CAMBIO DE FISCAL

Revisan caso por estafa millonaria de “medium” a una clienta en Artigas

La “medium” se habría quedado con la herencia de US$ 20 millones repartidos en estancias, casas de subido valor, acciones en empresas, cabezas de ganado y cuentas bancarias.

Marina Brasil Goncalvez hoy vive en un rancho de una familia amiga.
Marina Brasil Goncalves dijo que “una médium” y profesionales la despojaron de dos estancias, acciones y cabezas de ganado.

La víctima de una estafa millonaria, Marina Brasil Goncalves, denunció en la Fiscalía de Artigas que una supuesta “médium” de ese departamento, con la complicidad de profesionales uruguayos y brasileños, la despojó de una herencia de US$ 20 millones, los que están repartidos en estancias, casas de subido valor, acciones en empresas, cabezas de ganado y cuentas bancarias.

El fiscal del caso, Hermes Antúnez, ordenó el jueves 17 pasado el archivo de las actuaciones para dos escribanas que realizaron la cesión de la millonaria herencia de la víctima a favor de la “médium” y testaferros.

El abogado de Marina Brasil, Fernando Araujo, solicitó al Juzgado Penal de 1° Turno de Artigas que se reviera dicho archivo y el magistrado actuante determinó que otro fiscal analizará el accionar de las profesionales que participaron en las escrituras de los millonarios bienes.

El profesional espera que el caso termine en un Juzgado Especializado en Crimen Organizado, dada la “compleja maniobra” creada por los denunciados, la gran mayoría de ellos integrantes de dos familias de Artigas.

Araujo advirtió que el fiscal Antúnez incurrió en “graves omisiones” en la consideración de las pruebas presentadas por la víctima del ilícito.

La maniobra. 

El 26 de mayo de 2020 fue el día en que Marina Brasil presentó una denuncia ante la Fiscalía de Artigas de 1er Turno por los hechos cometidos por un conjunto de personas, entre las que se encontraba la “médium” y sus familiares, quienes oficiaron de testaferros, y dos escribanas. La maniobra, dice la denuncia, finalizó con la apropiación por parte de la “médium” de todo el patrimonio sucesorio que la víctima había heredado de su cónyuge, un poderoso estanciero llamado Francisco Rodrigues Outeiro.

El fallecido tenía bienes en Uruguay y Brasil por ese valor aproximado de US$ 20 millones. El acervo sucesorio de Rodrigues Outeiro se compone de estancias de un lado y el otro de la frontera -con una extensión total de 6.406 hectáreas-, cabezas de ganado, acciones de sociedades comerciales y tres automóviles.

En la indagatoria fiscal que motivó la denuncia, se recabaron importantes pruebas respecto de los hechos delictivos cometidos por los denunciados y, cuando “todavía restaba” diligenciar medios probatorios fundamentales, el fiscal Antúnez resolvió “sorpresivamente” dar por terminada la indagatoria y archivar las actuaciones respecto a cinco personas, entre ellas dos profesionales, según el escrito de Araujo.

“El Fiscal no consideró hechos probados, hechos confesados, indicios y graves contradicciones de los denunciados en sus declaraciones que no solo impedían la terminación de la indagatoria fiscal, sino que imponían la continuación de la investigación”, agregaba el texto del abogado.

Asimismo, el Fiscal a cargo de la indagatoria, según Araujo, “fue renuente” en el diligenciamiento de pruebas nuevas fundamentales para indagar “con seriedad y profundidad” los graves hechos ilícitos denunciados.

Según el escrito, el archivo de la indagatoria por parte del fiscal para las escribanas fue “excesivamente apresurado”, “sin una fundamentación suficiente”, dadas las pruebas encontradas en la investigación.

Yo te ayudo.

Según publicó El País el 6 de setiembre de este año, la “médium” se acercó a Marina Brasil inmediatamente después al fallecimiento de Rodrígues Outeiro, ofreciéndose para auxiliarla en el trámite sucesorio, incluso indicándole a los abogados que debía contratar. La “médium” recomendó a la reciente viuda que contratara a su hermana y cuñado, ambos abogados artiguenses. También aconsejó a Marina Brasil que se asesorara con un profesional brasileño. La viuda también accedió. Asimismo, en julio de 2017, a solicitud de “la médium”, Marina Brasil le entregó la administración de los inmuebles sucesorios.

En dicho contexto, el 12 de diciembre de 2017, la denunciada y Marina Brasil concurrieron al escritorio de una conocida escribana de Artigas para suscribir documentos relativos a la administración de la sucesión.

Ese día se redactó una escritura de cesión de derechos hereditarios, por la cual Marina Brasil le cedía en forma gratuita todos sus derechos hereditarios de la sucesión de Rodrigues Outeiro en Uruguay y Brasil a la “médium”.

Marina Brasil, según sostuvo, no tenía conocimiento que estaba firmando una cesión de todos los derechos hereditarios de su esposo ese 12 de diciembre de 2017, sino que creyó que rubricaba documentos relativos a la administración de los bienes sucesorios y para la tramitación de la sucesión que se estaba substanciando en Artigas.

Según Araujo, para sacarle todos los bienes fue clave el papel de dos escribanas.

En las declaraciones de las profesionales, dice el abogado, se observan “graves indicios de ilegalidades y contradicciones” que configuran un posible fraude respecto de los cuales el dictamen fiscal que dio por terminada la indagatoria “no hizo referencia ninguna”.

Piden un fiscal de otro lugar

En el documento donde solicitó a la Justicia la revisión del caso, el abogado Fernando Araujo, representante de la denunciante, solicita al fiscal de la Nación, Jorge Díaz, que designe un fiscal que no pertenezca a la Fiscalía de Artigas, ya que ambos turnos funcionan en la misma oficina. Otra fuente del caso dijo: “En Artigas no hay garantías”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error