INVESTIGA LA JUSTICIA

Mala praxis: procesan a médica y a partera

El caso generó conmoción; un bebé murió por errores en hospital de Paso de los Toros.

Muchos vecinos de Paso de los Toros recuerdan dos muertes ocurridas en 2013 por errores de una médica y una partera. Foto: archivo El País.
Muchos vecinos de Paso de los Toros recuerdan dos muertes ocurridas en 2013 por errores de una médica y una partera. Foto: archivo El País.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El año 2013 fue fatídico para Paso de los Toros. Con diferencia de cinco meses, ocurrieron dos muertes por mala praxis en el hospital de esa ciudad. En marzo de ese año falleció la joven Lucía Olivera durante un parto. Y en agosto, el bebé Benjamín de Patricia Rodríguez, entonces de 18 años, murió por mala praxis tras continuas demoras de una médica y una partera en su atención. Las dos profesionales estuvieron involucradas en ambas muertes.

El bebé Benjamín Rodríguez falleció seis días después del parto. Recibió las primeras atenciones en el Hospital de Paso los Toros y luego fue trasladado a Salto donde murió.

Al momento de fallecer, el recién nacido sufría neumonía, aspiración de líquido amniótico, lesiones arteriales en pulmones, trombosis en la zona renal y necrosis cerebral, renal, miocárdica y hepática, según el dictamen fiscal.

La jueza de Paso de los Toros, María Elbia Merlo Cabrera, procesó ayer a las dos profesionales por entender que incurrieron en un delito de homicidio culpable por la muerte del bebé Benjamín.

La magistrada decidió que el procesamiento sería sin prisión porque las acusadas carecían de antecedentes penales y porque no obstaculizarán el proceso penal.

El dictamen de la jueza Merlo Cabrera, al que accedió El País, señala que la muerte de Benjamín se produjo por el actuar “negligente”, “imprudente” e “imperito” de las profesionales acusadas. “Un hecho que, pudiendo ser previsto (el sufrimiento del feto en las horas previas a la cesárea) no lo fue, en este caso por negligencia, imprudencia e impericia”, dice el dictamen de Merlo Cabrera.

El abogado de la madre del bebé fallecido, Nicolás Pereyra, señaló a El País que la familia esta conforme con el fallo.

“Luego de años de lucha en los estrados judiciales finalmente han encontrado (los familiares de Patricia Rodríguez) que se ha hecho justicia.

Encomendaron que este fallo pueda ser llevado ante el tribunal de ética médica a los efectos de determinar si hubo apartamientos al código de ética, en tanto la culpa médica en la que incurrió la ginecóloga ha sido gruesa”, dijo el abogado penalista.

Mal diagnóstico

En su resolución, la magistrada analiza por separado las actuaciones de la médica y de la ginecóloga desde el primer contacto que tuvieron con Patricia Rodríguez hasta el deceso de Benjamín en el hospital de Salto. La jueza comparó la atención brindada a la embarazada con informes médicos periciales.

A juicio de la magistrada, los errores de la médica acusada fueron:

1) “Según las diferentes pericias agregadas (al expediente) existió un mal diagnóstico del tipo de embarazo que la señora Rodríguez venía cursando”. La médica consideró que el embarazo era de bajo riesgo. En tanto, las pericias probaron que era de alto riesgo.

2) “Debió hacer previsible la existencia de sufrimiento fetal (de Benjamín), por lo menos al punto de realizar estudios que arrojaran más luz a la situación”.

3) “La cesárea (a Patricia Rodríguez) comenzó francamente tarde”.

4) “Según las pericias, con los debidos controles y con una conducta médica adecuada a la “lex artis” (conjunto de prácticas médicas) se podría haber prevenido el desenlace muerte”.

La jueza dijo que las equivocaciones de la partera fueron:

1) “Realizó un monitoreo fetal que, según surge de la historia clínica y de las pericias realizadas, es no reactivo (no registra latidos fetales). A pesar de ello (la partera) estampó en el registro como reactivo”. Ese “error de interpretación” de la partera afectó el manejo de la situación clínica de Patricia Rodríguez porque imposibilitó que se le realizaran más estudios a Rodríguez y a su bebé.

2) “Cuando la embarazada consulta en emergencia por dolores abdominales asociados por contracciones uterinas, debió convocarse a un especialista (cosa que no se efectuó) según el protocolo de actuación del MSP”.

Un juez se rebeló contra la burocracia médica

La jueza penal de Paso de los Toros, María Elbia Merlo Cabrera, hizo suyas palabras del hoy ministro de Apelaciones Julio Olivera Negrín, plasmadas en un caso de homicidio culposo imputado a un profesional de la salud. “Uno se rebela cuando en casos como este, se priorizan cuestiones propias de un ordenamiento burocrático de distribución de tareas que hace, que cada una de estas aparezcan como “compartimentos estancos”. Y en los que cada uno de los partícipes se limita a lo suyo, olvidándose de lo fundamental que es en definitiva la vida de ese ser humano que inerme y confiado, se entrega a las manos de galenos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)