LAICIDAD

Justicia ordenó a la Anep a retirar de liceos carteles en contra de campaña Vivir sin miedo

Tendrá hasta 48 horas para realizarlo y en caso de no hacerlo habrá sanciones económicas. 

El colegio Santa María agradeció el apoyo de la comunidad educativa. Foto: F. Ponzetto
Foto: F. Ponzetto | archivo El País. 

La Justicia falló a favor de la denuncia del diputado blanco Pablo Abdala sobre los carteles en contra de la campaña Vivir sin miedo, efectuada para reformar la Constitución en materia de seguridad, en los centros educativos. 

Será la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) la que deberá retirar los carteles tanto de los liceos como de los otros edificios públicos en los que estén colocados. En caso de no hacerlo antes de las próximas 48 horas tendrán sanciones económicas, según la sentencia dictada este martes. 

Además la ANEP quedó obligada a prohibir la colocación de estos carteles como de otros similares "en el frente de cualquier otro de sus edificios", también bajo la pena de sanciones económicas en caso de incumplimiento. 

La sentencia hace referencia principalmente a tres centros: el liceo 28 ubicado en Pocitos, el liceo 10 ubicado en Malvín y el Instituto Normal en el Centro.

Para efectuar la sentencia la Justicia se basó en "el respeto por los derechos Constitucionales de las personas y su irrestricta vigencia". "Ante la alegación por un particular afectado de la violación de un Derecho Fundamental, su acción va dirigida a tutelar la vigencia plena de la Carta", se afirma. 

Por otra parte el juez afirmó que "los carteles que lucen en las publicaciones agregadas al proceso tienen un mensaje de neto corte político. Constituyen sin dudas actividad proselitista" y expresó que "aunque no se identifican partidos políticos, el Juez no es un evadido de la realidad, siendo evidente, público y notorio quiénes son los actores políticos que están a favor y en contra de la iniciativa". 

"En términos que conceptualizan acabadamente lo que debe entenderse por Laicidad se ha dicho que: 'Decir que el Estado es laico debe significar no solo que no sostiene religión alguna, sino que tampoco –y este es un concepto que manejó muy bien (José Pedro) Varela– debe favorecer, en su accionar, al proselitismo de ningún partido político, filosofía o ideología determinada en desmedro de otros, al amparo del principio de libertad de conciencia y de expresión del pensamiento", agregó. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error