DECISIÓN

Joven que simuló copamiento en Cerro Largo deberá realizar tareas comunitarias

En la mañana del viernes la joven había denunciado a las autoridades policiales que cuando estaba en un establecimiento rural, junto a sus dos hijas de tres meses y dos años, había sido asaltada por dos personas encapuchadas.

Presunto copamiento en paraje rural de Cerro Largo. Foto: Néstor Araújo
Establecimiento en paraje rural de Cerro Largo donde la mujer denunció había sucedido el copamiento. Foto: Néstor Araújo

La joven de 19 años que el viernes de la semana pasada simuló haber sido víctima de un copamiento en su vivienda en el departamento de Cerro Largo fue imputada este lunes por los delitos de calumnia y simulación de delito.

La mujer deberá realizar tareas comunitarias cuatro horas por semana durante tres meses y además tendrá que presentarse una vez por semana ante las autoridades policiales.

En la mañana del viernes la joven denunció a las autoridades policiales que estando en un establecimiento rural, junto a sus dos hijas de tres meses y dos años, había sido asaltada por dos personas encapuchadas.

Dijo en ese momento a El País que los sujetos armados llegaron en moto al establecimiento rural, a unos 30 kilómetros de Melo, con fines de hurto y empelando violencia contra ella y las pequeñas.

“Me encañonaron con un revólver negro, me arrebataron a mi hija de tres meses de mis propios brazos, porque le estaba dando pecho, y la pusieron violentamente en un coche y mientras el otro contenía a mi hija de dos años que lloraba, el hombre me apuntaba con el arma y me colocaba un producto en la nariz para dormirme con un pañuelo. Me ataron las manos con un suncho y los pies con un cable y luego me colocaron un mantel en la cabeza tapándome la boca para que yo no pudiera pedir auxilio”, relató en aquella oportunidad. Dijo además que su esposo estaba en el campo en ese momento y que el episodio fue cerca de las 8:40 de la mañana.

Cuando la policía comenzó la investigación, notaron serias contradicciones en las afirmaciones de la joven, como la forma en que vestían los presuntos ladrones.

Finalmente y en horas de la tarde del mismo viernes la mujer confesó ante la Policía que se había inventado todo, dado que había dos cuestiones que quería resolver y no había podido. Una era la necesidad de regresar a Melo porque no se sentía cómoda en la zona y la otra fue que debía pagar una deuda dado que había sacado algunos artículos en cuotas a nombre de su marido y no había podido cumplir con las mismas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)