JUSTICIA

Tribunal de Apelaciones ratificó sentencia de 26 años de prisión al asesino de Amparo Fernández

“Es evidente que el cuerpo no se halló porque el encausado hizo lo necesario para hacerlo desaparecer”, dice la resolución.

Continúa la búsqueda de Amparo Fernández. Foto: Victor Darwin Rodríguez
Búsqueda de Amparo Fernández. Foto: Victor Darwin Rodríguez. Archivo.

Según informa Fiscalía este viernes, el Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 2º Turno ratificó la sentencia de primera instancia que había condenado a un hombre a 26 años de penitenciaría por el homicidio muy especialmente agravado por femicidio de Amparo Fernández, cuyos restos aún no han sido hallados.

El tribunal, integrado por los ministros José Balcaldi, Daniel Tapié y Ricardo Míguez, destaca el valor de los indicios recogidos, que abonan íntegramente la teoría del caso presentada por Fiscalía.

“Entre otros elementos, el equipo fiscal demostró mediante la triangulación de las antenas de celular que el condenado se encontraba junto a la víctima, que éste esparció objetos de la víctima en distintos lugares para dificultar la investigación y que lavó su camioneta luego del homicidio para eliminar pruebas”, dice la resolución.

“El examen detenido y armónico de los elementos probatorios, como ha sostenido reiteradamente la jurisprudencia nacional, llevan a descartar su análisis como piezas desvinculadas o aisladas que podrían hacer pensar en falta de contundencia, o más aún, de poder probatorio pleno”, informó Fiscalía.

“Es evidente que el cuerpo no se halló porque el encausado hizo lo necesario para hacerlo desaparecer, pero los pormenores del recorrido que realizó la pareja se constató con el seguimiento de los teléfonos celulares y la situación de la desaparición de los efectos personales también fue D. quien los recogió de la estancia y los destruyó para dificultar la investigación”, concluye.

El ahora condenado había dicho que Fernández había fallecido por un accidente y que él, asustado, arrojó su cuerpo al río Yi. Sin embargo, Zully Dotti, amiga de Amparo, dijo en setiembre de 2019 que su cambio de versión implicó de que “él la acompañó a la parada, vinieron cuatro matones y se la arrancaron y él tuvo que traerlos a buscar la ropa, y ellos se la llevaron”.

Fernández trabajaba en una policlínica de ASSE en Paysandú, en el mismo barrio donde vivía junto a sus tres hijos.

El hombre vivía en Sarandí Grande y conoció a la víctima en una cabalgata. Posteriormente siguió en contacto y fue ganándose su confianza a través de intercambios en redes sociales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados