JUSTICIA

Acusado de matar bebé amenazado en tres cárceles

Cumplió 19 años, no tiene antecedentes penales como mayor.

Fiscal Juan Gómez. Foto: Pablo Melgar.
Fiscal Juan Gómez. Foto: Pablo Melgar.

Entró a la audiencia con el brazo izquierdo cubierto por un buzo. Le faltan dos dientes. De físico pequeño, abrió los ojos con fuerza cuando cada vez que escuchó su nombre. Usa el pelo corto y teñido de rubio.

Este martes marchó a la cárcel investigado por la muerte de un pequeño bebé de tres meses de edad en el barrio Flor de Maroñas. Le imputaron homicidio a título de dolo eventual en concurso formal con un delito de lesiones personales en calidad de autor. Recibió 150 días de prisión preventiva a la espera del juicio.

Tiene 19 años, no registra antecedentes penales como mayor, pero cuenta con dos rapiñas como menor. Está amenazado de muerte por delincuentes que habitan las principales cárceles del país.

Su abogada pidió a la juez de 45 turno María Noel Odriozola que no lo manden al penal de Libertad, el Comcar o Punta de Rieles, las prisiones más pobladas. “Su vida corre peligro en todas ellas”, dijo la defensora de oficio.

Asegura que lo acusan de haber “quemado” a los autores de una rapiña y que se la tienen jurada. No hay denuncia policial al respecto. Lo cierto es que en la tarde del pasado 14 de junio se enfrentó a tiros con otro hombre por el mismo asunto. Una de las balas dio muerte a un bebé de tres meses e hirió a su madre.

El trágico hecho ocurrió en el cruce de Eusebio Vidal esquina maestra Juana Manso cerca de la hora 17:20. La familia del pequeño fallecido llegó al lugar porque el padre iba a arreglar una moto.

El bebé y su madre quedaron en el asiento del acompañante del coche mientras el padre de la criatura realizaba su tarea. La balacera les sorprendió sin poder hacer nada.

Se sintió una discusión en una casa cercana. Una mujer golpeó al joven de 19 años y se desató el tiroteo con un hombre, conocido como el “Gordo” Sánchez, poseedor de un extenso prontuario, que la acompañaba.

En determinado momento, ambos hombres salieron y se posicionaron a cada lado del auto. Los tiros no pararon.

De hecho, el fugado dejó de disparar apenas cuando se le agotaron las balas y huyó hasta un lugar en que alguien se lo llevó en un vehículo, según explicó el fiscal de homicidios, Juan Gómez.

En el enfrentamiento los dos hombres resultaron heridos. El imputado recibió un disparo en el brazo izquierdo y perdió dos piezas dentales producto del golpe recibido previo al tiroteo.

El “Gordo” Sánchez se presentó en el Hospital Pasteur donde fue curado de una herida. Se fue del lugar sin haber sido dado de alta. Ahora está siendo intensamente buscado por la Policía.

El disparo que mató al bebé llegó desde una pistola 9 milímetros, según estableció la Policía Científica.

En la carpeta de pruebas que presentó el fiscal Gómez consta que el disparo atravesó el vidrio del coche, perforó la cabeza del pequeño, ingresó al seno de su madre y salió del vehículo agujereando la chapa del mismo. No se pudo encontrar la bala que provocó tanto daño. Por tanto, no se sabe quién es el homicida.

Público

La audiencia fue la primera pública ras la decisión de los jueces y funcionarios de no aceptar público por los incidentes registrados el 11 de junio por el crimen del policía Rogelio Souza.

En esta oportunidad la jueza actuante, en acuerdo con los funcionarios, aceptó el ingreso de los periodistas, de la familia de las víctimas y estudiantes. De esa forma impidieron la presencia de la familia del imputado.

El Código del Proceso Penal, vigente desde el mes de noviembre del año 2017, habilita la presencia de público en el momento de las audiencias. Sin embargo, los trabajadores y los jueces de Montevideo entienden que no hay garantías para su seguridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados