Ximena Loaces

"Mi hijo entró corriendo y salió muerto"

La madre de Luciano, el niño fallecido hace dos años dentro de un inflable en un local de fiestas del barrio Buceo, afirmó que nadie se responsabilizó por los niños en ese cumpleaños.

Ximena Loaces. Foto: Darwin Borrelli
Ximena Loaces. Foto: Darwin Borrelli

“Los dueños del salón y padres del niño que cumplía años se peleaban para ver quién debía cuidar a los niños. Sin duda que nadie lo hizo; ni una parte ni la otra”, dijo Loaces. Y agregó que, en este caso, “murió Luciano pero podría haber muerto otro niño. Si se ve el proceso de desinflado de un castillo, se observa que se desenchufa el castillo con los niños arriba. A medida que caen las distintas telas, las levantan y sacan a los niños de adentro. Mi hijo no pudo salir”.

A dos años de la muerte de Luciano, ¿qué análisis realiza del caso judicial?

—En realidad la muerte de nuestro hijo sigue sin aclararse. Si bien están tratando de exonerar de responsabilidades, la realidad es que las tres pericias forenses concluyeron que mi hijo falleció por asfixia. Sea mecánica o por confinamiento, es falta de oxígeno.

—¿Dice que esa falta de oxígeno fue provocada por el inflable cerrado con Luciano adentro?

—Una filmación del cumpleaños divulgada por un canal, a pesar de nuestro pedido de que no la mostrara porque era muy sensible, revela que el castillo inflable tenía cuatro metros de altura, con una rampa. Para abrirlo, explayarlo y doblarlo, se necesitan dos adultos porque pesa 50 kilos. Para el día de la reconstrucción (de la muerte de Luciano), lo tuvieron que traer de otro lado porque no era el castillo que estaba en el cumpleaños. Lo trajeron en un carro que transporta bebidas.

—El inflable es de un tamaño considerable.

—Es enorme. El castillo estaba doblado a la mitad y luego enroscado como cuando se envuelve un canelón. Mi hijo estaba dentro. Permaneció allí una hora (sin que nadie en el cumpleaños se percatara). Cualquier persona con un mínimo de razonamiento, sabe que obviamente falta el aire si un niño está ese tiempo dentro de un castillo desinflado que pesa más que el doble de su cuerpo. Mi hijo pesaba 20 kilos y el castillo 50. Más del doble. Reitero, sin dudas que hubo falta de oxígeno. ¿Cuánto puede durar el poco oxígeno que había en los pliegues del castillo inflable? Según el forense, ocho o 10 minutos.

—Ese dato lo brinda la forense del caso, Jacqueline Cano, en su informe a la Justicia.

—Ella siempre sostuvo que mi hijo falleció por asfixia. En la última audiencia, realizada en el mes de octubre (de 2018), le preguntaron si la asfixia se debió al confinamiento (dentro del inflable) y ella respondió que sí. Es natural. Si una persona se encuentra en un espacio tan reducido, después de unos minutos el oxígeno se termina. Y mi hijo estuvo más de una hora.

—¿Usted sigue creyendo que hay una omisión de los propietarios del local?

—La fiscal del caso, Gabriela Fossati, se pronunció sobre el tema en dos vistas fiscales: una fue en abril de este año y la segunda hace pocos días. Allí Fossati dice claramente que se obstaculizó el esclarecimiento de la muerte (de Luciano). Que omitieron la entrega de filmaciones. Que ocultaron información. Que había adolescentes cuidando a niños. Que mintieron en reiteradas ocasiones tanto en la Policía como en el Poder Judicial. Mientras tanto, los dueños del salón y los padres del menor que cumplía años se peleaban para ver quién debía cuidar a los niños (durante el cumpleaños). Sin duda que nadie lo hizo, ni una parte ni la otra.

—¿En qué elemento se basa para hacer esa afirmación?

—En este caso murió mi hijo pero podría haber muerto otro niño. Si se ve el proceso de desinflado de un castillo que tocaba el techo de altura porque tenía una rampa —fue la única filmación que presentó el salón—, se observa que se desenchufa el castillo con los niños arriba. Eso facilita la tarea de desinflado. A medida que van cayendo las distintas telas, las van levantando y sacando a los niños de adentro.

Ximena Loaces y José Silveira, los padres de Luciano. Foto: Darwin Borrelli
Ximena Loaces y José Silveira, los padres de Luciano. Foto: Darwin Borrelli

—¿Eso se ve en la filmación a disposición del juez Tabaré Erramuspe?

—Eso se ve claramente en la filmación que ellos aportaron. Mi hijo no pudo salir. A otros niños sí los pudieron sacar. O sea que eso que le pasó a mi hijo le podría haber pasado a otro niño.

—Ustedes están convocando una marcha. ¿Por qué razón?

—Convocamos a una marcha desde la plaza del Entrevero hasta la Suprema Corte. Estamos a casi dos años del fallecimiento de mi hijo. Hay dos pedidos fiscales de procesamiento y seguimos a la espera. No de un fallo final. Acá no hay información de qué pasó con nuestro hijo. El fallo es para iniciar la etapa del juicio (por el viejo proceso penal).

—Ustedes quieren saber la verdad de lo que ocurrió con Luciano más que se acuse a alguna persona. ¿Es así?

—Exactamente. Queremos saber qué le pasó a Luciano, porque él entró corriendo al cumpleaños, con el regalo, en mano. Según la animadora que lo recibió entró con una actividad normal. Jugó en el pelotero, en las maquinitas, en el laberinto, comió pizzas y terminó fallecido dentro de un inflable. Habilitar la instancia del juicio permitirá continuar con la investigación para saber qué pasó. Esta es mi primera y lamentable experiencia judicial y espero que sea la última. No puedo creer que se demore dos años para iniciar un juicio. Estamos en etapa de presumario. La investigación de mi hijo es por el viejo Código de Proceso Penal.

Escrito de balbi solicita el archivo del caso
Enrtevista con Alejandro Balbi. Foto: Darwin Borrelli

Alejandro Balbi, abogado del dueño del local, un socio, un empleado y una animadora, presentó un escrito al juez Tabaré Erramuspe solicitando el archivo del expediente. Según el profesional, los informes forenses de Guido Berro y Jacqueline Cano, perito de la causa, descartaron que Luciano falleció por asfixia mecánica. Es decir, expresan que el niño no falleció por un hecho externo a su cuerpo. "Luciano no fue aplastado ni arrollado ni envuelto ni pisado. Como se ha dicho en diversas oportunidades, la perito judicial descarta de plano la asfixia mecánica", insistió Balbi. Y recordó que Cano señaló que la causa de la muerte del niño era indeterminada y que de haber sido asfixia mecánica bastaba con el análisis macroscópico para consignarla. Balbi dijo que Luciano era un niño epiléptico, que tomaba un fármaco. Y pidió el archivo del caso porque no hay pruebas para acusar a una persona por lo ocurrido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos