FISCALÍA

Pericias a hija que mató a su madre son contradictorias

Evalúan si la hija es imputable o no advirtió “carácter ilícito” porque “se encontraba en estado de intensa emoción”.

La fiscal Adriana Edelman. Foto: Estefanía Leal.
La fiscal Adriana Edelman. Foto: Estefanía Leal.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La investigación del trágico homicidio de Rebeca Hersztain, la mujer de 75 años que presuntamente fue asesinada por su hija, quemada y colocada en bolsas, fue aplazada por la Fiscalía. El plazo de acusación vencía el 28 de mayo de este año, pero la fiscal de Homicidios, Adriana Edelman, solicitó la ampliación de las medidas de investigación por ocho meses dado que la pericia psiquiátrica realizada por el Instituto Técnico Forense (ITF) es incompatible con la pericia de parte que ordenó el abogado defensor (con profesionales privados) de la imputada. La pericia del ITF la declara imputable, mientras que la pericia de parte determina que no es capaz de “apreciar el carácter ilícito” porque “se encontraba en estado de intensa emoción”.

“La fiscal Edelman respetó la igualdad de partes y reconoce que nosotros vamos en contra de su teoría del caso”, dijo el abogado de la imputada, Enrique Moller, a El País. El aplazamiento es con motivo de ordenar una meta de pericias cruzada. Ello significa que se estudiará los procedimientos utilizados por los técnicos de uno y otro estudio.

La muerte

El crimen ocurrió entre el 20 y 23 de mayo de 2021 cuando la madre, que había venido desde Israel para firmar la venta de la casa en donde vivía su hija, fue denunciada como desaparecida. Madre e hija no se veían desde hace más de 20 años ni tampoco se comunicaban telefónicamente, según Moller.

Cuando el ITF le hizo, la pericia, la imputada dijo: “Había un problema con mi madre. Desde muy chica nos golpeaba a mi hermana y a mí”.

El conflicto que desencadenó la muerte de la mujer de 75 años surgió cuando la formalizada se enteró que su madre había puesto la casa en venta, ubicada en la calle José Scosería y Berro. Decidió darle el dinero a su pareja y le pidió que la comprara para que su madre no se enterara que ella iba a quien lo hacía.

La hija se encontró con la mujer en el departamento que alquilaba antes de que ésta volviera a Israel. Y narró al perito del ITF: “Quería preguntarle si era verdad que teníamos un hermano no reconocido por ella”. La madre se empezó a reír y a burlarse, y le preguntó si sabía si su padre era verdaderamente su padre biológico.

En ese momento, cuenta la imputada, “agarré una tabla y empecé a pegarle sin parar”. “No era yo, me enloquecí, le pegaba y pegaba”. Luego de este acto violento, la hija se “llevó” a la madre a su casa y le dijo que hasta que no le dijera si tenía un medio hermano “no se iba a ir”. La mujer fue asesinada y luego la hija la prendió fuego en una bañera de la azotea de la casa y la colocó en bolsas.

Las pericias

La entrevista clínica (psiquiátrica) realizada por el ITF en setiembre de 2021, determinó que la agresora “es portadora de un nivel intelectual clínicamente normal” y “no presenta patologías psiquiátricas alienantes”. También se señala que negó haber consumido alcohol o drogas al igual que haber tenido ideas de autoeliminación o autoagresivas. Por lo tanto, se la considera imputable.

Sin embargo, tanto las pericia psicológica como la psiquiátrica solicitadas por Moller, concluyen lo contrario. Estas pericias fueron de largo aliento, duraron dos meses, se entrevistó varias veces a la imputada y se contactó a su padre y pareja. En el documento de pericia psiquiátrica se indica que “durante la entrevista revisa las habitaciones para ver si alguien escucha, revisa los cables del teléfono en busca de micrófonos”.

La hija dijo: “Me miran, me espían, le pasan información (a la madre)” -incluso cuando vivía en Israel- y según el profesional, se demuestra su actitud delirante. En tanto, se concluye que “la periciada no conocía el alcance ilícito de los actos y actuaba sin conciencia y voluntad” y “no puede autodeterminarse libremente”.

Por otro lado, la pericia psicológica establece que la imputada presenta una “psicosis paranoica”, patología mental que padece el 3% de la población mundial. Según las propias palabras de la hija, su madre “es un monstruo”, y el documento destaca que la mujer “se defendió como si su madre fuera un verdadero enemigo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados