INVESTIGADORA

En UTE se espiaba al sindicato en democracia

Una investigación interna lo probó y ya pasó a la Justicia.

AUTE: dirigentes sindicales fueron espiados entre 1987 y 1993, según determinó la empresa estatal. Foto. F. Ponzetto
AUTE: los dirigentes sindicales fueron espiados entre 1987 y 1993, según determinó la empresa estatal. Foto. Fernando Ponzetto

Las autoridades de UTE presentaron ante la justicia penal el resultado de una investigación administrativa que comprobó la existencia de prácticas de espionaje interno a miembros del sindicato de la empresa eléctrica en plena democracia, entre los años 1987 y 1993.

El presidente del ente autónomo, Gonzalo Casaravilla, presentó diversa documentación ante el Parlamento, en la cual quedan probadas las actuaciones ilegales, pero a pesar de ello admitió que no se pudo determinar responsabilidades.

La situación fue expuesta ante el directorio por parte del sindicato AUTE que denunció actuaciones de inteligencia militar sobre dicha agrupación de trabajadores en los años referidos.

Según informó Casaravilla a los miembros de la comisión investigadora de Diputados sobre espionaje en años de democracia, el sindicato del ente energético recibió documentación "de la que surgen elementos" que hacían presumir los actos de espionaje, que luego fueron confirmados por la investigación dispuesta por las autoridades del organismo en agosto de 2017.

Responsabilidad.

Casaravilla adelantó a los legisladores que no hacía responsable de ordenar el espionaje a las autoridades del ente en esos años.

"La investigación demostró que hubo actividad de espionaje en UTE. Se presume que era una actividad rentada a cargo de funcionarios que no pudimos identificar y de otros que sí identificamos pero que no están actualmente en la empresa y por eso no pudimos hacer nada", explicó el jerarca.

La pesquisa arrojó que el espionaje consistía en el relevamiento de información sobre filiación política de los miembros del sindicato y de actividades propias de la agrupación de trabajadores. "Eso está plenamente demostrado", subrayó Casaravilla.

"Había investigaciones sistemáticas. En aquellos años estábamos en democracia con plena vigencia de los derechos de sindicalización", dijo.

La comisión investigadora del Parlamento viene trabajando hace meses en el tema luego del descubrimiento del llamado "archivo Berrutti", que contiene miles de folios sobre investigaciones de inteligencia durante la dictadura y en los años de democracia, y la documentación en poder del coronel retirado del Ejército Elmar Castiglioni.

Concurrieron a la comisión oficiales retirados de las Fuerzas Armadas que fueron consultados sobre si conocían este tipo de actividades en los años posteriores a la dictadura.

"Costumbre" de la dictadura

En setiembre pasado, un militar que integró la inteligencia castrense reconoció el espionaje institucional en democracia. El oficial retirado Óscar Otero admitió en la comisión investigadora que la recopilación de información de partidos políticos y organizaciones sociales era una "costumbre" que venía de la dictadura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)