sexual en La Paloma. Sin embargo, su nombre no quedó registrado en regla y ello dificultó su ubicación en una chacra de Toledo, Canelones, hasta la semana pasada. La Unidad de Análisis de Hechos Complejos de la Policía de Montevideo solo contaba con su apodo y una foto en Valizas donde "Huguito" aparecía con la cara pintada, actuando en una murga.

Mientras lo buscaban, los investigadores policiales se entrevistaron con sus familiares y estos señalaron que el "Huguito" se encontraba en Montevideo, y no en Rocha, a fines del año pasado. Sin embargo, la foto del con la murga probaba lo contrario.

Confesiones.

En los interrogatorios judiciales de la víspera, el indagado negó toda vinculación con la muerte de la joven argentina acaecida a fines de diciembre del año pasado.

La jueza Urioste solicitó a efectivos de la Unidad de Análisis de Hechos Complejos de la Jefatura de Montevideo que trajeran a declarar a un residente de Castillos, de iniciales A.Z., quien señaló que "el Huguito" le había trasmitido en un bar del Chuy que, junto con otro amigo, "se les había ido la mano con Lola".

A las 16.20 horas, A.Z., quien es poseedor de varios antecedentes penales, ingresó a la sede penal de Rocha.

"Estoy haciendo lo que me pidió la prensa: declarando en la Justicia lo que sé. Lo que pasa es que en este país, no existís si tenés antecedentes penales. Por eso nadie me escuchó", dijo a El País antes de ingresar a la sede judicial.

Ante la jueza Urioste y el fiscal Rodolfo Morosoli, el individuo reiteró sus dichos y señaló que "Huguito" habría tenido alguna participación en la muerte de Lola.

Posteriormente, la magistrada ordenó un careo entre ambos. "Se contradijeron", según afirmaron a El País fuentes del caso.

Sin embargo, los dos permanecieron en el Juzgado en carácter de detenidos. A.Z. se encuentra requerido por un caso ocurrido en Canelones, señalaron fuentes policiales a El País.

En varias tandas, unos 10 reclusos llegaron al Juzgado a participar en reconocimientos o a testificar sobre el caso. Poco después, se retiraron de la sede.

Las actuaciones en la sede penal de Rocha generaron durante todo el día expectativas en los medios de comunicación argentinos, que permanecieron al pie del cañón frente a la sede judicial.

A la salida del juzgado, el abogado de la familia, Jorge Barrera, sostuvo que la línea de investigación sobre "el Huguito" se trabajó durante ocho meses; "pero hay otras líneas que se deberán seguir".

"Para la Fiscalía no hubo elementos de convicción suficientes para pedir procesamientos. Hay que seguir trabajando hasta alcanzar la verdad de lo que pasó", dijo.

Mas testigos.

Al caer la noche, la jueza Urioste ordenó a la Policía que trajera en calidad de testigos a otras dos personas de Valizas. Uno de ellos es el hombre que encontró el cuerpo de la joven argentina semienterrado en una duna; el otro es una persona que dijo que vio a alguien caminar detrás de Lola por la playa.

El hombre que halló el cuerpo de Lola ha sido citado en varias oportunidades ante la sede penal.

El objetivo de la magistrada es determinar si alguno de ellos reconocía al "Huguito" o a su amigo en la playa de Valizas el día que desapareció Lola.

Uno de los hijos del pescador era amigo del hijastro de la madrina de Lola. Junto con su padre encontró el cuerpo de la joven. Con la autorización de su padre, la Justicia ordenó que se le hiciera exámenes de ADN. Estos dieron negativos en la comparación con la muestra que posee Policía Científica.

Ahora los investigadores policiales pretenden ubicar a otro de los hijos del pescador. Según sus familiares, esta persona no se encontraba en Valizas en el momento de la desaparición y muerte de Lola.

Las distintas hipótesis manejadas en el Juzgado señalan que Lola salió a caminar por la playa y que en el camino fue interceptada por dos sujetos.

Los investigadores suponen que la intención de esos individuos era robar a Lola. El médico forense determinó que la joven no había sufrido un ataque sexual. También concluyó que era posible que los matadores de la joven argentina fueran dos personas de peso medio.

Hasta ahora, sin embargo, ninguno de los perfiles ha coincidido con el autor del crimen.

Una larga lista de sospechosos; todos libres.


"El Huguito", detenido el jueves por su posible vinculación con el asesinato de la joven argentina Lola Chomnalez, es el último de una larga lista de sospechosos que desfilaron por el juzgado de Rocha, entre más de medio centenar de detenidos. Desde la búsqueda inicial de un "hombre canoso, de unos 40 años"; luego, el pescador que encontró el cuerpo, y después, un albañil de Montevideo, y más tarde un cuidacoches de Rivera, y hasta alguien "del núcleo familiar de la víctima", uno tras otro los sospechosos fueron liberados por falta de pruebas.

SABER MÁS

Un complejo caso que ha pasado por varias manos.


La jueza Silvia Urioste (izquierda) asumió la investigación de la muerte de Lola Chomnalez el 13 de enero, suplantando a la magistrada Marcela López Moroy que originalmente se había ocupado de las primera actuaciones. Al mismo tiempo, la fiscal Soledad Barriola, que se encontraba de turno en los primeros días de enero en el marco de la feria judicial, dejó su puesto a Gabriela Sierra. El 10 de marzo, el fiscal de Corte Jorge Díaz decidió trasladar a Minas a Gabriela Sierra, y desde entonces el fiscal Rodrigo Morosoli acompaña a la jueza Urioste en la instrucción del caso, que lleva más de 8 meses.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)