DECISIÓN JUDICIAL

Abusó de escolar en el centro educativo, pero no irá a la cárcel por ser "inimputable"

La Fiscalía lo imputó por dos delitos de abuso sexual especialmente agravados. El juez ordenó que esta persona no podrá acercarse a menos de 500 metros de tres escuelas. Además quedó bajo la tutela de dos familiares. El Ceip abrió una investigación administrativa por lo ocurrido.

"Los niños no son como peras que maduran solo al sol". Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

El hombre con problemas psiquiátricos que abusó sexualmente de un niño que concurre a la escuela 196 de Flor de Maroñas (Montevideo) fue imputado por la fiscal Sabrina Flores por “dos delitos de abuso sexual agravado, uno de ellos en grado de tentativa, y los mismos en reiteración real”. Pero el hombre no irá preso ya que el juez Huberto Álvarez lo consideró “inimputable”.

El magistrado confirmó a El País que estableció una orden de restricción para esta persona, por lo que no podrá acercarse a menos de 500 metros de tres centros escolares. Además quedó bajo la tutela de dos familiares. 

Álvarez destacó que en la audiencia participaron todas las partes involucradas, incluida la madre de uno de los menores involucrados junto a su abogado.

Cuando el juez le dio la palabra al abogado —con la madre al lado— éste no realizó ningún petitorio, por lo que el magistrado tuvo que fallar por una de las partes y tomó en consideración la pericia psiquiátrica para su decisión.

Investigación administrativa.

Tras conocerse lo ocurrido, el Consejo de Educación Inicial y Primaria (Ceip) abrió una investigación administrativa en el centro escolar. 

El consejero Pablo Caggiani publicó en Twitter un comunicado donde se anuncia la medida, la que comenzó el pasado 19 de abril "tras haber tomado conocimiento fehaciente de los hechos denunciados" a efectos de "deslindar responsabilidades y determinar con precisión los hechos acaecidos".

Los hechos.

La investigación judicial establece que el pasado martes 10 de abril, dos niños al momento de finalizar el recreo y sin ser vistos por ningún adulto se dirigen hacia otro patio y se acercan a la cerca perimetral. En ese momento, del lado exterior, un hombre revisaba una volqueta.

Entre los residuos encuentra una túnica con la que se viste y entra al predio escolar. Una vez allí, les patea una botella y los invita a jugar al fútbol. Para convencerlos, les dice que él también concurre a esa escuela. Esto fue lo que motivó a que en un principio se dijera que el abusador era otro niño de la escuela.

En ese momento, el hombre intenta sujetar a uno de los niños y bajarle los pantalones. Pero este reacciona con un golpe y logra escapar. El otro pequeño quedó paralizado, por lo que el hombre logra sujetarlo y abusar de él. El niño logra escapar y corre hacia el salón.

Cuando el primer niño llega al salón le dice a la maestra que un hombre había agarrado a su compañero de clase. Pero la docente no toma por ciertas sus palabras y continúa con la clase. Al arribar el segundo niño, el curso continúa como si nada hubiese ocurrido.

En la noche y en su hogar el pequeño abusado se defeca en su ropa. La madre lo lleva a un nosocomio donde le diagnostican enterocolitis y le dan varios días de descanso. Su madre, el día anterior de volver a la escuela, lo acuesta y le dice que mañana retomará las clases. Entonces el niño rompe en llanto y le dice que no quiere volver. En ese momento le cuenta lo ocurrido. Nuevamente es llevado al centro de salud donde había ido días atrás y se radica la denuncia penal.

Luego, el 25 de abril, las madres de los dos niños agredidos recorrían la zona para verificar si existían cámaras de seguridad que pudieran haber registrado lo ocurrido. En ese momento ven a un hombre que coincidía con la descripción que aportaron los pequeños al presentar la denuncia.

Las madres conversan con el hombre y le sacan una foto. La imagen es enviada por WhatsApp a la abuela del primer niño que ingresó al salón. La mujer le muestra la imagen a su nieto, quien confirma la identidad del sujeto. Un rato después, también el otro niño dice que es la persona que lo sujetó y lo agredió en la escuela.

Se llama a la Policía y el hombre fue detenido y posteriormente llevado a declarar ante la Justicia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos

º