VIOLENCIA SIN LÍMITES

Juez indaga vínculos carcelarios con la barrabrava de Peñarol

De los nueve indagados, tres eran presos por delitos graves y otro salió libre hace un mes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bordaberry insistió en que Bonomi debe renunciar para que mejora la seguridad. Foto: F. Ponzetto

Las vinculaciones entre presos del Comcar y la barrabrava aurinegra eran investigadas anoche por el juez penal Néstor Valetti y el fiscal Gilberto Rodríguez.

Según el Ministerio del Interior, dos presos instigaron desde dentro de la cárcel la realización de los desmanes ocurridos en la Tribuna Ámsterdam que derivaron en la suspensión del partido clásico.

"Hay más de diez narcos, que están en libertad, detrás de la violencia generada por hinchas de Peñarol", dijo un jerarca policial a El País.

De las nueve personas indagadas ayer por la Justicia, tres se encontraban en prisión —el "Negro Paolo", el "Coco" y el "Papo". En tanto, un sujeto conocido como el "Damián" salió en libertad hace un mes y también era indagado. No trascendió el motivo de su reclusión.

Un expediente judicial sobre la muerte del ex preso Richard Luján, ocurrida el 10 de febrero de 2015 en Cerro Norte, señala que el "Negro Paolo" había sido contratado por hinchas aurinegros desde que se encontraba en prisión. "Cuando salió del Comcar fue a trabajar en la barra de Peñarol", dijo uno de los indagados al entonces juez de 19° Turno, Gabriel Ohanián.

Valetti también ordenó las detenciones del exlíder de la barra aurinegra conocido como el "Jorgito", su exlugarteniente denominado el "Henry"; los actuales referentes de la hinchada el "Pistola", el "Nandito" —sufrió una balacera hace poco en Villa Española— y el "Gastón".

También declaró como indagado el "Papo", el hincha que tiró una garrafa de gas encima de los policías el domingo 27 desde el anillo superior de la Tribuna Ámsterdam, y el "Boli", quién fue herido en el entretiempo del partido entre Peñarol y Rampla.

Fuentes del caso indicaron a El País que, además de la eventual conexión carcelaria, el juez y el fiscal del caso indagaron a los detenidos sobre si hubo o no amenazas a dirigentes y futbolistas para que les entregaran entradas gratuitas para los partidos de fútbol y si hay eventuales vínculos entre narcos y barras mirasoles. En tanto, el "Papo" fue llevado a declarar sobre otros hechos delictivos que se habrían cometido en la Tribuna Ámsterdam en los últimos tiempos, señalaron a El País fuentes del caso.

A las 21:00 horas de ayer, quedaron libres el "Jorgito, el "Henry", el "Nandito" y el "Boli".

Medida.

Para investigadores policiales, el 7 de abril de 2013 podría ser el inicio de la espiral de violencia en la interna de la barrabrava aurinegro.

En la madrugada de ese día domingo, un narcotraficante conocido como el "Pitufo", líder de una de las facciones de Peñarol, fue asesinado por cinco encapuchados en su lujosa vivienda ubicada en el balneario Atlántida. El "Pitufo" tenía antecedentes penales por un homicidio y hurtos.

Dos años más tarde, en 2015, la barrabrava aurinegra se llenó de "gurises de los cantes" que reclamaban una parte de lo que consideraban "elevados ingresos", explicó una fuente del caso.

Renney Auditore Ferreira era considerado "un pesado" y estaba vinculado a una facción de la barrabrava mirasol. En 2001 participó del copamiento a la sede de la empresa de transporte EGA, en Río Branco y Colonia. Junto con un cómplice, tomó de rehenes a 11 personas en ese atraco.

Pese a su prontuario, Auditore Ferreira fue ejecutado por dos adolescentes de corta edad, quienes lo ultimaron de varios tiros en la cabeza en la esquina de Capitán Villademoros y Argerich, poco después de que concluyera el partido entre Peñarol y Sud América, el 21 de marzo de 2015.

Un expediente judicial, al que tuvo acceso El País, señala que el autor intelectual de este homicidio es el "Coco". Este individuo, que hoy se encuentra en prisión, declaró ayer ante el juez Valetti y el fiscal Gilberto Rodríguez.

En el expediente sobre la muerte de Auditore, otro de los indagados declaró que había sido el autor de los disparos que hirieron a tres integrantes de una facción rival cuando Peñarol jugó un partido amistoso contra Lanús, el 30 de enero de este año en Colonia.

En otra sede penal, cuyo titular es el juez Roberto Timbal, el "Coco" es investigado por el secuestro de J.C.M., el propietario de una cantina del barrio Marconi, poseedor de antecedentes penales, e hincha de Peñarol.

Hace casi dos años, el "Jorgito" y el "Henry" decidieron alejarse de la barrabrava aurinegra al ver que iba a haber una puja por su liderazgo.

Según investigadores sobre la violencia en el fútbol, individuos jóvenes, sin escrupulos, vinculados al narcotráfico, pretendían ocupar espacios de poder y desplazar a los antiguos referentes.

El 13 de octubre de 2015, ocurrió otra muerte de un referente de la barra aurinegra. Wellington el "Tato" Segade, uno de los principales líderes, fue ultimado de 20 disparos en el barrio 40 Semanas.

