JUDICIALES

Cómo una rapiña se transformó en una toma de rehén y qué pasó dentro de la joyería

Nicolás D. fue imputado este viernes y se decidió que cumpla prisión preventiva por 150 días mientras sigue la investigación.

Copamiento con toma de rehén en joyería del centro de Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto
Copamiento con toma de rehén en joyería del centro de Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto - archivo El País.

Nicolás D. tomó de rehén a la dueña de una joyería del Centro de Montevideo por varias horas entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves. Este viernes, el hombre fue imputado por rapiña y privación de libertad. Ahora, ¿cómo fueron los hechos?, ¿en qué momento una rapiña se convirtió en una toma de rehén?

De acuerdo al pedido de formalización divulgado hoy, sobre las 16:40 del miércoles la víctima, de 74 años, estaba sola en la joyería donde después iba a estar privada de su libertad por varias horas.

En ese momento, ingresa el ahora imputado y le pide que le muestre anillos para su pareja. "Luego de unos minutos" el hombre le dice a la señora que tiene "problemas con un hijo". A continuación, extrae un revólver y le exige que le entregue US$ 10.000.

Ante esa situación, la propietaria del comercio le dice que no cuenta con esa suma de dinero en el local y, por lo tanto, le solicita llamar a su hijo "para ver cómo podían arreglar". Nicolás accede. 

El hijo de la señora "acude de inmediato a la joyería y cuando ingresa el indagado lo amenaza también con el arma de fuego y le exige dinero". Al igual que la dueña del local, le plantea que no tiene ese monto en su poder. Por lo tanto, "le pide que lo deje salir hasta el banco, ubicado a unas cuadras" para retirar el dinero sin avisarle a la Policía. Nicolás vuelve a acceder. 

El hijo de la dueña del local va hasta el banco, retira US$ 3.200, y cuando va a ingresar a la joyería "llega al lugar un móvil policial". Frente al nuevo escenario, Nicolás "ya no le permite el acceso" y se queda con la señora. 

Luego, "se hace presente en el lugar personal policial (...), personal del Grupo GEO y el Equipo Táctico Negociador. Estos a través del teléfono del Local y del celular de S. comienzan a comunicarse con el imputado a fin de lograr que dejara salir a la víctima y que se entregara. Esta situación se extendió por varias horas", explica el informe. 

Durante el tiempo que Nicolás mantuvo rehén a la señora también "recibió
comunicaciones de su señora, de su hermana y habló con su abogado".

Sobre la 1:00 llegó el abogado al lugar, proporcionó el nombre de Nicolás y manifestó que "en su presencia se iba a entregar".

"Se le dieron indicaciones de cómo debía salir, las que cumplió". Después, salió la víctima que "fue asistida en el lugar, estando en buenas condiciones y no presentando ninguna lesión".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error