CASTELLANOS

49 puñaladas para robar $ 30.000: qué pasó la noche del asesinato de Luciana Bentancur

Dos de los tres imputados ingresaron a la vivienda, le infligieron 49 puñaladas, robaron $ 30.000 y tiraron la navaja en un puente del poblado de Castellanos. 

Consultorio odontologico donde trabajaba Luciana Bentancur en Pueblo Castellanos, departamento de Canelones. Foto: Gerardo Pérez
Consultorio odontologico donde trabajaba Luciana Bentancur en Pueblo Castellanos, departamento de Canelones. Foto: Gerardo Pérez - Archivo El País.

Luciana Bentancur, una odontóloga de 35 años, fue hallada asesinada el 5 de setiembre de 2019 de 49 puñaladas dentro de su consultorio odontológico. Durante una audiencia judicial el viernes se imputó a tres personas por el crimen de la mujer.

El 4 de setiembre, Bentancur viajó a Montevideo desde Castellanos (Canelones) para realizar un curso de capacitación profesional. Luego, estuvo en la casa de sus padres que vivían a "muy pocas cuadras" de su residencia. Allí estuvo hasta las 20:30, de acuerdo a la solicitud de formalización que publicó este lunes Fiscalía. 

Esa misma noche fue asesinada entre las 20:30 y las 21:30. Fueron 49 puñaladas infligidas con arma blanca corto punzante, "distribuidas entre su pecho, cuello, manos, antebrazos y espalda".

Los tres imputados fueron a la casa de Bentancur para robarle dinero. Uno de ellos manifestó que "finalmente aceptó concurrir al lugar contra su voluntad, bajo amenazas del resto de los coimputados y advirtiéndoles en todo momento que no entraría al domicilio de la víctima".

Dos de los imputados ingresaron al hogar y el que alegó que no quería ir se quedo afuera. De la investigación surgió que se encontraron con la mujer "en la cocina de su vivienda", ella opuso resistencia y "suplicó a gritos que no le hagan daño". 

Después de que la asesinaron, tomaron dinero del monedero de la mujer y de "un mueble ubicado en el consultorio". Se llevaron $ 30.000. 

"Dejaron encima de su escritorio su teléfono celular y una computadora laptop, ya que solamente fueron en busca de dinero y estos artefactos serían fácilmente localizables", según manifestaciones de uno de los imputados que ingresó. 

Después, tiraron la navaja en un puente del poblado de Castellanos, que sigue sin ubicarse, y se cambiaron de ropa.

Los dos que ingresaron a la vivienda fueron imputados como presunto autor penalmente responsable de un delito de homicidio muy especialmente agravado. El tercero fue imputado en calidad de cómplice.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error