MALDONADO

Era nexo entre los presos y directores e intentó entrar droga a la cárcel

Mujer que suponían referente estará cuatro años presa. La defensa de la implicada y la Fiscalía llegaron a un acuerdo mediante un proceso abreviado.

Requisa en cárcel Las Rosas de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo.
Requisa en cárcel Las Rosas de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo (Archivo)

La mujer era un nexo entre las familias de las personas recluidas en la cárcel de Las Rosas y las autoridades del establecimiento penitenciario. En ese rol mantuvo diversas reuniones con directores de la Unidad Nº 13, Las Rosas (Maldonado), con el fin de llevar las inquietudes de los familiares de los reclusos.

Para sorpresa de los funcionarios del centro penitenciario, el pasado domingo la mujer intentó entrar droga al lugar.

Según informó FM Gente, llevaba la droga escondida en sus partes íntimas. Fuentes carcelarias indicaron a El País que fue descubierta en una serie de revisiones cotidianas que hay en el lugar.

El hecho ocurrió en la mañana del pasado domingo. A las 9:30 horas la mujer fue revisada por el personal penitenciario cuando iba a visitar a un recluso alojado en el Sector C de la cárcel de Las Rosas.

“Una funcionaria se dio cuenta de que tenía escondida en sus partes íntimas una bolsa de nylon”, confió El País una fuente carcelaria. La mujer aceptó que llevaba una bolsa y se la entregó al personal. Al constatarlo vieron que era un envoltorio de nylon negro cerrado con cinta adhesiva, y que parecía tener pasta base dentro.

La sustancia fue estudiada y efectivamente se trataba de clorohidrato de cocaína (pasta baste); terminó pesando 43 gramos.

El personal del centro penitenciario avisó al fiscal Schubert Velázquez sobre el intento de ingreso de droga a la cárcel. La mujer fue conducida a declarar a las 14:00 horas del domingo en sede judicial ante el representante del Ministerio Público.

La defensa de la implicada y la Fiscalía llegaron a un acuerdo mediante un proceso abreviado. Finalmente la Justicia la condenó como autora penalmente responsable de haber intentado ingresar droga y como autora penalmente responsable de un delito de suministros de sustancia estupefaciente a la pena de cuatro años y un mes de penitenciaria.

Fuentes carcelarias explicaron a El País que la modalidad de intentar ingresar droga a centros penitenciarios en partes íntimas es una de las más comunes y, a su vez, una de las “más complicadas de detectar para los funcionarios policiales”. Generalmente las parejas de los reclusos utilizan esta técnica.

Pero el ingenio pasa por otras formas, que van desde esconder droga en comida o paquetes de yerba, hasta tirar bolsas hacia los patios de las cárceles a través de los muros del lugar para que algún recluso, luego, se las lleve.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados