HAY 30 INDAGADOS

Investigan red de trata de cubanos que pone a Uruguay en las rutas del tráfico de personas

Una investigación realizada por tres fiscalías de la Costa y la Dirección de Lucha contra el Crimen Organizado detectó que Uruguay era usado como puente por una organización de tráfico de personas.

Una mujer pasa caminando frente a una foto de Fidel Castro. Foto: AFP
Una mujer pasa caminando frente a una foto de Fidel Castro. Foto: AFP

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Los cubanos que quieren emigrar a los Estados Unidos tienen dos caminos. Uno de ellos, y el más caro, los obliga a volar a Panamá y recorrer miles de kilómetros por tierra en territorio brasileño para luego llegar a Uruguay. Desde aquí se toman otro vuelo a México para luego ir, al fin, a los Estados Unidos.

El otro camino, más barato pero más peligroso, lleva a los cubanos a cruzar a pie la selva del Dariel, la más intransitable jungla de América Latina.

Esa selva, llena de pandillas y alimañas, separa Panamá de Colombia. Después de muchos kilómetros por toda Centroamérica y México, los migrantes llegan a Estados Unidos.

Todos prefieren la primera opción, porque es la más segura. Pero la falta de dinero muchas veces es el problema, por eso es que algunos buscan alternativas. En Uruguay, investigadores de la Dirección de Crimen Organizado e Interpol detectaron en el Aeropuerto de Carrasco la operativa de una red de trata de personas al detener, a principios de este año, a tres ciudadanos cubanos, expresó a El País una fuente judicial.

Después de meses de investigación, los efectivos del Departamento de Investigación de Delitos Especiales pudieron conocer toda la operativa de la organización. Gracias a tareas de inteligencia, interceptación de teléfonos e intercambios de información con otras fuerzas policiales, constataron que la banda traía cubanos que planificaban radicarse en Estados Unidos, o sencillamente, en algunos casos, radicarse aquí en Uruguay.

La ruta uruguaya.

En La Habana, integrantes de la organización captan a sus compatriotas ofreciéndoles la posibilidad de una mejor vida en Uruguay o de viajar a los Estados Unidos. Desde Cuba, los migrantes viajan a Guyana, ya que los cubanos no precisan visa para entrar a ese país.

Luego de pagar lo acordado, son trasladados a una casa hasta la llegada de más viajeros. Según la fuente, en ese lugar los migrantes son divididos según su destino y el dinero que posea cada uno. Este es el “primer escalón” del viaje.

Luego, un “coyote” (guía) los pasa desde Guyana hacia Brasil en un viaje por tierra. Así se traspasa el “segundo escalón”. Posteriormente, el grupo de migrantes arriba a la ciudad de Boa Vista (Buena Vista), capital del Estado de Roraima, limítrofe con Guyana. Con la llegada a Brasil termina el tercer “escalón” de una ruta de más de 4.000 kilómetros.

En Boa Vista, los cubanos son alojados en una vivienda de la red de traficantes de personas. Aguardan unos días hasta asegurarse que el grupo puede continuar el viaje.

Para ello utilizan ómnibus o vuelos de cabotaje por Brasil. Pasan por Manaus y Porto Alegre hasta llegar a las ciudades de Chui o Santa Ana do Livramento (Brasil). De esa forma termina el penúltimo “escalón” del largo viaje. Luego, el “coyote” pasa a los migrantes cubanos hacia Uruguay.

Según la fuente, el grupo de cubanos se divide en territorio uruguayo: algunos prefieren establecerse como refugiados y continúan su vida normalmente, mientras que otros toman contacto a través de Internet con redes criminales para viajar a Estados Unidos.

El costo del traslado ilegal de un cubano desde Uruguay hacia Estados Unidos ronda los US$ 7.000. A menudo ese dinero es pagado por sus familiares que trabajan en Estados Unidos, dijo la fuente.

Días atrás, los investigadores de la Dirección de Crimen Organizado e Interpol allanaron una casa en Montevideo y encontraron comprobantes de envíos de dinero a Honduras, Ecuador, Perú y México.

La investigación policial constató que desde Uruguay se envían los pasaportes cubanos originales por correo privado a México o Perú para que la banda elabore un documento apócrifo mexicano. En el pasaporte cubano se agrega una visa italiana o española. También puede incluir permisos mexicanos de trabajo. Luego, los pasaportes originales son devueltos a los interesados radicados en Uruguay.

Por el caso, la Policía investiga a más de 30 personas.

Detenidas con visas falsas

El martes personal policial recibió información sobre una pareja de cubanos que pretendía viajar a Panamá. Tenían pasaportes cubanos. Dentro del pasaporte, los policías detectaron visas de Panamá falsas. La pareja fue invitada a concurrir a las oficinas de Interpol. Relataron que pretendían hacer turismo y que tramitaron las visas con un abogado panameño.

Justicia ya condenó a doce
Policía en Rivera baja con esposas para llevar un detenido ante la Justicia. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo)

En los últimos meses, la Dirección de Lucha contra el Crimen Organizado e Interpol detuvo a 34 cubanos que se vincularon con la organización criminal internacional, de los cuales 12 fueron condenados por la Justicia. Se les tipificó un delito de uso de certificado falso con una pena de prisión de seis meses.

La pena se cumplió bajo el régimen de libertad a prueba. En las investigaciones participaron las fiscalías de Ciudad de la Costa. Durante las investigaciones, las fiscalías y la Policía intervinieron 18 visas y 30 pasaportes. A nivel nacional, el trabajo de la Dirección de Lucha contra el Crimen Organizado contó con el apoyo de equipos de la Dirección de Investigaciones y la Dirección Nacional de Migración apostados en el Aeropuerto de Carrasco.

Según dijo una fuente judicial a El País, la Dirección de Lucha contra el Crimen Organizado e Interpol emitió una “Notificación Morada” (pidió información) dirigida a varios países para obtener datos sobre el modus operandi de la organización internacional detectada en Uruguay. También existieron contactos con investigadores de México, Guyana, Panamá y Brasil, entre otros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados