JUDICIALES

La Justicia Penal investiga seis denuncias contra Zoulamián

El perjuicio fue de US$ 10 millones y el concurso la mitad de esa cifra.

Fiscalía General de la Nación. Foto: Archivo El País
Fiscalía y Policía dicen que las estafas provocan suicidios y separaciones. Foto: F. Flores

La Justicia tramita seis denuncias penales contra el escribano y prestamista, Antonio Zoulamián, acusado de haber estafado y haberse apropiado indebidamente de cerca de US$ 10 millones pertenecientes a unas 50 personas, según expresaron los denunciantes en un documento entregado en el Parlamento. A aquellas personas que le entregaban su dinero, Zoulamián pagaba un interés que oscilaba entre un 1.5 y 2% mensual en dólares, agregaron los damnificados. Se trata de un interés muy superior al que otorgan los bancos por depósitos en moneda extranjera.

Los denunciantes alegaron que entregaron a Zoulamián cifras que oscilaron entre US$ 3.000 y US$ 1,2 millones.

En tanto, una fuente del entorno de Zoulamián dijo a El País que los supuestos perjuicios causados por el profesional son menores a los señalados por los denunciantes.

En la Fiscalía Especializada en Delitos Económicos, cuyo titular es el fiscal Enrique Rodríguez, se supo que el abogado de Zoulamián, Gastón Chavez, presentará un escrito para que se unifiquen todas las causas contra el escribano. La medida tiene como objetivo lograr una mejor defensa del acusado, indicó una fuente del caso.

El 29 de marzo de 2017, una empresa vinculada a Zoulamián denominada PYX S.A. solicitó un concurso en el Juzgado de Concursos de Segundo Turno. En su escrito, la empresa señala que "es propietaria de bienes inmuebles y prestamista de capital". El pedido de concurso, firmado por una abogada cercana a Zoulamián, expresa que las deudas del escribano rondan los US$ 5 millones.

El 15 de marzo de 2017, Zoulamián renunció a su cargo de diputado suplente del nacionalista Gustavo Penadés. En varias oportunidades, el escribano ingresó a la Cámara de Diputados. Vinculado con el Club Goes, tiene un restaurante en la zona del Parque Batlle.

Muchos de sus clientes se acercaban a él por su calidad de exdirectivo de Goes y por haberlo conocido en el restaurante, dijo un damnificado.

Ganancias elevadas.

Una de las denuncias contra Zoulamián, presentada en enero de este año en el Departamento de Investigaciones de Delitos Financieros de la Dirección de Lucha contra el Crimen Organizado, expresa que el escribano ofrecía "una oportunidad de inversión rentable a corto plazo", durante un tiempo acordado.

"En un momento determinado le confío mis ahorros. Lo hice en dos ocasiones con depósitos de US$ 50.000. El Sr. Zoulamián no solo no pagó el retorno pactado, sino que tampoco devolvió el dinero invertido", expresa la denuncia. En reiteradas ocasiones, Zoulamián pedía paciencia al damnificado alegando que le devolvería el dinero cuando pudiera. También mencionó que si éste presentaba una denuncia en su contra, "la iba a complicar" y "no cobraría nada". "Esto da la pauta de que mi dinero obra de alguna manera en poder de él o bajo su órbita. El deseo de recuperar mi dinero me hizo ceder mi derecho de denunciar hechos delictivos", agrega la denuncia.

El martes 17, en un evento sobre lavado de activos organizado por el estudio Brum & Costa, el fiscal de Corte, Jorge Díaz expresó que la estafa en Uruguay y en otros países del mundo se castiga en forma muy leve. Ese ilícito en Uruguay tiene una pena mínima de seis meses de prisión y una máxima de cuatro años de penitenciaría. "La pena de la estafa es igual al mínimo de la rapiña. Hay estafas que causan mucho más daño y son más graves que una rapiña", dijo Díaz.

El comisario Germán Suárez, subdirector de la Dirección de Información Táctica (DIT), dijo a El País que al delito de estafa no se le da importancia. Esta unidad, al igual que otras reparticiones policiales, recibió denuncias contra Zoulamián. Suárez coincidió con Díaz acerca de que la estafa provoca suicidios y separaciones matrimoniales de las víctimas.

Recordó el caso del estafador europeo Fabián F., procesado por la jueza Julia Staricco por múltiples estafas por más de US$ 500.000 en Uruguay. Luego huyó hacia Europa. Fue capturado por Interpol en los Balcanes. Extraditado a Uruguay, estuvo preso seis meses. Explicó: "Las víctimas de las estafas no quieren que el estafador vaya preso sino recuperar su dinero. Le prestaron su dinero de buena fé y fueron engañados", dijo Suárez.

La nota ha sido modificada de su versión original. Por error se escribió Alberto Zoulamián cuando el implicado es Antonio. Pedimos las disculpas del caso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)