Según fuentes policiales, en los últimos tres años, barrabravas aurinegros participaron o fueron acusados por la Justicia de cometer homicidios, secuestros, tráfico de drogas, atentados, desacatos, lesiones graves, extorsiones, amenazas y desmanes.

Interpelación.

El diputado colorado Germán Cardoso (Vamos Uruguay) le comunicó a los partidos de la oposición que interpelará en la Cámara de Representantes al ministro del Interior Eduardo Bonomi por los episodios del domingo pasado.

Si se concreta, para lo cual debían sobrar los votos, será la octava vez en siete años que Bonomi sea interpelado. La más reciente ocurrió el 27 de octubre, cuando fue convocado por el senador Pedro Bordaberry.

Pide renuncia.

El senador colorado Pedro Bordaberry insistió en que el ministro, Eduardo Bonomi, debe renunciar para que mejore la seguridad y solucionar el problema de la violencia en el fútbol. "Los barras pidieron entradas y se las negaron. Después vino el ministerio, le pidió entradas a la AUF y se las dio (a los barrabravas)", señaló Bordaberry.

VUELVEN A INVESTIGAR A BARRABRAVAS VIEJOS CONOCIDOS DE LA JUSTICIA.

"Jorgito".

Hace un año que abandonó la "barra" aurinegra. Dijo que lo hizo cansado de la persecución policial. El "Jorgito" mantenía a toda la hinchada de Peñarol unida, dijeron fuentes del caso. Tiene una estrecha relación con la diputada del MPP y esposa del ministro Eduardo Bonomi, Susana Pereyra.

"El Coco".

Es uno de los presos que declaró ayer en el Juzgado. Fue recluido por la jueza Beatriz Larrieu como coautor de la muerte de Renny Auditore Ferreira, ultimado en 2015. Auditore Ferreira era uno de los referentes de la barrabrava de Peñarol. Dos adolescentes de la barra fueron los autores materiales del crimen.

"El negro Paolo".

Expedientes judiciales señalaron que tiene antecedentes por homicidios, rapiñas, hurtos y tráfico de drogas. Como menor, posee antecedentes por 14 rapiñas. Lo acusaron del crimen en el ómnibus 494. Tiene 27 años. El "Negro Paolo" se encuentra en prisión por un homicidio ocurrido el 10 de febrero de 2015.

"El Nandito".

El 31 de octubre pasado, el "Nandito" —uno de los referentes de la barra aurinegra— fue herido en la cabeza y en una pierna por disparos de tres encapuchados en Villa Española. El auto del "Nandito" recibió 17 disparos de bala, según la Policía. El "Nandito" es considerado jefe de una facción de la barra.

"El Papo".

Es el joven que tiró la garrafa encima de policías de choque desde el anillo superior de la Tribuna Ámsterdam. Carecía de antecedentes penales. Según una fuente de Peñarol, es un joven muy influenciable y, por eso, es utilizado por los referentes de la barra. "Si le dicen rompé la puerta, lo hace", indicó la fuente.

"El Boli".

El 23 de octubre pasado, en el entretiempo de Peñarol-Rampla, el "Boli" recibió dos disparos de un desconocido en el baño de la Tribuna Ámsterdam. Responde al "Nandito", según fuentes del caso. Autoridades ministeriales lo acusaron de vender drogas. El "Boli" rechazó esa versión públicamente.

ERRADICAR LOS VIOLENTOS.

"Se tomarán las medidas que haya que tomar".

El presidente Tabaré Vázquez dijo ayer en Roma que las últimas actuaciones policiales y judiciales a consecuencia de los hechos de violencia en el fútbol uruguayo, dejaron en "evidencia la entrega de entradas y pasajes al exterior" a los barrabravas de algunos clubes de fútbol a los que catalogó de "vándalos" y delincuentes".

El titular del Ejecutivo insistió en que los violentos "deben ser erradicados" del fútbol y aseguró que se "tomarán todas las medidas que haya que tomar" para alcanzar ese objetivo, según declaraciones que reprodujo la web de la Presidencia.

Por ese motivo, el presidente dijo estar dispuesto a apoyar cualquier iniciativa legal de la oposición, si la misma es buena. "Si viene un proyecto de la oposición no vamos a ver de dónde viene. Lo vamos a apoyar venga del partido político que venga", afirmó Vázquez.

En ese sentido, dijo estar a favor de apoyar la iniciativa del senador colorado Pedro Bordaberry para investigar la violencia en el deporte y generar leyes al respecto.

Vázquez dijo que para luchar contra los violentos en el deporte, se debe estar "firmes y unidos, sin confrontación entre los distintos poderes para ver quién tiene razón", en directa relación con la polémica surgida en los últimos días por el procesamiento de ocho hinchas de Peñarol de los más de 200 detenidos por la Policía durante los incidentes en el clásico.

Agregó que para terminar con esta situación "la sociedad en su conjunto debe reaccionar".

"No quiero quitar responsabilidad al gobierno que presido, pero hemos tratado de actuar permanentemente para hacer respetar la ley y la convivencia pacífica", sostuvo Vázquez.

En España, Vázquez había dicho que "acá la responsabilidad es de todos. No hay que echarle la culpa solo al gobierno. Todos tenemos una cuota de responsabilidad", en el fenómeno de la violencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados