CUMPLE PRISIÓN DOMICILIARIA

Michelle Suárez: “Mentí en la SCJ por pánico”

La exsenadora, que cumple actualmente prisión domiciliaria por cuatro delitos de falsificación de firmas y uno por estafa, contó que todos los días tiene controles diversos, que van desde visitas de agentes de Policía hasta llamadas al teléfono fijo.

El juez Marcos Seijas dictó prisión domiciliaria tras escuchar la recomendación de un equipo médico . Foto: F. Ponzetto
 Foto: F. Ponzetto

La abogada y exsenadora comunista, Michelle Suárez, se encuentra cumpliendo prisión domiciliaria por cuatro delitos de falsificación de firmas y uno por estafa, y desde su casa habló con el programa Todo Pasa de Océano FM.

Suárez contó que su vida en prisión domiciliaria es prácticamente igual que antes. "Nada más que me siento atormentada”, dijo.

La exsenadora dijo que “a veces es muy difícil expresar en palabras lo que una persona puede sentir”, pero señaló que “la única vez que sentí que alguna emoción me pudo azotar de la manera que ha sido en los últimos meses fue cuando falleció mi madre, fue el único momento que viví tanto dolor”.

Para Suárez, lo que está viviendo es “un duelo”, ya que “es un cambio de vida, no hacer actividades que hacías y enfocar tus ideales desde lugares totalmente nuevos”.

Y en cuanto a los controles que diariamente recibe, contó que éstos son diversos, y van desde visitas de agentes de Policía hasta llamadas al teléfono fijo.

“Estoy complicada por distintas enfermedades"

En cuanto a su salud, dijo: “Estoy complicada de salud; mi estado empeoró desde que se inició la causa judicial”.

“Estoy complicada por distintas enfermedades crónicas”, agregó. Y dijo que actualmente vive “acompañada con una amiga, porque no puedo vivir sola”. Agregó: “Las amistades de toda la vida me acompañan. No me siento sola”.

“Es imposible que una persona que viva atormentada no tenga alguna huella física”, agregó.

"Elegí enfrentarme a mi consciencia"

Suárez citó una frase que contó escuchó hace mucho tiempo, que decía que "cuando alguien se enfrenta a sus propios actos tiene dos caminos: o enfrentarse a su conciencia o asesinar a su conciencia".

"Yo elegí enfrentarme a mi consciencia y eso implica que cuando vos aceptas errores" hay que "entablar una reconciliación, reconocerlo, y eso es un trabajo que se hace en tu fuero interno, que tiene que ver con hacia dónde querías que fuera tu vida", sostuvo la exsenadora.

Y agregó: "Si pensás que muchas de las cosas que pudiste trabajar y lograr fueron en razón de algo y sentís que fallaste, podés sentir que has defraudado. Yo, por ejemplo, a quien siento que defraude más que a todo el mundo, son a personas que ya no están, a mis padres".

"Esa tardea de reconciliación es una tarea larga que se hace en conjunción con tu alma y lleva tiempo y lleva atravesar momentos muy dolorosos", sostuvo.

“Mentí en la SCJ por pánico”

Cinsultada de por qué mintió en su momento ante los ministros de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Suárez dijo que "eso fue claro, eso fue pánico".

"Admití que por sentir pánico había tomado esa decisión", sostuvo.

Y dijo que desde noviembre prefirió mantenerse en silencio "porque en primer lugar en aquel momento aun estaba en una posición institucional, y cualquier palabra podría ser tomada como una presión". Y además, porque al tratarse de "una cuestión interna, mas allá de que todas las explicaciones que uno tiene que dar las tiene que dar donde corresponde, en el juzgado" el hecho de dar explicaciones socialmente "yo misma lo puedo tomar como un intento de quitarle responsabilidad o justificarme. No me parece que tenga que justificarme".

"No estaba en condiciones de tomar ciertas decisiones"

En relación a la falsificación de firmas que realizó, dijo que "hay muchas cosas de la cuales me hice consiente en un momento de mi vida posterior y tiene que ver con que en ese momento, no estaba pasando un buen momento en nivel personal". Y mencionó la "enfermedad, agonía y fallecimiento" de su padre. Dijo que "seguramente no estaba en condiciones de tomar ciertas decisiones, me equivoqué, hice en cosas que tal vez en otro momento no hubiera hecho".

Respecto a su paso por el Parlamento, Suárez dijo que para ella es “una posibilidad truncada”. En aquel momento se hizo “consciente de la cantidad de trabajo que se pude realizar” desde ese lugar, de la cantidad de cosas fructíferas que pueden salir de ahí para mejorar la vida de mucha gente , pero en su caso fue algo "frustrado", por su culpa.

"Mi vida pública terminó"

La exsenadora dijo que su vida pública llegó a un punto final: "Mi vida pública terminó".

Y sostuvo que su primera meta en el futuro "es volver a encontrarme conmigo misma".

En tanto, a nivel profesional, es "atravesar lo que se tenga que atravesar y volver a realizar mi vocación, como la hace casi todo profesional por más que pase por instancias similares a las mías".

"Mas allá del rol profesional está lo que esa persona desarrolla a partir de las decisiones erróneas que en un momento tomó", agregó.

Consultada sobre qué haría si pudiera retroceder en el tiempo, dijo que "ninguna de las decisiones que tomé las volvería a tomar".

"Ya no puedo retroceder, no puedo enmendar las decisiones que tomé. Lo único que puedo hacer es hacerme cargo de ellas, sufrir los castigos que merezca y aprender de mis errores. Pedir disculpas y tratar de sobreponerme,, no queda más que eso", concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos