INSEGURIDAD

Pasaje 55, epicentro de violencia en los Palomares de Cerro Norte

Una ejecución, extorsiones y tráfico de drogas en una senda de 50 metros.

Cerro Norte: la Policía considera que el tráfico de drogas genera enfrentamientos entre bandas. Foto: archivo El País.
Cerro Norte: la Policía considera que el tráfico de drogas genera enfrentamientos entre bandas. Foto: archivo El País.

El 13 de febrero de 2015, el "Negro Paolo, el "Vitito", el "Yorka" y el "Luisito" tirotearon a móviles policiales desde azoteas de Los Palomares de Cerro Norte. Los traficantes de drogas, armados con ametralladoras y pistolas automáticas, esperaban a los Alvariza, una banda rival, cuando dos patrulleros ingresaron al barrio.

Los cuatro delincuentes, junto con otros cómplices del barrio Maroñas, eran buscados por la ejecución del ex preso Richard Luján Díaz, a quien mataron de 24 balazos el 10 de febrero de 2015 en el Pasaje 55 de Los Palomares.

En el entonces Juzgado Penal de 19° Turno un testigo protegido declaró que la banda liderada por el "Vitito" había amenazado de muerte a varias familias para que abandonaran sus casas y luego "trajeron gente de otros lados a vivir ahí, en los lugares libres".

El "Bigote", un joven de 19 años, y su banda fueron fieles continuadores de la "línea" del "Vitito" y sembraron el terror en el mismo pasaje de Los Palomares. A punta de pistola y golpes, los delincuentes obligaron a vecinos del Pasaje 55 a abandonar seis casas con solo lo puesto. Luego vendieron el mobiliario. Extorsiones similares realizaron en los pasajes 57 y 59 de ese barrio de Cerro Norte.

Posteriormente, el "Bigote" obligó bajo amenaza a otros vecinos a adquirir esas casas por un monto determinado.

Aquellos que se negaban, eran sacados bajo amenazas de sus propias viviendas. Con el dinero obtenido, la banda compraba armas.

Además de las seis casas de Cerro Norte, otras 23 del barrio Casabó fueron ocupadas por la fuerza por delincuentes y obligaron a vecinos a irse abandonando los muebles, según investigaciones policiales. (Ver nota aparte).

Plan.

El 15 de mayo de 2018, efectivos de Investigaciones de la Zona IV (Cerro, La Teja y zonas aledañas) "detuvieron al líder" de una de las bandas que extorsionaba a vecinos del barrio Cerro Norte para no ser desalojados de sus viviendas, según informó el Ministerio del Interior.

Un operativo de Inteligencia, coordinado por la fiscal especializada en Estupefacientes de 1er Turno, Mónica Ferrero, permitió detener al "Bigote" sindicado de ser el cabecilla de una de las bandas que amenazaban a vecinos de Cerro Norte.

Una de las víctimas de extorsión había acordado el pago de un dinero al extorsionador bajo amenaza de tener que abandonar su domicilio. El "Bigote" citó a su víctima en un descampado.

Era obvio que después de recibir el pago pensaba matarla. La víctima dijo al delincuente que prefería un lugar público. Por orden de la fiscal Ferrero, los investigadores montaron un operativo de vigilancia discreta próximo al lugar del encuentro. El "Bigote" se acercó a la víctima armado y usando un tono amenazante.

De inmediato se interpuso uno de los policías. El delincuente apuntó al agente con intenciones de dispararle. Otro policía encubierto hizo fuego en dos ocasiones. El "Bigote" cayó herido.

Tras ser detenido, fue trasladado al Centro Coordinador del Cerro donde fue atendido.

El viernes 8, la justicia penal le imputó una pena de siete años y seis meses de penitenciaría al vincularlo con reiterados delitos de extorsión —uno de ellos en grado de tentativa—, dos rapiñas, lesiones graves y tráfico interno de armas de fuego y municiones.

Casabó: ocuparon por la fuerza 23 viviendas

A "La Banda del Casabó", cuyos integrantes fueron encarcelados en febrero de 2016, se le atribuyen las muertes del ciudadano paraguayo y su esposa en la Ruta Interbalnearia donde murió una adolescente atropellada por la camioneta del ciudadano guaraní. La Policía cree que un sujeto conocido como el Oreja Donato, hoy detenido en Brasil a la espera de la extradición a Uruguay, fue uno de los que participaron en la ejecución a tiros del paraguayo y su esposa.

A esta banda se le atribuye la muerte, desmembramiento y desaparición de por lo menos otras seis personas —entre ellas dos adolescentes—, según la Policía. De investigaciones realizadas por efectivos de la Zona IV de Montevideo se logró información de que 23 familias fueron obligadas a abandonar sus casas por la fuerza por esta banda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)