EL CASO PASA A MONTEVIDEO

Justicia de Familia define la tenencia de los tres hermanos del bebé fallecido en Libertad

La jueza de Familia de Libertad, Marcela López, declinó ayer competencia para determinar si la joven cuyo bebé murió cuando fue a trabajar la noche del sábado 24, debía perder o no la tenencia de sus hijos.

Juzgado Letrado de Libertad. Foto: Fernando Ponzetto
El expediente pasará a estudio de un juzgado especializado de Familia en Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto.

Por el momento, los tres hijos de la joven trabajadora sexual, que perdió a su bebé cuando se fue a trabajar en la noche del sábado 24, continuarán viviendo provisoriamente con sus tíos. La jueza de Libertad, Marcela López, declinó ayer competencia y la tenencia de los niños será definida por un Juzgado de Familia de Montevideo.

Tras un acuerdo entre la fiscal de Libertad, Flavia Cedrez, y la defensora pública de la joven madre, Claudia Balliero, la jueza López acusó el lunes 26 a la mujer por incurrir en un delito de omisión a los deberes inherentes a la patria potestad por haber dejado a tres menores al cuidado de su hermana de tan solo 12 años.

El acuerdo sustituyó la pena de ocho meses de prisión por un régimen de libertad vigilada. Además, la madre debe someterse a las siguientes condiciones: fijar domicilio y no modificarlo sin dar aviso; no incurrir en conductas de carácter análogo (dejar solos a los niños por las noches); realizar tratamiento psicológico y permitir que el INAU efectúe un seguimiento estricto a los tres menores.

Además de la audiencia penal, el lunes 26 se realizó otra en el Juzgado de Familia. En esta ocasión declararon la madre y la abuela de la madre condenada sobre los cuidados que esta prodigaba a sus hijos.

En la tarde de ayer, debían declarar los tíos. Por alguna razón no les llegó la citación y no concurrieron. Por ello continuarán los niños bajo su custodia hasta que se expida una sede de Montevideo.

La defensora pública de la joven, Claudia Balliero, dijo a El País que la madre también podría quedarse en la casa de los tíos de los menores. “Ella no tiene prohibición de acercarse a sus hijos”, señaló.

Y agregó que los tres menores, entre ellos la adolescente de 12 años que encontró a su hermano bebé fallecido, están muy bien cuidados en este momento.

De todas formas, Balliero consideró que no era recomendable que, por un tiempo, la mujer regresara a su casa en la Ciudad del Plata.

Cuando se encontraba en la audiencia penal, la mujer acusada recibió un mensaje de que le habían robado su casa y se lo transmitió a Balliero.

No obstante, la fiscal Cedrez dijo a El País que no recibió ninguna información de la Policía de que hubieran ingresado a la casa de la acusada con el objetivo de robo.

Balliero sostuvo que la mujer había sido condenada de antemano luego que surgieron trascendidos de prensa que señalaban que la joven había salido a bailar esa noche fatídica y que había regresado ebria a las 10:00 horas del domingo.

En su relato, la fiscal señaló que la madre regresó a las ocho de la mañana de ese día y desmintió que hubiera arribado a su casa en estado de ebriedad.

Y agregó que el examen de espirometría había constatado que había bebido alcohol, pero en una cantidad pequeña.

“No estaba ebria como trascendió en algún medio de prensa”, señaló Cedrez.

Impacto.

En menos de 48 horas, el caso del bebé muerto generó un debate en las redes sociales. La madre pasó de ser una mujer descuidada con sus hijos y borracha para algunos, a una víctima del sistema patriarcal de justicia para otros. El debate estaba servido.

Por su parte, la fiscal Cedrez explicó las razones que la llevaron a acordar con Balliero la imputación de un delito de omisión a los deberes inherentes a la patria potestad.

En primer lugar, dijo la fiscal, no hay responsabilidad de la madre en la muerte de su hijo; el cuerpo del bebé no tenía signos de violencia y las pericias forenses determinaron que murió de muerte súbita.

Según Cedrez, si la madre estuviera presente en su casa esa noche, el bebé tampoco se salvaría. No obstante, la fiscal aclaró que la joven fue acusada de un delito de omisión a los deberes inherentes a la patria potestad por el hecho de dejar solos a cuatro menores durante un tiempo prolongado.

Y agregó que la joven dejó a su hija de 12 años a cargo de otros tres niños de ocho, cinco y un recién nacido. “La madre tenía que haber solicitado el apoyo de un adulto para que se quedara con los niños esa noche”, insistió Cedrez.

En la audiencia, Balliero insistió en que su defendida es una madre presente y que sus hijos iban a la escuela y tenían todos los controles médicos. La joven declaró que sus hijos son todo para ella. “No quiero alejarme de ellos. Yo por ellos muero”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados