CUCHILLA PEREIRA

“¿Me va a acusar cuando el otro me pegó un tiro?”, dijo ladrón de limones en la audiencia

La Fiscalía imputó al ladrón que fue baleado tras robar tres bolsas de limones de una chacra cerca de Las Piedras, (Canelones).

Cuchilla Pereira: productores de la zona cercana a Las Piedras se quejan de los continuos robos de animales y de frutas y verduras. Foto: Archivo El País
Cuchilla Pereira: productores de la zona cercana a Las Piedras se quejan de los continuos robos de animales y de frutas y verduras. Foto: Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Ocurrió lo mismo que en el “crimen del viñedo”, aquel que inspiró la película diri-gida por Esteban Schroeder. Un adolescente entró a un viñedo en 1998 en Punta de Rieles con un grupo de amigos a robar uvas para comer. El capataz y el propietario lo mataron con una escopeta. En la autopsia, el forense encontró solo ocho uvas en el estómago de la víctima. El crimen se transformó en un libro y luego llegó al cine.

La diferencia entre “el caso del viñedo” con el robo de tres bolsas de limones ocurrido el 11 de enero de este año en Cuchilla Pereira (cerca de Las Piedras) es que el ladrón recibió un disparo en la cabeza por parte del dueño de la chacra, de 73 años, y sobrevivió. Además, fue sorprendido por el productor rural cuando se encontraba en una parada de ómnibus con su pareja.

Cuando le dieron el alta al ladrón, quedó detenido.

En la Fiscalía, el joven, que carecía de antecedentes penales, se quejó ante el fiscal Diego Pérez: “¿Cómo me va acusar o condenar a mí cuando el productor me pegó un tiro en la cara? Me quiso ejecutar en el suelo y se fue a la casa. Me salvó un policía”.

El fiscal Pérez le explicó al joven y a su pareja que la agresión del productor fue investigada por otra Fiscalía.

Pérez le imputó al joven un delito de hurto y una pena de tres meses de libertad vigilada. Su pareja asumió la responsabilidad sin protestar. También se le tipificó tentativa de hurto con suspensión condicional de la pena. Deberá presentarse todas las semanas a la seccional policial de su zona por un período de tres meses.

El 11 de enero de 2020, el fiscal Carlos Negro acusó al productor de incurrir en un delito de homicidio en grado de tentativa, tenencia no autorizada de armas y porte de armas en un lugar público, informó Subrayado.

Negro pidió 150 días de prisión preventiva, pero el juez Fernando Islas determinó 120 días de arresto domiciliario al tener en cuenta que el imputado sufre problemas de salud.

El caso generó un debate sobre la figura de la legítima defensa en Uruguay.

Los abogados del chacarero, Diego Durand y Juan Carlos Fernández Lecchini, dijeron a El País que su cliente recibió la información de que estaban robando en su campo.

Al encontrar a la pareja en una parada con las tres bolsas de limones, el productor se trabó en lucha con el joven. El productor tenía una escopeta. Se escapó un perdigón y rozó la cara del joven. Durand y Fernández Lecchini argumentaron que se trató de un caso de legítima defensa y no un delito de homicidio en grado de tentativa. “Al productor le siguen robando frutas y verduras. Hay testigos que señalan que el ladrón detenido se dedica a robar frutas y luego las vende”, dijo Durand.

Según el profesional, el delincuente herido tiene un puesto de frutas y verduras y debe tomarse dos ómnibus con su pareja para llegar a la zona donde comete los hurtos.

Durand dijo que el delincuente maneja un “negocio” sin pérdidas de ningún tipo. “En este caso mi cliente es víctima y victimario. Defendió su vida y su propiedad; se trabó en lucha con el delincuente y lo hirió”, explicó el penalista.

El relato de la Fiscalía es que el delincuente estaba en el piso y que el productor le puso la escopeta en la cabeza con intenciones de herirlo y que en ese momento se le escapó un tiro. Durand dijo que, si fuera así, las consecuencia de un disparo con perdigones serían mayores. “A mi cliente se le escapó un tiro. Y al ladrón le da un perdigón en la mejilla”, agregó.

Días después de este caso, el fiscal Pérez debió investigar otro robo de frutas en la zona metropolitana. En las chacras ubicadas allí, los productores casi no tienen animales. Y aquellos que tienen, los cuidan hasta el punto de dormir con ellos en los galpones. En cambio, los productores de frutas y verduras de Montevideo y Canelones no tienen tregua.

soriano

Productor electrificó cerca y joven falleció

Un joven de 15 años falleció electrocutado en Soriano el sábado 1°, al tocar un alambrado que había sido electrificado por un agricultor para evitar robos en el predio que explota.

El designado ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, responsabilizó al Estado por el episodio. Ese sábado un rato después de las cuatro de la tarde, la seccional quinta de Dolores recibió un llamado informando que en camino Paso de Ramos se encontraba una persona caída y aparentemente inconsciente.

Una de las médicas que se hizo presente tocó uno de los hilos del alambrado y recibió una descarga. El productor declaró que electrificó el lugar “para proteger a los animales y unas 300 bolsas de papas y 100 de semillas con un valor de 33 dólares cada una”. Lo hizo conectando a la tranquera dos cables enchufados a un tomacorriente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados