JUSTICIA

Plan de Vivienda sindical: prestamistas, amenazas y un juicio por US$ 2.600.000

La empresaria Susana Nicodella reclamó a 37 sindicatos y al Pit-Cnt el pago de US$ 2.600.000 porque prestamistas le exigen el pago de cheques bajo “amenazas”.

Movilización por el plan de  Vivienda Sindical. Foto: Archivo El País
Movilización por el plan de Vivienda Sindical. Foto: Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En 2016, la empresaria Susana Nicodella inició una demanda civil por daños y perjuicios contra 37 gremios y el Pit-Cnt en forma solidaria. Ese juicio es por US$ 2.600.000.

Nicodella firmó un contrato con Vivamax, una empresa que había suscrito un acuerdo con el Pit-Cnt para construir viviendas destinadas a trabajadores. Y entregó cheques por US$ 300.000 para la supuesta compra de terrenos, pero ello no se concretó.

Los representantes de Vivamax, Milton Díaz -procesado por estafa en 2017- y Roberto Charlo -hoy fallecido- pasaron los cheques a prestamistas que trataron de cobrarlos. Nicodella se dirigió al Pit-Cnt y planteó a Eduardo Burgos, entonces representante del Plan de Vivienda Sindical, que sus cheques estaban en manos de prestamistas.

Burgos tomó el teléfono y llamó a los dos representantes de Vivamax para que devolvieron los cheques a Nicodella, cosa que no se efectivizó.

Seis años después del inicio del litigio, ayer se realizó una audiencia de interrogatorio entre las partes (Nicodella y Burgos) en el Juzgado Civil de 16° Turno, cuyo titular es el juez Hugo Rundie.

El abogados de uno de los sindicatos preguntó a Nicodella si estaba embargada por los cheques que presentó en el marco del Plan de Vivienda Sindical y por qué razón reclamaba dinero ya que esos documentos carecían de fondos. Nicodella respondió que estaba embargada. “Yo quiero que se me pague; los prestamistas me están llamando para que les pague”, respondió la empresaria.

Interrogatorio.

¿Cuántos juicios de prestamistas tiene?, insistió el profesional.

Nicodella respondió: “Un juicio y amenazas varias”.

¿Con qué representante del Pit-Cnt o de la Mesa Representativa usted firmó contratos para edificar viviendas?, preguntó el abogado.

La empresaria dijo que firmó un contrato con Vivamax, empresa que sí tenía vinculación con el Plan de Vivienda Sindical. “Y luego se iba a firmar con el Pit-Cnt”, dijo.

Posteriormente, las preguntas fueron hacia Burgos, quien testificó que fue responsable del Plan de Vivienda Sindical del Pit-Cnt a partir de 2010 y hasta 2014. Y agregó que, en una nota con el logo del Pit-Cnt y firmada por el entonces coordinador Juan Castillo, se le otorgó la representación de la central en alguna ocasión.

La abogada de Nicodella inquirió a Burgos:

Central: hoy se reúne la Mesa Representativa del Pit-Cnt. Foto: Archivo
Sede central del Pit-Cnt. Foto: Archivo El País.

¿Qué potestades tenía usted para firmar un contrato con Vivamax?

Burgos dijo: “Teníamos potestades. Los compañeros del Pit-Cnt estaban al tanto”.

¿Qué compañeros? inquirió la abogada.

El sindicalista respondió: “Marcelo Abdala”. Y agregó que informó sobre la evolución del Plan de Vivienda Sindical en el Secretariado del Pit-Cnt en varias oportunidades y en una a la Mesa Representativa.

Burgos señaló que en 2010 se detectó que había una demanda muy grande de vivienda por parte de familias de trabajadores. Y explicó que Vivamax se acercó al Pit-Cnt con una propuesta de construir casas a un buen precio. Con esos valores, dijo, los interesados podían acceder a subsidios estatales.

Burgos señaló que el Pit-Cnt no oficiaba de constructor de viviendas, sino que conducía la demanda hacia desarrolladores privados, los que debían cumplir con los requisitos exigidos por el Banco Hipotecario o el Ministerio de Vivienda. “Nadie podía pedir dinero ni terrenos a nombre del Pit-Cnt. (...) No era necesario darle plata a nadie para contratar con el Pit-Cnt”, dijo Burgos en alusión a Nicodella. Y agregó que Milton Díaz, uno de los dueños de Vivamax, “no integraba” el Pit-Cnt.

La abogada de Nicodella preguntó:

¿Con qué frecuencia usted controlaba a Vivamax?

Burgos dijo: “Muy intenso de salida. Dos veces por semana y luego se fue diluyendo. Documento de ello no hubo ninguno. (...) Fue de palabra”.

Poco después, Burgos dijo que, en una reunión del Secretariado, el dirigente del gremio de la bebida, Richard Read, le pidió más información sobre la evolución del Plan de Vivienda Sindical.

“Y se le proporcionó todos los datos”, agregó.

Afirmó que el Pit-Cnt rescindió el contrato con Vivamax después de las primeras notas de prensa que señalaban irregularidades en su proceder.

Un programa para construir viviendas

El programa de vivienda sindical del Pit-Cnt fue concebido en 2011 como un plan que les permitiría a 15.000 trabajadores, nucleados en unas 300 cooperativas, acceder a una casa propia, prefabricada, a pagar en módicas cuotas durante varios años. El BHU a través de un convenio firmado con el Pit-Cnt el 1° de septiembre de 2011, se comprometió a financiar las viviendas. El plan se lanzó el 8 de noviembre de 2011, y en ese entonces se prometió la construcción de miles de casas en menos de tres años.

En sus descargos ante el escrito de la denunciante Susana Nicodella, el Pit-Cnt alegó que estuvo “absolutamente desvinculado de la totalidad de negocios celebrados en los que se funda la parte actora (Nicodella)”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)