EXPLOTACIÓN SEXUAL

Pagó a madre de menor de 13 años por sexo y la Fiscalía pide 10 años de prisión

La fiscal Darviña Viera acusó a la madre y al padrastro de una niña de 13 años de incurrir en reiterados delitos de contribución a la explotación sexual de menores de edad y de violencia doméstica

Lista. Una vez identificados, el Ministerio del Interior incluirá a los involucrados al listado de los que no pueden ingresar a espectáculos deportivos. Foto. Darwin Borrelli.l
El padrino, que está prófugo, abusaba de la joven y le daba dinero a su madre. Foto. Darwin Borrelli.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

"En mi casa son interesados; solo quieren plata”, declaró la adolescente de 13 años en la Fiscalía de Delitos Sexuales de 5° Turno. Se refería a su madre (35) y a su padrastro (62), que le pedían plata a su padrino (43) a cambio de que le permitieran tener relaciones con la joven.

La investigación fue iniciada en octubre de 2019 por la entonces fiscal de Delitos Sexuales Sabrina Flores. Luego la continuó la fiscal Darviña Viera y las fiscales adjuntas, Fulvia Favretto y Giuliana Realini. Son las mismas que investigan la “Operación Océano”.

La indagatoria comenzó con una denuncia de la propia madre de la menor a la Policía: “Su padrino no la quiere devolver y me dijo que ella sería su mujer”, advirtió.

La madre también señaló en la denuncia que el padrino le hacía regalos a la adolescente, y nombró algunos de ellos: un equipo de audio y un televisor.

En la Fiscalía, la chica relató su punto de vista: “Ella me fue a buscar con mi padrastro alcohólico. Él es violento cuando toma. Yo le dije a mi madre que con él así no volvía a mi casa”.

Embarazo.

En la Fiscalía, la adolescente dijo que era abusada por su padrino desde los nueve años. Contó que una noche él había bebido mucho junto con su madre y el padrastro. Y que como estaba muy alcoholizado, le permitieron que se acostara en la cama de la entonces niña. Esa fue la primera vez que mantuvieron relaciones sexuales, relató la víctima. Pocas semanas más tarde, quedó embarazada y perdió al bebé.

Según relató Favretto en el Juzgado, la adolescente dijo que mantenía relaciones con su padrastro a cambio del dinero que este le daba a su madre.

“Mi madre le pedía plata. Me dio asco. Para mí es como si me estuviera vendiendo. Ella tuvo la idea de que me casara con mi padrino”, sostuvo.

Poco tiempo después, el padrino fue a buscar a la joven y se la llevó para su casa, según lo declarado por la propia madre.

Con prisión.

El 5 de noviembre de 2019, la Fiscalía solicitó al juez Marcelo Malvar el procesamiento de la madre de la chica y de su padrastro por reiterados delitos de violencia doméstica agravados por tratarse de una adolescente, con reiterados delitos de contribución a la explotación sexual de menores. También pidió la prisión para ambos como medida cautelar por eventual intimidación a la víctima, peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación.

La Fiscalía no pidió en un principio prisión para el padrino, por entender que este venía colaborando y porque asistía a todas las citaciones que se le hacían. Pero una vez se lo buscó en la casa, no estaba, y así fue que se le solicitó a Malvar su detención.

El 2 de junio de 2020, la Fiscalía presentó la acusación para la madre, el padrastro y el padrino de la adolescente de cara a la realización del juicio oral.

La Fiscalía solicitó una pena de penitenciaria de 10 años para el padrastro de la chica, según dijo la fiscal Viera en una audiencia fechada el 3 de junio de este año. Una pena similar pidió para la madre, según dijo una fuente del caso.

La Fiscalía de Delitos Sexuales reclamó al juez Malvar la prisión preventiva para la madre y para el padrastro.

Favretto argumentó que los procesados son “personas complicadas” y por ello “nadie querrá declarar en su contra” en el juicio oral. Malvar decidió decretar la prisión domiciliaria total para ambos, tras entender que no había peligro de fuga, ni para la víctima.

La audiencia prevista para ayer se suspendió porque la defensa de la madre y el padrastro no había recibido todas las pruebas que había requerido.

La madre y el padrastro residen en Canelones. Ella hace changas y él se dedica a fabricar ladrillos. Ambos carecen de antecedentes penales.

El padrino sigue prófugo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados