Jueza de trabajo

Proponen clearing de abogados de informales

El 18 de abril de este año, el abogado Gastón Gianero Torrano concurrió a una audiencia ante un Juzgado Letrado del Trabajo, en calidad de abogado con representación judicial del demandado en una ejecución de convenio.

Juzgado Letrado de Trabajo. Foto: El País
Juzgado Letrado de Trabajo. Foto: El País

El cliente del profesional había llegado a un acuerdo en una audiencia preliminar, que luego incumplió y, ante la ejecución de esa obligación incumplida, opuso excepciones. Así lo señala Gianero Torrano en una columna en la revista "Tribuna del Abogado", del Colegio de Abogados del Uruguay.

A esa audiencia, el demandante concurrió sin abogado, por lo que Gianero Torrano ingresó solo a la sala de audiencias mientras que la funcionaria receptora de las declaraciones fue a explicarle la situación al actor.

Gianero Torrano señala en su columna: "En ese momento, la juez manifestó que me diría algo que tal vez no estuviera bien, pero como me lo diría en persona y con anterioridad a hacerlo, no había problema. Inmediatamente luego de ese preámbulo, me señaló que ella iba a iniciar un registro de abogados de quienes incumplieran transacciones porque entendía que era un dato que ella tenía que conocer para futuros juicios".

El profesional dice que lo menos importante del relato fue su reacción, si la magistrada habrá hecho efectivo ese anuncio o no y hasta el uso que la jueza quisiera o pudiera hacer en un futuro de "su clearing personal de abogados de incumplidores".

En la columna, Gianero Torrano expresa que el episodio plantea algunas reflexiones: en primer lugar, resulta "inesperable" de un magistrado un razonamiento "tan de barrio" como lo es el de creer que una acción incorrecta o contraria a derecho, deviene adecuada si es anunciada previamente y de frente. Y agrega que, en segundo lugar, "preocupa que un magistrado incurra en el mismo error que otros actores políticos, pero sin formación jurídica, que califican a los abogados por las conductas de sus clientes".

Resulta alarmante, advierte Gianero Torrano, que una magistrada en "su desesperada carrera" hacia el acuerdo entre las partes, "no advierta" los límites legales de sus poderes.

"Que esa actitud militante del acuerdo y en favor de unas de las partes del proceso (el trabajador) le haga perder la mesura y el equilibrio, es grave", expresa el columnista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º