La Real Academia cuestiona palabras de lenguaje inclusivo

"Juezas", "diputadas" y "edilas" no existen

No existen las "juezas", tampoco las "diputadas" y menos las "edilas", por lo menos para el idioma español. El llamado lenguaje inclusivo, muy pregonado por la administración pública uruguaya en los últimos años, sigue siendo cuestionado por la Real Academia Española de Letras (RAE), según sostuvo el filólogo Darío Villanueva, director del organismo, quien aseguró que "se le atribuye al lenguaje la condición machista que no está en él" sino que "está en la sociedad".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Director de la RAE advierte por los cambios que se hacen en el idioma.

No obstante, Villanueva reconoció que la organización que lidera está dispuesta a mantener la depuración de los "residuos machistas" que quedan en el idioma.

"La lengua es el resultado de un pacto; somos sus dueños y podemos cambiarla pero no por decreto o ideología. El cambio es más lento y viene por un consenso generalizado que se produce en una comunidad", dijo.

Villanueva, que fue elegido director de la organización en enero pasado, participó como invitado especial en un curso para periodistas desarrollado por la Universidad Autónoma de Madrid y el diario El País de España. En la ocasión anunció que se encuentra preparando una gira latinoamericano que lo llevará de visita a Chile y Uruguay.

Con respecto a los aspectos técnicos, Villanueva explicó que en español el morfema "o" es el del género masculino y "a" del femenino, pero "hay muchas palabras que el género no lo manifiesta a través de ese morfema ya que son ambiguas".

En ese caso que el género lo manifiesta el artículo que se pone delante, explicó Villanueva. "Decimos juez y jueza o edil y edila, pero en buena ley no sería necesario porque juez no lleva morfema de masculino, por eso es la juez o la edil", ejemplificó.

El experto aseguró que el lenguaje inclusivo pretende "violentar la estructura básica gramatical del idioma" con giros donde el masculino es género inclusivo al referirse a una comunidad donde están presentes los dos sexos.

Esa práctica "lleva a dobletes insostenibles" provocando frases tales como "los jueces y las juezas cuando juzgan a los delincuentes llaman a ellas y a ellos". "Eso es imposible, las lenguas tienen un principio básico de economía", sentenció el experto.

Stalin

La batalla por la imposición de usos idiomáticos es muy antigua y la polémica entre sus detractores también. El mismísimo premier soviético Joseph Stalin (1879-1953) tiene un capítulo especial en esa lucha, según recordó el director de la RAE.

El líder soviético debió publicar en el diario Pravda una serie de artículos para responder a Nicolai Marr, un lingüista que procedía de la burguesía, que tras la revolución se convenció tanto que comenzó a promover una refundación del idioma porque sostenía que el ruso que se hablaba provenía de las clases opresoras y que había que inventar el ruso del proletariado.

"Todo eso lo cortó Stalin de manera tajante con sus artículos, dijo que la lengua no es ni superestructura ni infraestructura, es una cosa distinta. Nosotros hemos combatido a la burguesía con la lengua rusa que no vamos a tocar por razones ideológicas. Separó las cosas", mencionó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)