Abuso y maltrato

Justicia tasó en US$ 4.000 una violación y golpiza en el INAU

Jerarcas y funcionarios fueron investigados por el episodio de 2012.

Un expediente judicial narra la pesadilla que sufrió el interno dentro del hogar. Foto: F Flores
Un expediente judicial narra la pesadilla que sufrió el interno dentro del hogar. Foto: F. Flores

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Se trata de un caso emblemático de abuso y golpizas dentro del entonces Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente (Sirpa) del INAU. En 2012, el adolescente Fabián Tomé, se encontraba internado en el Centro de Medidas Cautelares (Cemec), ubicado en General Flores y Luis Alberto de Herrera. Allí fue violado por un funcionario, golpeado por un director y otros trabajadores y cortado por otro adolescente. Poco después de salir libre fue asesinado.

En una demanda presentada en 2016 ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de 4° Turno, los familiares de Tomé —padre, madre de crianza y hermanastros— reclamaron al Estado el pago de una indemnización de US$ 330.000 por daño moral, premuerte y derechos hereditarios.

El 21 de noviembre de 2018, el juez Carlos Aguirre Daniele, amparó parcialmente la demanda condenando al Estado al pago de US$ 4.000 más intereses al padre de Fabián Tomé por concepto de daño moral. El juez entendió que, por su relación parental, Héctor Tomé sí padeció dolor por los hechos sufridos por su hijo dentro del INAU. Y advierte, en su fallo, que toma en cuenta la "magra compensación" que otorgan los parámetros jurisprudenciales a este tipo de daño.

En cuanto al daño moral reclamado por derecho hereditario y daño premuerte, el magistrado entendió que éste no es resarcible por no existir la persona que pueda ser titular del crédito indemnizatorio.

Ataque sexual.

Según la demanda, en mayo de 2012 ocurrió el primer ataque de una serie que sufrió Fabián Tomé. Un funcionario lo violó y luego lo amenazó señalándole que no podía contar del abuso sexual.

Tomé relató el incidente a su padre y a su madre de crianza, los que concurrieron al programa Santo y Seña a informar sobre el hecho. Como represalia, los directores del hogar Cemec y el funcionario violador golpearon a Tomé, según señala la demanda. Luego instigaron a un joven de los más violentos del hogar para que lo hiriera y lo atacara sexualmente.

Los directores le entregaron a ese adolescente un cuchillo y éste hirió a Tomé en la cara.

El padre de Tomé presentó una denuncia penal. El Juzgado Penal de 10° Turno procesó con prisión al funcionario que cometió la violación.

Tomé fue liberado en septiembre de 2013. Poco después fue asesinado al intentar ayudar a una mujer víctima de un arrebato.

En el Juzgado de lo Contencioso Administrativo, el INAU expresó que no era responsable de los hechos denunciados y consideró que no incurrió en una falta de servicio.

Afirmó que, conocidos los hechos de presuntas irregularidades cometidas por autoridades de un centro, se dispuso una investigación administrativa que culminó con la destitución del funcionario violador, y suspensiones para jerarcas del Cemec.

Centro de torturas.

El juez Aguirre Daniele señaló que quedó acreditado el maltrato físico, psicológico, emocional y sexual que padeciera quien fuera en vida Fabián Tomé por directores del hogar y un funcionario que abusara sexualmente del mismo "con complicidad de éstos".

El magistrado sostuvo que el maltrato y trato degradante infligido al joven es de "brutalidad inexplicable" habiendo operado el INAU como un "centro de tortura".

Violador redactaba actas de denuncias contra él

Fabían Tomé vivió un infierno dentro del INAU. Un exfuncionario declaró en el Juzgado que Tomé y otros internos le contaron que estaban sufriendo abusos por parte de un empleado del Centro de Medidas Cautelares (Cemec), ubicado en General Flores y Luis Alberto de Herrera. El funcionario declarante informó al director del centro. Éste tomó declaración de Fabián Tomé junto con el violador, quien labraba el acta. "Después que ese funcionario fuera procesado, hubo hostigamiento hacia Fabián. Otro interno quiso cortarle el cuello. Luego se resolvió su traslado, a pesar de sus súplicas, al hogar Garibaldi donde el joven recibió una paliza de los gurises. Volvió a Cemec. Se trajo a otro muchacho que violaba a Fabián", testificó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)