FISCAL PIDIÓ FORMALIZAR AL FUTBOLISTA

La posibilidad de que el "Toro" pueda viajar al exterior dependerá de medidas cautelares

La audiencia en la que, todo indica, se iniciará la investigación penal será el próximo viernes a las 15:00 horas.

Foto: Gerardo Pérez
El accidente en el que atropelló a una chica de 18 años ocurrió el 29 de diciembre. Foto: Gerardo Pérez

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

A fines de esta semana entrará en una fase decisiva el proceso judicial contra el futbolista Gabriel “Toro” Fernández, quien en la madrugada del 29 de diciembre de 2018 atropelló a Romina Fernández, de 18 años, en la esquina de Luis Alberto de Herrera y Sancho Panza.

El fiscal de Flagrancia de 12° Turno, Alejandro Machado, pidió la semana pasada la formalización, según informó el programa Así nos va de radio Carve y confirmó El País. La audiencia en la que, todo indica, se iniciará la investigación penal será este viernes a las 15 horas.

Machado dijo a El País que pide imputar al futbolista por un delito de lesiones gravísimas culposas (lo que significa que no quiso atropellar a la joven, que se encuentra en estado vegetativo).

El fiscal descartó la posibilidad de que haya un acuerdo previo y también la prisión preventiva, ya que estima que no existe riesgo de fuga. Y aseguró que el caso irá a juicio oral.

¿El delantero podrá viajar al exterior aunque se confirme la formalización? Machado dijo que eso dependerá de las medidas cautelares que él pida y que apruebe la jueza María Rosa Aguirre, ya que la batería de posibilidades son amplias.

Es una opción que el fiscal le impida salir del país. Fernández puede tener que jugar más partidos en el exterior con Peñarol, pero además el delantero firmó contrato en enero pasado con el Celta de Vigo y está previsto que se sume a las filas del elenco gallego para la temporada 2019-2020. Esto significa que viajaría a España en julio.

Hasta ahora el futbolista solo puede salir del país con autorización previa.

Los informes de la Policía Científica que se manejan a nivel judicial aseguran que el delantero de Peñarol tuvo responsabilidad en el siniestro, ya que el auto que conducía circulaba a por lo menos 60 kilómetros por hora en una zona donde el máximo permitido es 45.

El fiscal dijo a El País que el jugador iba a “velocidad excesiva” y que la chica cruzó caminando y no corriendo, como afirmó la defensa del delantero.

El caso

La madrugada del 29 de diciembre, bajo lluvia y viento, Romina Fernández regresaba de una cena con un grupo de amigas y cruzaba la calle para tomar un taxi cuando fue embestida por el jugador.

Según los testigos, fue atropellada y arrastrada sobre el capot del auto unos 20 metros hasta que cayó a la calle. Fernández se detuvo a unos 70 metros de donde la joven quedó tendida. La espirometría realizada al delantero dio negativa.

Un informe primario de Policía Científica concluyó que la zona aproximada de embestimiento fue en la zona delimitada como cruce peatonal o en la inmediatamente anterior o subsiguiente de la misma, por avenida Luis Alberto de Herrera en el cruce con Sancho Panza.

“Mediante lectura e interpretación de indicios y evidencias ubicados en la escena, se verifica que la causa eficiente del accidente se debe al denominado factor humano; es decir, aquel que se ve directamente vinculado a las personas involucradas”, dice el informe. Y agrega: “En el presente caso se le atribuye al conductor del auto (Gabriel Fernández) el cual circula a una velocidad excesiva e inadecuada para el lugar y circunstancia, embistiendo al peatón (Romina Fernández) en la zona delimitada como cruce peatonal o en la inmediata anterior o subsiguiente a la misma, siendo preferente de paso para la ocasión al peatón". Es decir, ella cruzó la calle en el lugar adecuado, según el informe de Policía Científica.

En tanto, el abogado del futbolista mirasol, Daniel Burgos, presentó tiempo atrás un escrito en el que afirma que su patrocinado “tardó un minuto y tres segundos” en los cuales debió recorrer la distancia desde que la víctima cayó, frenar y también reponerse.

Es decir, sostiene el escrito de Burgos, la reacción del futbolista “fue inmediata” y “no se dilató”. Y advierte que la actitud de los testigos que declararon no haber visto al “Toro” Fernández cerca de la víctima “atenta” contra la objetividad, seriedad y honestidad de los mismos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)