INVESTIGACIÓN

Llevaba 10 días ausente; expareja y el hijo de ella lo mataron y enterraron en Tacuarembó

El día de su desaparición, el hombre fue a un cumpleaños, estaba por entrar a su casa y recibió un llamado. La expareja de la víctima confesó el crimen.

Jefatura de Policía de Tacuarembó. Foto: Archivo El País
Lo que inicialmente fue investigado como una desaparición era, en realidad, un asesinato; la causa de muerte aún no está clara. Foto: Archivo

La madre de Denys Sebastián Rodríguez (30) notó que algo no estaba bien. Su hijo había salido el viernes 9 de octubre de su casa, ubicada en el departamento de Tacuarembó, a un cumpleaños, pero no había regresado. Al otro día, como no tenía ningún dato sobre dónde estaba su hijo, decidió presentarse en la sede de la Dirección de Investigaciones y denunciar la ausencia.

A partir de ese momento los investigadores policiales comenzaron a investigar los movimientos del hombre durante la noche anterior a ser denunciado como desaparecido. Para eso, los efectivos se reunieron durante ocho días con la familia de Rodríguez intentando reconstruir sus movimientos.

Fue analizando las cámaras de videovigilancia que la Policía logró visualizarlo a punto de entrar a su casa en la madrugada del sábado. Pero cuando estaba decidido a hacerlo recibió una llamada telefónica que lo hizo cambiar de idea. Luego de eso, se perdió su recorrido.

A los pocos días un hombre estaba juntando leña en el balneario Iporá, ubicado a unos siete kilómetros de la ciudad de Tacuarembó, y vio tirados en el bosque unos documentos que eran de Rodríguez. La Policía entonces montó un gran operativo en la zona, que contó con rastrillaje con perros. En ese procedimiento se logró ubicar la billetera del joven y tarjetas de crédito.

Un giro en el caso.

Con las pertenencias de Rodríguez ya ubicadas, los investigadores policiales siguieron reconstruyendo lo que había sucedido en la madrugada del sábado 10 de octubre. Fue entonces que se supo que el hombre se había encontrado esa noche con su expareja, una mujer de 42 años.

Según explicó a El País John Saravia, jefe de Policía de Tacuarembó, la mujer fue indagada por la Policía y se dio cuenta a la Fiscalía de 1° Turno del departamento. En esa instancia, sostuve el jefe, surgió que la mujer había llevado los documentos del joven a la zona donde los encontró el hombre que juntaba leña.

Patrullero de policía de Montevideo. Foto: Gerardo Pérez
Patrullero de policía. Foto: Gerardo Pérez (Archivo)

“Ahí la investigación tomó otro giro, y determinamos que la búsqueda no se debía concentrar tanto en el operativo de rastrillaje, sino que había que enfocarse en la investigación propia de hechos puntuales”, relató Saravia.

En ese momento se siguieron analizando las cámaras de videovigilancia de la zona y se logró establecer que la mujer, su hijo de 21 años y Rodríguez habían estado juntos en un auto luego de que el joven fuera a su casa y recibiera el llamado telefónico.

La Fiscalía entonces le tomó declaración al hijo de ella. En tanto, con la información que se había obtenido del trabajo de la Policía y la Fiscalía se libró una orden de detención para ambos. El hijo, que ya había prestado su declaración, volvió a Montevideo, donde vive, y fue detenido por la Policía.

Fue recién en la segunda indagatoria que la mujer de 42 años dio detalles de lo que había ocurrido esa noche. Confesó que luego de una discusión habían matado a Rodríguez y decidido trasladar el cuerpo, tomar una pala y enterrarlo.

La mujer agregó que el lugar elegido para enterrar a la víctima fue en la Ruta 31, pasando el puente de Tacuarembó chico sobre un camino transversal. La Policía entonces fue con ella al lugar para encontrar el cuerpo de Rodríguez, pero al llegar no supo señalar con certeza el punto. Sin embargo, más tarde, su hijo sí aportó la ubicación exacta donde lo habían enterrado. A partir de ese momento se tuvo la certeza de que lo que en principio se investigaba como una desaparición había sido, en realidad, un asesinato.

En la mañana de este martes el Juzgado Letrado de Primera Instancia de Primer Turno dispuso la formalización tanto de la madre como del hijo por un presunto delito de "homicidio especialmente agravado". Ambos deberán permanecer en prisión preventiva hasta el 10 de abril, mientras la Fiscalía investiga los hechos. No descartan otras detenciones.

Por otra parte, médicos forenses trabajan para establecer la causa de muerte de Rodríguez, ya que la mismas “no están claras”, afirmó Saravia.

Otros presuntos involucrados detenidos

El asesinato de Denys Sebastián Rodríguez, de 30 años, conmovió en la ciudad de Tacuarembó. Cientos de personas despidieron ayer los restos del joven.

En la página web del Ministerio del Interior habían publicado la imagen de Rodríguez con datos para colaborar con la búsqueda del hombre. “Altura: 1, 60, complexión delgada, color de ojos marrones y un tatuaje de números romanos en su antebrazo”, decía la publicación de la cartera. Pero lo que empezó como una desaparición culminó con un crimen que impactó en el departamento. El jefe de Policía de Tacuerembó informó a los medios locales la noticia del hallazgo de Rodríguez.

“En el día de hoy (por ayer) estuvimos trabajando en un escenario muy complejo donde dimos con la persona desaparecida, que estábamos buscando desde el sábado desde la madrugada. En el transcurso de las investigación pudimos establecer que derivaba hacia un delito probablemente de homicidio, en el cual las dos personas partícipes fueron detenidas en la jornada de ayer (domingo) conjuntamente con otros presuntos involucrados”, dijo el jefe. En ese sentido aclaró que ambos estaban directamente involucrados en el crimen. “Se trata de una mujer de 42 años y su hijo de 21, que en la madrugada del viernes estuvieron participando de actividades con la persona buscada y posteriormente le dieron muerte”, explicó. Por la conmoción del caso se prevé que hoy se realice una conferencia de prensa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados