Crimen organizado

Policía frustra robo de avión por banda narco del exterior

Iba a ser usado por narcos andinos; estaba en pista vinculada al dinero K.

Balneario Zagarzazú: el grupo delictivo intentó robar un avión bimotor. Foto: elecodigital.com.uy
Balneario Zagarzazú: el grupo delictivo intentó robar un avión bimotor. Foto: elecodigital.com.uy

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Los caminos de la droga cambian constantemente. Los narcos prefieren utilizar medios de transporte aéreos y marítimos en lugar de terrestres, que son más controlados por las autoridades.

Para la Policía de Colonia, el robo frustrado de un avión bimotor de un aeródromo del balneario Zagarzazú -en Argentina vinculado a la “Ruta del Dinero K” años atrás- tiene un trasfondo oscuro.

El “modus operandi” de los participantes de la maniobra hace suponer a los investigadores del Departamento de Información Táctica (DI) de Colonia que no se trata de delincuentes comunes, sino que integran una organización de traficantes de drogas establecida en la zona andina.

En investigaciones de campo en el marco de la “Operación Pajarraco”, la Policía coloniense se enteró que el avión bimotor iba a salir del país para ser usado en el tráfico de drogas o armas, según dijo a El País un operador judicial.

Y agregó que los investigadores no pudieron determinar el nombre del cartel al que pertenecían los delincuentes que arribaron a Carmelo el miércoles 6 con el propósito de robar un avión.

Para la Policía, hay algunos extremos del caso probados: el avión tenía como destino a Bolivia o Perú. La droga -cocaína o marihuana- es trasladada en avión desde algunos de esos países a Paraguay para bajar por río en dirección a Argentina y de ahí a Uruguay.

La Policía también constató, en el pasado, que delincuentes tiran desde avionetas fardos de marihuana en campos ubicados en el interior del país.

Hace seis años, se estimó que en el país había alrededor de 900 pistas de aterrizaje clandestinas, dijo el entonces ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro.

Mediante trabajo de campo -datos de informantes e filtraciones en bandas de delincuentes- policías del DIT coloniense descubrieron que el grupo tenía un contacto local. Se trataba de un sujeto con múltiples antecedentes penales conocidos como “el Mónico”.

Según la fuente, la Policía cree que la organización debió enviar a Carmelo a dos individuos de Montevideo, quienes viajaron a Carmelo para dar órdenes dirigidas a sustraer el avión bimotor. El cuarto detenido es un piloto brasileño. Fue encontrado por la Policía en la plaza de Carmelo. Tenía en su celular una aplicación con mapas de otros países.

El jueves 7, la Justicia Penal de Carmelo dispuso la prisión preventiva para los dos montevideanos detenidos por incurrir en un delito de asociación para delinquir. En tanto, para el piloto la prisión preventiva fue por 120 días por un delito de hurto en grado de tentativa.

“El Mónico”, conocido delincuente de carmelo

“El Mónico”, de 43 años, es un delincuente conocido por la Policía. Desde su temprana juventud se dedicó al delito, según un perfil publicado por El Eco de Carmelo. Hoy el delincuente está otra vez tras las rejas por el intento de robo de un avión bimotor. En el año 2000, se escapó de la cárcel “Piedras de los Indios” donde estaba recluido por varios ilícitos. Con el correr de los años, entraba y salía de la prisión acusado por diversos crímenes. En 2013, su “carrera delictiva” fue detenida luego de intentar robar un local comercial. También fue procesado por drogas, según la publicación.

Operación Pajarraco.

El lunes 4, policías vigilaban con disimulo el hangar del aeródromo de Zagarzazú. Percibieron que el piloto y otro delincuente concurrieron a la pista para sondear cómo llevarse el avión.

Los policías suponen que el objetivo de la organización era otro aparato que cargó combustible en el hangar y es utilizado en forma habitual por una empresa que hace seguimiento de camiones robados. Ese avión tenía una autonomía mayor que el bimotor que se encontraba en el lugar. Sin embargo, esa aeronave despegó y el bimotor quedó en un hangar del aeródromo de Zagarzazú.

Según operadores judiciales, en un momento los policías apostados en el lugar creyeron que los delincuentes iban a conseguir robar el avión y lograrían escapar. Sin embargo, estos regresaron en auto a Carmelo, donde fueron detenidos.

Otra versión. 

Juan Carlos Fernández Lecchini y Marcos Pacheco, abogados de los dos detenidos, consideraron que la Fiscalía tiene que probar el caso. “Acusó a nuestros clientes de robo de una avioneta. Y logró la formulación de la investigación penal. Argumentó que de la investigación van a surgir pruebas”, dijo el ex juez penal Fernández Lecchini a El País.

Señaló que la Fiscalía no aclaró cuál era el avión que intentó ser robado y relató que, en la audiencia de acusación, la jueza no entendía muy bien la hipótesis fáctica de la fiscal.

Fernández Lecchini puso en duda de que el brasileño detenido fuera realmente piloto y agregó que los detenidos no se conocen entre ellos.

Intento similar en Salto también fue desbaratado el año pasado

El 19 de abril de 2018, la Policía de Salto buscaba un cargamento de drogas perteneciente a la banda que intentó robar una avioneta del aeródromo local. Un grupo de seis personas extranjeras, en el que se encuentran brasileños, argentinos y paraguayos, fue detenido por la Policía y de inmediato fueron puestos a disposición de la fiscal María Eugenia Rodríguez. Los delincuentes ingresaron al aeródromo y redujeron al sereno, lo golpearon y amenazaron a su esposa. Le dijeron que si no entregaba las llaves del hangar y de una de las aeronaves iban a matar a sus hijos. Los delincuentes llegaron a cargar la avioneta con combustible. Un patrullero pasó por el lugar y al notar algo raro se detuvo. Hubo un intercambio de disparos. Fueron detenidas dos personas; el resto se dio a la fuga en una camioneta. Luego fueron capturados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)